EL DISCURSO DE MACRI EN EL CONGRESO

"Lo peor ya pasó, ahora vienen años de crecer"

Macri abrió el año legislativo, y ratificó el rumbo del gradualismo económico y convocó al diálogo.

Macri. “Venimos a luchar contra la pobreza y que ningún argentino pase hambre”, aseguró. Foto: La Nación / GDA
Macri. “Venimos a luchar contra la pobreza y que ningún argentino pase hambre”, aseguró. Foto: La Nación / GDA

El presidente Mauricio Macri inauguró ayer jueves el 136° período de sesiones ordinarias del Congreso argentino con un discurso de tono conciliador, en el que destacó que "lo peor ya pasó" y que "ahora vienen los años en los cuales el país va a crecer".

En su mensaje, que se extendió por unos 40 minutos, el presidente enfatizó, aunque sin dar demasiado detalle ni especificar cifras, que la inflación "está bajando" y remarcó que el gobierno no quiere "sólo bajarla", sino que "nunca más sea un instrumento de la política como lo fue en los últimos 70 años".

Empero, la marcha de la economía no fue de los tópicos más fuertes del discurso presidencial; optó sólo por hacer menciones generales al respecto y ratificar el rumbo del gradualismo económico. "Tenemos metas para bajar la inflación, para reducir el déficit fiscal. Y como las vamos a cumplir, vamos a dejar de endeudarnos y se van a multiplicar las inversiones en un país confiable", enfatizó.

Sobre el final del discurso, improvisó y, con la mirada puesta en los legisladores, destacó: "La inversión aumenta. El año pasado creció un 11% y es esa inversión precisamente la que nos garantiza que vamos a seguir creciendo, porque agranda nuestra capacidad para producir. Este enero tuvimos récord de venta de cemento, de asfalto, de autos, de autos usados, y de motos, de turismo y de vuelos de pasajeros, para citar algunos de los ejemplos más visibles".

Uno de los aspectos más notorios del mensaje presidencial fue su tono: evitó críticas a la oposición (encarnada en el peronismo y un sector de los sindicatos) y planteó una mirada hacia adelante, sin apelar a confrontaciones con "la pesada herencia kirchnerista".

"Algunos nos critican por ir demasiado lento y otros por ir demasiado rápido. Los primeros piden un shock de ajuste, pero les digo que vinimos a luchar contra la pobreza y que ningún argentino pase hambre", sentenció Macri en su discurso.

Con vehemencia, y a los que piden "que nada cambie", espetó que "si nada hubiese cambiado", tras los gobiernos kirchnerista, Argentina estaría "como otro país hermano que está en una desintegración social", en clara referencia a Venezuela.

"Por eso elegimos el camino del cambio con gradualismo, en el que todos los argentinos estemos unidos por el esfuerzo", aseveró Macri.

Con la senadora Cristina Kirchner y su hijo el diputado Máximo ausentes del recinto, convocó a todas las fuerzas a una "agenda de trabajo".

Sin embargo, la oposición criticó con dureza el discurso presidencial, al calificarlo de "liviano" y ajeno a la realidad socioeconómica que vive el país. Distintos referentes opositores cuestionaron que no hiciera mención a temas clave, como la suba de la inflación y las tarifas, la fuerte sequía que afecta a una vasta región del país y el creciente endeudamiento.

Para el diputado del Frente Renovador Felipe Solá el discurso fue "de una hipocresía, una mentira y una negación de la realidad de lo que pasa en la Argentina que asusta". "El presidente de vuelta hace invocaciones hacia un futuro maravilloso que solamente él ve y poca referencia a un presente muy angustiante", agregó Agustín Rossi, jefe del kirchnerismo en la Cámara de Diputados.

El único momento en que la oposición lo aplaudió fue cuando, al inicio de su mensaje, el presidente homenajeó a los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan, desaparecido desde el 15 de noviembre pasado. Con aplausos, todo el recinto se puso de pie. "Entregaron su vida cumpliendo su deber. Estamos con los familiares y quiero reiterarles que seguiremos haciendo todo lo que está a nuestro alcance para encontrarlos", expresó.

A la hora de detallar la agenda de trabajo para este año legislativo, Macri reclamó la sanción de la ley de extinción de dominio, que permite recuperar los bienes de la corrupción; de la ley de mercado de capitales y de comunicaciones e internet, que será enviado por el Poder Ejecutivo. Asimismo, anticipó que se remitirá al Congreso una ley para ampliar la licencia por paternidad y bregó por la sanción de los nuevos Códigos Procesal Penal y Penal.

"Ayudame boludo".

La vicepresidenta Gabriela Michetti se quejó antes de abrir las sesiones en el Congreso porque los legisladores no le hacían caso y no se dio cuenta que salía en la transmisión oficial. Tras solicitar a los legisladores que tomaran asiento, Michetti protagonizó una insólita perlita al pedirle ayuda Emilio Monzó, el presidente de la Cámara de Diputados: "Ayudame, boludo. No me dan pelota". LA NACIÓN, GDA

"El presidente no sabe lo que es diálogo".

El expresidente Eduardo Duhalde estuvo presente en la apertura del 136° período de sesiones del Congreso. "El presidente (Mauricio Macri) no sabe lo que es un diálogo, no es esto. No es conversar con mi gabinete, los gremialistas, eso son diálogos parciales. Un diálogo grande tiene que estar en todos los sectores, a mí me tocó hacerlo en todas las provincias argentinas", sostuvo Duhalde. "El gobierno no ha aceptado un diálogo como el que debe armarse para solucionar los problemas. Cuando se sientan todos, uno sabe que todos van a pedir, ya sea los ruralistas, sindicatos, iglesia y jubilados. Pero sentados en una mesa van a ver que hay otros que tienen más problemas que ellos", agregó. "Hay una idea de que el que gana tiene que hacer lo que quiere, eso no sirve, no creo en los gobiernos de partido, creo en el gobierno de todo", indicó. Duhalde se refirió a una posible candidatura dentro de dos años. "Dios dirá", concluyó. LA NACIÓN, GDA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º