El Papa es aclamado al recorrer Panamá

Plaga de violencia y femicidios

Francisco denuncia crímenes contra la mujer y pide a obipos “robarle los jóvenes a la calle”.

Más de 110.000 personas, entre peregrinos, religiosos, voluntarios y periodistas, participan de la JMJ con el Papa. Foto: AFP
Más de 110.000 personas, entre peregrinos, religiosos, voluntarios y periodistas, participan de la JMJ con el Papa. Foto: AFP

Francisco denunció que América Latina vive una "plaga de violencia y femicidios" y pidió a los obispos "robarle los jóvenes a la calle", durante una reunión que sostuvo con autoridades eclesiásticas en el segundo día de su visita de cinco a Panamá para encabezar la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

A pesar de que América Latina solo alberga al 9% de la población mundial, allí se cometen el 39% de todos los homicidios del mundo, lo que la convierte en la región más violenta del planeta, de acuerdo con cifras del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

"Son muchos los jóvenes que se encuentran sumergidos en situaciones altamente conflictivas que no tienen rápida solución: violencia doméstica, femicidios —¡qué plaga que vive nuestro continente en este sentido!— bandas armadas y criminales, tráfico de droga, explotación sexual", manifestó el Papa en la reunión con obispos de Centroamérica.

"Duele constatar que en la raíz de muchas de estas situaciones se encuentra una experiencia de orfandad fruto de una cultura y una sociedad que se fue desmadrando", agregó Francisco.

Argumentó que muchas de estas situaciones de "hogares resquebrajados" son consecuencia de "un sistema económico que no tiene como prioridad las personas y el bien común y que hizo de la especulación su paraíso desde donde seguir engordando sin importar a costa de quién". Y denunció que "así nuestros jóvenes sin hogar, sin familia, sin comunidad, sin pertenencia, quedan a la intemperie del primer estafador".

"Exhorto a promover programas y centros educativos que sepan acompañar, sostener y potenciar a sus jóvenes. Róbenselos a la calle antes de que sea la cultura de muerte la que, vendiéndoles humo y mágicas soluciones, se apodere y aproveche de su imaginación", planteó.

En cuatro países de la región —Brasil, Colombia, México y Venezuela— se cometen un cuarto de todos los asesinatos del mundo, y de las 50 ciudades más violentas del mundo, 43 son latinoamericanas, de acuerdo con las cifras del BID. Además, 2.795 mujeres fueron asesinadas en 2017 en América Latina y el Caribe. El Salvador, Honduras y Belice tienen la tasa más alta de la región, en tanto Brasil y México la mayor cantidad de casos, según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe.

Amparo.

Esta es la primera visita de Francisco a Centroamérica, una región que se enfrenta a la migración forzada, la pobreza y la violencia. Desde mediados de octubre, miles de centroamericanos han viajado al norte, a través de México, en busca de llegar a Estados Unidos para cumplir con el llamado "sueño americano".

Más de 110.000 personas, entre peregrinos, religiosos, voluntarios y periodistas, participan de la JMJ con el Papa. Foto: AFP
Foto: AFP

Sin embargo, las masivas caravanas han desatado la ira del presidente Donald Trump, quien insiste en levantar un muro en la frontera sur de Estados Unidos con México para detener a los migrantes ilegales.

"No basta sólo la denuncia", estimó Francisco, un cura franciscano cuyo padre huyó de la Italia fascista a Argentina, donde nació en 1936. "La Iglesia, gracias a su universalidad, puede ofrecer esa hospitalidad fraterna y acogedora para que las comunidades de origen y las de destino dialoguen y contribuyan a superar los miedos y recelos", agregó.

Francisco, de 82 años, se reunió ayer jueves con el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela. Durante su viaje también visitará una prisión juvenil y un hospicio para enfermos de sida.

Dignidad.

Más temprano, durante su primer discurso en el país, Francisco pidió a los políticos vivir con "austeridad y transparencia", en momentos en que varios casos de corrupción han salido a la luz pública en la región. El mayor de ellos involucra a la constructora brasileña Odebrecht, que aseguró haber pagado millones de dólares en América Latina para lograr jugosos contratos de obras públicas.

Además, Panamá fue centro de una masiva filtración de documentos confidenciales conocida como "Papeles de Panamá", donde se reveló el ocultamiento de propiedades de empresas, activos, ganancias y evasión tributaria de mandatarios, líderes políticos y personalidades mundiales.

El Papa recordó que aquí en la ahora Cancillería de Panamá, el libertador Simón Bolívar "convocó a los líderes de su tiempo para forjar el sueño de la unificación de la Patria Grande. Convocatoria que nos ayuda a comprender que nuestros pueblos son capaces de crear, forjar y, sobre todo, soñar una patria grande que sepa y pueda albergar, respetar y abrazar la riqueza multicultural de cada pueblo y cultura", señaló.

Más de 110.000 personas, entre peregrinos, religiosos, voluntarios y periodistas, participan de la JMJ con el Papa. Foto: AFP
Foto: AFP

Calificó a Panamá como "tierra de sueños" y aseguró que en estos días "se convertirá en un hub de la esperanza" en un "punto de encuentro donde jóvenes provenientes de los cinco continentes, cargados de sueños y esperanzas, celebrarán, se encontrarán, rezarán y reavivarán el deseo y su compromiso por crear un mundo más humano".

"Las nuevas generaciones reclaman de los adultos, pero especialmente de todos aquellos que tienen una función de liderazgo en la vida pública, llevar una vida conforme a la dignidad y autoridad que revisten y que les ha sido confiada", dijo. "Es una invitación a vivir con austeridad y transparencia (...), llevar una vida que demuestre que el servicio público es sinónimo de honestidad y justicia, y antónimo de cualquier forma de corrupción", agregó.

Por otra parte, hizo una advertencia contra la "desinformación" y la "distorsión consciente y selectiva de los hechos" en Internet, en un mensaje con motivo de la próxima Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales.

Internet "es una fuente de conocimiento y relaciones antes impensable", estima. No obstante, señala que "muchos expertos (...) también subrayan los riesgos que amenazan a la búsqueda y al intercambio de una información auténtica a escala global".

"Si bien Internet representa una oportunidad extraordinaria para acceder al conocimiento, también es verdad que se revela como uno de los sitios más expuestos a la desinformación y a la manipulación consciente y selectiva de hechos y relaciones interpersonales, que a menudo toman la forma del descrédito", afirmó.

Advirtió que si bien las redes sociales sirven para desarrollar una mejor comunicación en todo el mundo también generan el riesgo de manipulación con fines políticos.

Visita centro de menores que cometen delitos y les da esperanza
Francisco responde a la cálida bienvenida. Foto: Reuters

El centro de cumplimiento de menores de Pacora en Panamá, será visitado hoy viernes por Francisco, donde demostrará su predilección por los presos como ha indicado en estos casi seis años de pontificado acudiendo a las prisiones durante sus viajes.

Entrará en esta cárcel de menores, convirtiendo a estos chicos panameños en normales peregrinos de la JMJ. Las visitas a las cárceles han sido etapa fija en sus viajes al continente americano.

A los presos que ha visitado siempre les ha asegurado que todos podemos equivocarnos en nuestra vida con su famosa frase: "Cada vez que entro en una cárcel, me pregunto: "¿Por qué ellos y no yo?".

Francisco no solo ha buscado reconfortar a estas personas privadas de libertad sino que ha expuesto los problemas de superpoblación de las prisiones, la falta de rehabilitación y de programas de reinserción.

Ha puesto el acento en que las cadenas perpetuas son una pena de muerte oculta y en lucha contra la pena capital cambió el catecismo de la Iglesia católica que hasta ahora, sorprendentemente, aun contemplaba que fuera "una respuesta apropiada a la gravedad de algunos delitos y un medio admisible, aunque extremo, para la tutela del bien común".

En su viaje a Estados Unidos en septiembre 2015, visitó la prisión de Curran-Fromhold, en las afueras de Filadelfia, desde donde dijo que es "penoso constatar" que algunos sistemas penitenciarios no trabajen a favor de su reinserción.

Asimismo, ha visitado en Roma varias prisiones y en la milanesa de San Vittore en su viaje a Milán (norte de Italia), donde están recluidas unas 900 personas, almorzó con un centenar de ellos en una mesa colocada en los largos pasillos entre las celdas. (Fuente: EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)