el Weinstein de las letras

Pasó a la Justicia el escándalo sexual en el seno del Premio Nobel de Literatura

Las autoridades suecas presentaron cargos de violación en contra de Jean-Claude Arnault

Jean-Claude Arnault
Jean-Claude Arnault. Foto: Difusión

Las autoridades de Suecia presentaron cargos de violación en contra de Jean-Claude Arnault, quien protagoniza el escándalo que sacude a los círculos culturales del mundo y provocó la cancelación del Premio Nobel de Literatura de este año.

Arnault, de 71 años, fotógrafo francés que dirigió Forum (un centro cultural en Estocolmo que recibía apoyo financiero de la Academia Sueca que otorga el premio), está casado con una integrante de esa academia y es cercano a otros miembros. Algunas mujeres lo han acusado de usar su influencia en el mundo de las artes.

La acusación incluye el uso de sus conexiones con la academia, para presionar a jóvenes mujeres con el fin de que tuvieran sexo con él. Ellas han dicho que algunos ataques ocurrieron en apartamentos que son propiedad de la academia en Estocolmo y París.

Muchas de las acusaciones son de incidentes que ocurrieron hace tanto tiempo que han proscrito y no es posible que se inicie un proceso judicial al amparo de la ley sueca.

“La evidencia que tengo es tan buena que debo procesarlo”, dijo la fiscala.

Ahora, el pasado martes 12 de junio, la fiscala sueca Christina Voigt presentó dos cargos de violación contra Arnault, en relación con incidentes ocurridos en 2011 contra la misma mujer.

Bjorn Hurtig, el abogado de Arnault, no respondió ese martes a solicitudes para hacer comentarios, pero ya ha negado antes las acusaciones en contra de su cliente y ha descrito el asunto como una “cacería de brujas”.

El escándalo explotó en noviembre, cuando el diario Dagens Nyheter informó sobre acusaciones de conducta sexual inapropiada por parte de Arnault. Las acusaciones comprenden 18 mujeres a lo largo de tres décadas, lo que lo puso a él y a la Academia Sueca en el centro del episodio más prominente del movimiento #MeToo en Suecia.

El caso tenía un antecedente serio: una de las mujeres que hizo las acusaciones, la artista textil Anna-Karin Bylund, dijo que incluso le había escrito a la academia en 1996 para advertirles sobre la mala conducta de Arnault, pero que ignoraron su queja.

Como resultado, la academia cortó lazos con Forum, el club cultural de Arnault, y la policía abrió una investigación criminal. Pero la academia rehusó expulsar a la esposa de Arnault, Katarina Frostenson, una poeta reconocida. En cambio, los miembros que querían minimizar el escándalo quitaron del puesto a Sara Danius, la primera mujer en encabezar la academia.

Varios miembros renunciaron en protesta. El panel anunció en mayo que en lo que intentaba poner orden en la institución no otorgaría el premio de literatura en 2018, la primera vez en 69 años que se ha suspendido la entrega del galardón.

“Quizá por fin se hará justicia”, dijo Per Wästberg, integrante de la academia, en respuesta a la acusación. “Les he creído a estas 18 mujeres y desde entonces he escuchado muchos testimonios aterradores de testigos”.

La decisión de la Academia Sueca de retrasar la entrega del Premio Nobel de 2018 es un cambio extraordinario para una institución que desde hace mucho ha sido admirada como uno de los organismos académicos más prestigiosos del mundo. Pero también criticada por ser hermética y sobre todo, por patriarcal.

La academia podría otorgar dos premios en 2019, uno por este año y otro por el próximo, con el mismo enfoque que adoptó en 1950, después de no haberlo otorgado en 1949. Sin embargo, Lars Heikensten, director de la Fundación Nobel, afirmó en mayo durante una entrevista radiofónica que quizá tampoco habrá un premio de literatura el año próximo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados