RETIRO

Paul Ryan, baja republicana en el Congreso de Estados Unidos

Preside la Cámara y ha tenido una relación tensa con Trump.

Paul Ryan en conferencia de prensa al anunciar su retiro. Foto: AFP
Paul Ryan en conferencia de prensa al anunciar su retiro. Foto: AFP

El republicano más poderoso en el Congreso de Estados Unidos, el presidente de la Cámara de Representantes Paul Ryan, anunció ayer miércoles su retiro, desatando la batalla por su cargo.

Ryan, segundo en la línea de sucesión a la Casa Blanca, dijo que se retirará tras las legislativas de noviembre, cuando los republicanos pueden perder la mayoría en el Congreso.

"Este año será mi último como miembro de la Cámara", anunció.

El legislador de Wisconsin de 48 años aceptó a regañadientes el liderazgo de la Cámara en 2015 y nunca abrazó del todo a Trump. Pero dijo que su decisión de no buscar la reelección está motivada por el deseo de pasar más tiempo con su familia y no por la agitación en la Casa Blanca.

Cuando se le preguntó hasta qué punto influyó en su salida la tensa relación con Trump, Ryan respondió: "Nada, en absoluto".

"Lo que me doy cuenta es que si estoy aquí por un período más, mis hijos solo tendrán un padre de fin de semana. Simplemente no puedo permitir que eso suceda", dijo.

Trump elogió a Ryan como "un hombre realmente bueno".

Ryan, un adalid de la disciplina fiscal que fue compañero de fórmula de Mitt Romney en 2012, no dio ninguna pista sobre sus ambiciones políticas futuras.

Los rumores sobre su partida corren desde hace meses en Washington; a principios de año fueron tan fuertes que el propio Ryan salió a desmentirlos. Pero entonces también dijo que, después de 20 años en el Congreso, se sentaría con su esposa para planear su futuro.

Ryan dijo que recibió garantías por parte de la Casa Blanca de que Trump no tiene previsto despedir al fiscal especial Robert Mueller, que está investigando la injerencia de Rusia en la campaña electoral, ni al vice- fiscal general, Rod Rosenstein, que supervisa las pesquisas.

Los bajos índices de aprobación de Trump y sus polémicos 14 meses en la Casa Blanca han animado a los demócratas sobre sus posibilidades de recuperar en noviembre la mayoría en la Cámara que perdieron a fines de 2010. Para conseguirlo, deberían recuperar al menos 23 de los 435 escaños.

El líder de la mayoría en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy, es el favorito para ocupar el cargo de Ryan, en caso de que el partido siga manteniendo la mayoría.

Pero con la bancada republicana muy polarizada, McCarthy sin duda tendrá competencia. Steve Scalise, representante por Luisiana, también se dice que ha señalado su interés en ser presidente de la Cámara.

Chuck Schumer, el principal demócrata en el Senado, elogió ayer a Ryan, a quien describió como "un buen hombre que siempre es fiel a su palabra". Schumer confió en que, en los meses que le restan en el Congreso, Ryan "se libere de las facciones duras de derecha de su bancada que han impedido que el Congreso concrete cosas".

Dijo que si Ryan quiere buscar a los demócratas, los encontrará "dispuestos y deseosos de trabajar con él".

Pero también hubo ataques desde la oposición. "Con su anuncio de retiro, el presidente Paul Ryan se convierte en la primera víctima de las elecciones de mitad de período de 2018", tuiteó el representante demócrata Gerry Connolly.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º