Relaciones

Entre el peligro nuclear y un anuncio que asombró

Trump critica apertura porque en Cuba sigue sin haber libertad.

Raúl Castro y Barack Obama dialogan en Panamá en abril de 2015. Foto: Reuters
Raúl Castro y Barack Obama dialogan en Panamá en abril de 2015. Foto: Reuters

Después de medio siglo de hostilidad -se llegó al borde de la guerra nuclear en 1962 cuando la Unión Soviética instaló misiles en Cuba-, los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama y de Cuba Raúl Castro, sorprendieron al mundo, el 17 de diciembre de 2014, al anunciar la reanudación de relaciones diplomáticas entre los dos países. El Vaticano y el gobierno de Canadá dieron apoyo a las conversaciones secretas entre los gobernantes de Estados Unidos y Cuba.

El 11 de abril de 2015, Castro y Obama se reunieron en Ciudad de Panamá, en el ámbito de la Cumbre de las Américas, y tres meses después, el 20 de julio, las Secciones de Intereses de las dos naciones se convirtieron oficialmente en embajadas. Hubo ceremonias en Washington y en La Habana.

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca cambió la situación, debido a que el presidente sostiene que se hicieron concesiones a Cuba a cambio de nada, porque en la isla sigue sin haber libertad. Pese a su hostilidad, Trump mantiene los 23 acuerdos bilaterales que firmaron Obama y Castro.

Exilio apoya al presidente

El presidente Donald Trump ha congelado gran parte del proceso de normalización de relaciones al prohibir la mayoría de las transacciones con el Ejército de Cuba, que controla parte de los hoteles, y también ha limitado los viajes que los estadounidenses pueden hacer a La Habana. Trump tiene parte de su base de apoyo popular en el exilio cubano en Miami y eso pesa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)