ELECCIONES

Perú entre Keiko Fujimori y Pedro Castillo, o la opción del “mal menor”

El escritor Mario Vargas Llosa y el opositor venezolano Leopoldo López apoyan a la hija del expresidente peruano Alberto Fujimori.

El domingo los candidatos protagonizaron el último debate; las encuestas no adelantan un ganador. Foto: AFP
El domingo los candidatos protagonizaron el último debate; las encuestas no adelantan un ganador. Foto: AFP

El próximo domingo 6 Perú tendrá un presidente electo. Ese día se realizará el balotaje entre Keiko Fujimori (46) y Pedro Castillo (51). Una disputa que se puede encasillar entre la derecha, representada en este caso por la hija del expresidente Alberto Fujimori, y la izquierda, que lleva como candidato a un maestro de escuela rural. Para muchos peruanos será la opción del “mal menos”.

Ambos protagonizaron el pasado domingo el último debate, en el que Keiko acusó a Castillo de alentar la violencia y éste le replicó afirmando que el fujimorismo es “sinónimo de corrupción”.

Ayer lunes Keiko juró preservar la democracia y pidió perdón por los errores cometidos por su partido Fuerza Popular, en un acto en el que estuvo presente el líder opositor venezolano Leopoldo López y el Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa de forma remota. Keiko firmó, en la ciudad de Arequipa, su “juramento por el Perú”.

La hija del ex presidente Fujimori estuvo 16 meses en prisión preventiva por el escándalo de corrupción de la constructora brasileña Odebrecht

Vargas Llosa dijo que la razón por la que apoya a Keiko es porque si gana Castillo “probablemente no haya más elecciones libres en la historia del Perú”.

“Para la mayoría de la población resulta más la elección del mal menor. Vamos a ver si es más fuerte el antifujimorismo o el anticomunismo”, dijo a la agencia AFP la politóloga peruana Jessica Smith.

Los últimos sondeos muestran que ambos están virtualmente empatados, con un 18% de indecisos.

Keiko, con su bastión electoral en Lima, carga el polémico legado de su padre, cuyo decenio (1990-2000) estuvo marcado por el autoritarismo, abusos de derechos humanos y la corrupción.

Castillo, muy fuerte en las provincias del interior, es acusado de estar vinculado al brazo político de Sendero Luminoso, pero él recuerda que como miembro de las “rondas campesinas” armadas resistió las incursiones de la guerrilla maoísta en su natal Cajamarca, en el norte de Perú, en los años del conflicto (1980-2000).

Ambos candidatos coinciden en algunos temas: son antiaborto, defienden la familia tradicional, no dan importancia a la comunidad LGTBI y rechazan el enfoque de género en la educación.

La tensión de la campaña aumentó hace una semana tras la matanza de 16 personas en dos bares de un valle cocalero, atribuida a remanentes de Sendero Luminoso.

“La sociedad peruana lucha por establecer un modelo u otro, el modelo que hemos conocido en que todo lo regula el mercado, y de otro lado viene un deseo porque se establezca un nuevo Estado peruano”, dice el analista Hugo Otero, quien fue asesor del extinto presidente Alan García. “No creo que esta lucha feroz acabe (el domingo). El 6 de junio es una etapa dentro de este proceso que va a continuar”, agrega.

Quien gane las elecciones afrontará una situación especialmente complicada por la pandemia del covid, que dejó 1,9 millones de contagios y 69.000 muertos en Perú.

Dos millones de peruanos perdieron sus empleos durante la pandemia y tres millones pasaron a ser pobres, por lo que ahora un tercio de los 33 millones de habitantes vive en la pobreza, según datos oficiales.

El ganador no contará, además, con un Congreso aliado para gestionar esa emergencia. (Con información de AFP y EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados