EL EFECTO ODEBRECHT EN AMÉRICA LATINA

En Perú abrieron un proceso para cesar al presidente

La oposición, que controla el Congreso, presentó una moción de “incapacidad moral” contra Kuczynski.

Kuczynski: esta complicado por sus vínculos en el pasado con la constructora Odebrechet. Foto: Reuters
Kuczynski: esta complicado por sus vínculos en el pasado con la constructora Odebrechet. Foto: Reuters

El futuro del presidente de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, quedó ayer viernes en manos del Congreso controlado por la oposición. Por sus vínculos en el pasado con la empresa brasileña Odebrechet, centro de un escándalo de corrupción en varios países de América Latina, Kuczynski está a las puertas de un juicio político y destitución por "permanente incapacidad moral", según la moción presentada ayer por 26 legisladores de la oposición para que se abra el proceso de impeachment.

El pedido cuestiona el hecho de que Kuczynski haya negado en un inicio sus vínculos con la constructora brasileña, y luego haya sido desmentido por la propia Odebrecht.

"Este hecho pone en evidencia la falta de verdad en el presidente, que constituyen una incapacidad moral", dice la moción de la oposición.

El Poder Legislativo debatía ayer viernes este asunto.

El proceso para remover al mandatario podría llevarse a cabo la próxima semana, dijo en rueda de prensa el presidente del Congreso, Luis Galarreta. Si la propuesta es admitida —como se descuenta— el presidente sería convocado para defenderse el próximo jueves.

El mismo día el pleno podría votar su remoción.

El jueves, la oposición ya había dado un ultimátum a Kuczynski. Le dijo que si no renunciaba inmediatamente, lo sacarían del cargo. "No voy a abdicar ni a mi honor, ni a mis valores ni a mis responsabilidades como presidente", respondió el mandatario. También pidió que se le levante el secreto bancario. El presidente comenzó su mandato de cinco años en julio de 2016.

"Lo importante es que se respete el debido proceso y al presidente se le permita hacer sus descargos. Pero el Perú no puede estar dirigido por un presidente que le miente a su pueblo", dijo Daniel Salaverry, portavoz de Fuerza Popular, partido que lidera Keiko Fujimori, con 71 de 130 escaños en el Congreso unicameral.

Odebrecht reveló que abonó 4,8 millones de dólares por asesoramiento a firmas vinculadas al mandatario entre 2004 y 2013. Del total pagado, 782.000 dólares fueron a Westfield Capital, firma de Kuczynski, cuando se desempeñaba como ministro de Economía y presidente del Consejo de Ministros del gobierno de Alejandro Toledo (2001-2006). Otros 4,05 millones fueron para First Capital, empresa de un exsocio.

El jefe de Estado rechazó tener relación directa con First Capital, aunque admitió que sí hizo una asesoría con ellos para un proyecto de Odebrecht, pero legalmente.

Respecto a Westfield Capital, que es de su propiedad, dijo: "Nunca he estado a cargo de la gestión ni administración de la empresa cuando he ocupado un cargo público".

En ambas compañías, los contratos fueron gestionados por su exsocio, el chileno Gerardo Sepúlveda.

Dos de sus consultorías están relacionadas con la carretera interoceánica, por cuya concesión Odebrecht dice que sobornó con 20 millones de dólares a Toledo, sobre quien pesa una orden de extradición desde Estados Unidos.

Kuczynski ha dicho que se reunirá con la comisión investigadora del caso Lava Jato el 22 de diciembre. Un día antes, la Fiscalía lo citó para recabar su testimonio por el mismo caso.

Para la estocada final al presidente deben votar a favor 87 legisladores. Con Fuerza Popular (71), los izquierdistas Frente Amplio (10) y Nuevo Perú (10), además del APRA (5) y Alianza Para el Progreso (9), a la oposición le sobran votos.

Si Kuczynski pierde el cargo, el primer vicepresidente, Martín Vizcarra, tomaría el mando. Si él renuncia, lo reemplaza la segunda vicepresidenta, Mercedes Aráoz, actual jefa del Consejo de Ministros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)