EE.UU. entra en nueva fase, pero Moscú se inquieta por acciones en Siria

Pentágono pasa a la guerra en el terreno en Irak y Siria contra E.I.

Estados Unidos está listo para enfrontar cara a cara a Estado Islámico en el campo de batalla en Irak y en Siria, y está tomando en consideración la posibilidad de desplegar un pequeño escuadrón de helicópteros Apache, confirmaron ayer fuentes del Pentágono.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Estados Unidos tiene efectivos en Irak y planea desplegar helicópteros en la zona. Foto: AFP.

El secretario de Defensa, Ash Carter, anunció ayer "acciones directas en el terreno" en Irak y Siria, opción que está siendo evaluada por la Casa Blanca.

"Continuaremos apoyando a nuestros socios en ataques oportunos contra el Estado Islámico o conduciendo directamente la misión, tanto con operaciones aéreas como con acciones directas en el campo de batalla", señaló Carter durante una audiencia frente a la Comisión de las Fuerzas Armadas en el Senado.

El jefe del Pentágono citó como ejemplo el ataque aéreo estadounidense de la semana pasada en Irak para liberar a los rehenes en manos del Estado Islámico (EI).

Despliegue militar.

El diario The Washington Post informó que funcionarios del Pentágono le sugirieron a la Casa Blanca enviar al menos ocho helicópteros Apache con tripulación propia a Irak.

Ese tipo de helicópteros, reconocidos por su habilidad para atacar objetivos, podrían trabajar junto a al menos una docena de militares estadounidenses que se integrarían con las fuerzas locales.

La hipótesis de enviar helicópteros Apache es la que encontró mayor consideración dentro del gobierno de Obama, agregó el Post.

Para garantizar la legitimidad de los objetivos, Estados Unidos podría distribuir un cierto número de observadores para coordinar los ataques de los Apaches y atenuar la posibilidad de víctimas civiles.

La medida requeriría inevitablemente el despliegue de más soldados en Irak y Siria, en particular los que tripulan este tipo de helicópteros militares.

Rusia, por su lado, advirtió a Estados Unidos contra una eventual operación terrestre en Siria.

"Representaría una clamorosa violación del derecho internacional", acusó Valentina Matvienko, presidente del Consejo de la Federación y de la Cámara Alta del Parlamento Ruso.

La semana pasada fuerzas especiales estadounidenses y kurdas rescataron a 69 rehenes de una muerte inminente a manos del Estado Islámico; pero la incursión cobró la vida del primer soldado estadounidense que muere luchando contra el grupo yihadista.

La misión de alto riesgo se desarrolló ayer en Irak, donde Estados Unidos está intentando retomar la iniciativa. Washington enfrenta la posibilidad de perder su status como el aliado clave de Bagdad, porque miembros de la coalición gobernante de Irak están pidiendo que Rusia se una a su lucha contra el Estado Islámico.

La incursión de la semana pasada involucró a 30 comandos estadounidenses, quienes llegaron al lugar amparados en la oscuridad y asistidos por fuerzas especiales kurdas iraquíes. Estados Unidos proporcionó un apoyo de helicópteros Apache y Black Hawk, adaptados para emitir el menor ruido posible. Su objetivo fue un recinto carcelario cerca de la aldea de Al Hilwa, a unos 7 kilómetros de Hawija, norte de Irak, un territorio bajo el control de Estado Islámico.

De hecho, el Pentágono estima haber roto el aura de "invencibilidad" de la organización yihadista con las últimas operaciones militares.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados