Repercusiones

Perderían ventaja del pasaporte europeo

Si Cataluña llegara a independendizarse, sus ciudanos perderían la nacionalidad española y por dejarían de tener el pasaporte de un país miembro de la Unión Europea (UE). El tema está en el centro de la polémica.

El ministro de Relaciones Exteriores de España, José Manuel García Margallo dijo que los catalanes perderían la nacionalidad española en una eventual separación.

"Cuando uno se sale de un país es obvio que abandona todos los atributos que le dan la pertenencia a ese país", afirmó antes de recordar que "cuando las repúblicas iberoamericanas declararon su independencia, perdieron la nacionalidad española".

"Si a lo que se aspira es una república independiente con siete millones de ciudadanos, todos con nacionalidad española, es un poco absurdo", comentó García Margallo. "Si uno se va es que se va, no se va para quedarse con unos atributos sí y otros no".

A su vez, Inés Arrimadas, quien lidera la lista de Ciudadanos en las elecciones catalanas, advirtió: "Ante las mentiras reiteradas de Esquerra Republicana y Artur Mas, tenemos la obligación moral de explicarle a la gente que no podemos perder el pasaporte europeo porque algunos quieren dejar de ser españoles".

Del lado separatista, el dirigente Oriol Junqueras dijo que "solo perderían la nacionalidad española los que renunciasen a ella".

La banca advierte que puede retirarse.


Si Cataluña opta por la independencia, la banca española reconsiderará su implantación en esa región porque entiende que el sector financiero se vería obligado a afrontar graves problemas de inseguridad jurídica por la exclusión de la UE y del euro.

En un inusual comunicado de la Asociación Española de Banca (AEB) y la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), el sector financiero alerta de los riesgos que conllevaría la independencia de Cataluña sobre la estabilidad del sector bancario catalán.

Exponen que "la exclusión de Cataluña de la zona euro, como consecuencia de la ruptura unilateral del marco constitucional vigente, comportaría que todas las entidades bancarias con presencia en Cataluña afrontarían graves problemas de inseguridad jurídica. Estas dificultades obligarían a las entidades a reconsiderar su estrategia de implantación, con el riesgo de reducción de la oferta bancaria y, con ello, de exclusión financiera y encarecimiento y escasez del crédito".

El pronunciamiento de la banca coincide también con una declaración institucional del Círculo de Empresarios, grupo de presión que aglutina a hombres de negocios y altos directivos de grandes empresas. En él, se muestra convencido de que si prospera la pretensión soberanista, "la economía española y especialmente la catalana sufriría gravísimos daños". Fuente: EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados