Se comprobó que la pistola debió haber dejado rastros

Una pericia clave que puede dar un giro al caso Nisman

Tres pericias realizadas en el Centro de Información de Fiscales de Salta confirmaron que la pistola Bersa calibre 22 que hizo el disparo mortal en el caso de Alberto Nisman deja rastros de pólvora en quien la acciona.

Como se informara oportunamente, los exámenes forenses practicados al fiscal especial demostraron que, precisamente, Nisman no presentaba lo que en la jerga forense se denomina "tatuaje de pólvora".

La pericia practicada por pedido de la jueza Flavia Palmaghini y reclamada por los querellantes de la causa —la familia del fiscal— revistió características bastante peculiares. Según información manejada ayer por el canal TN los expertos utilizaron un maniquí al que cubrieron la mano con piel de cerdo para plasmar allí eventuales rastros. El examen se hizo en tres etapas después de disparar el arma en cada una de ellas. De tal modo que se tomó una primera muestra en forma inmediata al disparo, una segunda diez horas más tarde y una última 20 horas después. En todas se comprobó la presencia de los componentes de la pólvora al producirse la deflagración del disparo.

La investigación deberá demostrar ahora por qué razón Nisman no presentaba rastros si él fue quien efectuó el disparo contra sí mismo. De momento, este indicio aporta mayor soporte a las conclusiones del equipo de expertos forenses y criminalistas que contrató la jueza Sandra Arroyo Salgado —expareja de Nisman y representante de la familia hasta hace unos meses— que señalaron con certeza la hipótesis de homicidio.

El dictamen.

La fiscal Viviana Fein dio por concluida su licencia de dos semanas y retomó ayer la causa en que se investiga la misteriosa muerte de Alberto Nisman.

Luego de que fuera ratificada al frente de la instrucción por la Cámara del Crimen, Fein reapareció en los medios. Aclaró que no tiene plazos para emitir dictamen en el caso, aunque reconoció que "seguramente" lo hará después de las elecciones generales de octubre.

Además, mostró su malestar con los cuestionamientos a su actuación que hizo la querella, que encabeza Sandra Arroyo Salgado.

"No tengo un plazo en tiempo real de culminar con la causa, de jubilarme y apartarme", dijo en una entrevista radial. "No tengo un plazo de culminación de esta actuación, nunca le puse un plazo. De mí no va a salir jamás, yo continúo con la investigación, no retaceo tiempos, me gusta llegar a la verdad objetiva, me gusta la prolijidad", remarcó.

La fiscal Fein ha sido reiteradamente cuestionada por la jueza Arroyo Salgado, quien entre otras cosas insistió en la realización de la pericia cuyos resultados fueron difundidos ayer. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados