CORONAVIRUS

En lo peor de la pandemia, aparece otra cepa del COVID-19 en Brasil

La variante es similar a la que se identificó primero en Sudáfrica, dijo este miércoles, Dimas Covas, presidente del instituto biomédico Butantan.

Brasil acumula 321.515 fallecidos por COVID-19 desde marzo de 2020. Foto: AFP
Brasil acumula 321.515 fallecidos por COVID-19 desde marzo de 2020. Foto: AFP

Marzo fue por lejos el peor mes de la pandemia en Brasil, con casi 60.000 muertos. Los expertos prevén que en este abril que se inicia la situación no mejore, con los hospitales saturados y en ocasiones obligados a elegir quién recibe atención.

Para agregar más preocupaciones, Brasil detectó una nueva variante del COVID-19 en el estado de San Pablo, similar a la sudafricana, el mismo día en que el país vuelve a batir otro récord de muertes.

Brasil sumó ayer 3.869 fallecimientos y 90.638 casos, informó el Ministerio de Salud. Desde el primer contagio, el 26 de febrero, y de la primera muerte, el 12 de marzo, ambos en San Pablo, el país suma ahora 12.748.747 casos confirmados y totaliza 321.515 fallecimientos.

En marzo se registró un 75% más de muertes por COVID-19 que en julio de 2020, hasta ahora el mes más letal.

“Nunca un solo acontecimiento provocó tantos muertos en 30 días en la historia de Brasil”, dijo el médico Miguel Nicolelis, excoordinador del Comité Científico formado por los estados del nordeste para enfrentar la pandemia.

“Estamos en el peor momento, con el mayor número de muertes y de casos, lo cual indica que abril será todavía muy malo”, señaló por su parte la epidemióloga Ethel Maciel, profesora de la Universidad Federal de Espirito Santo (UFES).

Del 21 al 27 de marzo se registró también la semana con más casos (casi 540.000), lo cual significa que seguramente de aquí a dos semanas más personas precisarán ser internadas.

Coronavirus catástrofe. Foto: archivo El País.
Test de coronavirus. Foto: archivo El País.

Pero los hospitales ya están saturados: 18 de los 27 estados brasileños tienen más del 90% de sus camas de unidades de cuidados intensivos (UCI) para COVID-19 ocupadas y otros siete registran una ocupación de 84% a 89%, según el último boletín de la Fundación Fiocruz.

Varios estados empezaron a adoptar protocolos para adjudicar las camas disponibles a los pacientes con más chances de sobrevivir. “Hemos llegado a una situación muy trágica, parecida a lo que ocurrió en Italia” a inicios del año pasado, dijo Maciel.

Al menos 230 personas con covid o con sospecha de tener el virus fallecieron en marzo esperando cama en alguna UCI de la región metropolitana de San Pablo, según TV Globo.

El temor aumenta con la aproximación del invierno, cuando hay mayor demanda de internaciones debido a otras enfermedades respiratorias.

“La pandemia está totalmente fuera de control y la posibilidad de llegar a 4.000 muertes por día es muy real a partir de esta semana. Y la perspectiva de alcanzar medio millón de muertos en julio ya es plausible”, sostuvo Nicolelis.

La vacunación, entre tanto, avanza a pasos lentos. Hasta ahora, poco más de un 8% de la población fue vacunada con la primera dosis y 2,3% una segunda dosis.

Otra cepa.

Brasil detectó una nueva variante del COVID-19 en el estado de San Pablo, que es similar a la que se identificó primero en Sudáfrica, informó ayer miércoles el presidente del instituto biomédico Butantan, Dimas Covas.

Brasil está lidiando con su propia variante, llamada P1, que se extendió por la región.

“Se trata de una variante similar a la de Sudáfrica, aunque no hay antecedentes de viajes o contacto con viajeros de Sudáfrica”, dijo Covas.

Bolsonaro no cede.

Pese al agravamiento de la situación, el presidente Jair Bolsonaro mantiene su prédica contra el cierre de actividades para limitar la circulación. Bolsonaro aseguró ayer una vez más que “el hambre mata mucho más que el propio virus”.

“Brasil tiene que volver a trabajar. La población tiene que volver a trabajar”, afirmó.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. Foto: Reuters
Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. Foto: Reuters

San Pablo y Río de Janeiro se encuentran con un período festivo ordenado por las autoridades municipales que comenzó el viernes y que se prolongará hasta este domingo, con el fin de restringir las actividades de la población para enfrentar la pandemia.

“Quedándonos en casa no vamos a solucionar ese problema”, recalcó Bolsonaro.

Argentina en uno de sus días de mayor contagio

Argentina registró ayer miércoles 16.056 casos nuevos de COVID-19, lo que supone el día con más contagios desde el 22 de octubre pasado, y uno de los mayores desde el inicio de la pandemia, en un contexto de aumento de casos continuado desde hace alrededor de una semana.

En total, la cifra de positivos se elevó a 2.348.821, mientras que los decesos ascendieron a 55.858 tras ser confirmadas 124 muertes más.

Según el Ministerio de Salud, ayer se certificaron 8.063 casos en la provincia de Buenos Aires y 1.707 en la ciudad de Buenos Aires, dos de las jurisdicciones en las que el alza de contagios se evidencia con más fuerza.

De esta manera, los positivos diarios experimentaron una subida pronunciada cercana a los 6.000 casos, y se trata de la cantidad de contagios más alta desde octubre, después de que ese récord ya se quebrara el pasado lunes.

Las autoridades argentinas han aumentado las restricciones y recomendaciones sanitarias por el ascenso de los contagios desde hace varios días.

El porcentaje de ocupación de camas de terapia intensiva por todo tipo de patologías es del 55,9% a nivel nacional, pero del 61,5% si solo se considera Buenos Aires.

Hasta el momento, en Argentina se han realizado 8,88 millones de test para detectar el virus, de los cuales 55.858 se hicieron este martes, lo que supone alrededor de 23.000 pruebas menos que las realizadas en la jornada anterior.

El Gobierno argentino decidió priorizar la vacunación de la primera dosis y diferir durante tres meses la segunda dosis en todos los tipos de vacunas contra el coronavirus que tiene hasta el momento.

Argentina tuvo un pico de contagios diarios el 21 de octubre, con 18.326 positivos, y luego sobre inicio de enero hubo un repunte, con una curva actualmente ascendente.

Aprueban la vacuna de J&J de una sola dosis
Vacuna Johnson & Johnson. Foto: Reuters.

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) de Brasil autorizó ayer miércoles el uso de la vacuna del laboratorio belga Janssen, de la multinacional estadounidense Johnson & Johnson. La dirección del órgano regulador aprobó por unanimidad (5-0) el pedido presentado la semana pasada por Janssen. “La Anvisa concluyó, después de analizar los estudios presentados, que la vacuna protege contra la forma grave de la enfermedad y es eficaz para la previsión del COVID-19 en pacientes adultos”, comunicó el organismo. Basado en vectores de adenovirus serotipo 26 (Ad26), esta vacuna es de dosis única y tiene una eficacia del 66,9% para casos leves y moderados y del 76,7% para los más graves, después de 14 días de la vacunación, detalló la Anvisa. En la misma reunión, la Anvisa negó la autorización para la importación de la vacuna Covaxin, del laboratorio indio Bharat Biotech.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados