TENSIÓN POR RESULTADOS ELECTORALES

Paro, marchas y bloqueos contra Evo Morales en Bolivia

Después de que los primeros resultados parciales sugirieran el domingo que habría segunda vuelta, un nuevo recuento publicado más de 20 horas después le dio casi la victoria a Morales, generando sospechas de fraude.

Siguen las protestas en La Paz por los resultados electorales que dieron ganador a Evo Morales en primera vuelta. Foto: Reuters
Siguen las protestas en La Paz por los resultados electorales que dieron ganador a Evo Morales en primera vuelta. Foto: Reuters

Las protestas continuaron ayer viernes en Bolivia con cortes de calles, manifestaciones y enfrentamientos, un día después de la reelección de Evo Morales en una primera vuelta cuestionada, que llevó a Estados Unidos y la Unión Europea a pedir un balotaje para despejar dudas sobre el escrutinio.

Un paro parcial se cumplió este en La Paz con una protesta pacífica contra el escrutinio que -por estrecho margen- dio a Morales un nuevo mandato de cinco años sin necesidad de segunda vuelta con el opositor Carlos Mesa.

El Tribunal Supremo Electoral informó que el escrutinio del 100% de los circuitos, da a Morales el 47,08% y a Mesa 36,51%. Un candidato gana en primera vuelta si obtiene al menos el 40% de los sufragios con 10 puntos de distancia sobre el segundo, según la ley boliviana.

Después de que los primeros resultados parciales sugirieran el domingo que habría segunda vuelta, un nuevo recuento publicado más de 20 horas después le dio casi la victoria a Morales, generando sospechas de fraude entre la oposición y los observadores internacionales.

Los bloqueos de las principales avenidas marcaron el paro cívico en La Paz. Desde primer ahora de la mañana, manifestantes contrarios a Morales cerraron vías en la ciudad que alberga la sede del Gobierno y el Parlamento. Las movilizaciones impidieron el tránsito de vehículos.

Protestas en Bolivia. Foto: AFP.
Protestas en Bolivia. Foto: AFP.

Los bloqueos se produjeron sobre todo en la zona sur de La Paz, donde está el distrito electoral de Mesa.

En todos los puntos de la ciudad hubo ayer gente portando banderas bolivianas (de color rojo, amarillo y verde), gritando “¡mi voto se respeta! ¡mi voto se respeta!”, un día después de que Mesa denunciara que se había consumado un “fraude” en los comicios generales del domingo.

En el barrio de Achumani, en la zona sur, los manifestantes coreaban “¡Evo de nuevo, huevo carajo! ¡Evo de nuevo, huevo carajo!”.

En diversos barrios había presencia de policías, en particular en plazas o rotondas, para impedir que los vecinos cortaran las calles.

Los pocos autobuses que operaron ayer buscaron vías alternativas para circular desde la periferia hacia al centro de La Paz, que estaba en completa calma. Los bancos atendieron con normalidad, lo mismo que las oficinas públicas y las empresas.

Aunque en el centro los comercios estaban abiertos, en los barrios muchas tiendas bajaron sus cortinas, principalmente por los bloqueos de calles.

Masiva movilización en Bolivia en reclamo de un balotaje. Foto: Reuters
Masiva movilización en Bolivia en reclamo de un balotaje. Foto: Reuters

Debido a los bloqueos, el tránsito en la ciudad sufrió restricciones importantes, con énfasis en la zona sur. Muchos vecinos que habitualmente viajan en ómnibus o micros al trabajo se vieron obligados a utilizar el teleférico, que no sufrió limitaciones en su recorrido.

En las ciudades de Santa Cruz (este), Sucre (sureste), Cochabamba (centro) y Potosí (suroeste) también persistía un paro convocado por la oposición, que insiste en un balotaje.

En Santa Cruz, principal bastión de la oposición, los supermercados abrieron sus puertas solo durante algunas horas, lo que permitió que centenares de personas se abastecieran de alimentos.

“El paro ahorita es indefinido. Nosotros, lo que queremos es la segunda vuelta, porque eso se ha demostrado que ha sido un fraude”, dijo a la AFP el profesor Rubén López, de 62 años.

En Cochabamba hubo choques entre manifestantes oficialistas y opositores, sin dejar heridos, según medios locales.

Protestas en Bolivia. Foto: Reuters.
Protestas en Bolivia. Foto: Reuters.

Morales retomó ayer sus actividades públicas, tras proclamar su victoria el jueves, y acudió a inaugurar obras en poblados rurales, donde agradeció el apoyo de los campesinos en la votación.

“Respetamos y saludamos el voto urbano, del exterior, pero el voto del área rural garantizó el proceso de cambio, por tanto, el desarrollo del pueblo boliviano. Muchas gracias por el apoyo y ahora tenemos que seguir trabajando por el bien de la sociedad”, declaró el mandatario indígena, en el poder desde 2006, ante una multitud que lo aclamaba.

Morales, quien este sábado cumple 60 años, fue agasajado además por campesinos que le obsequiaron dos tortas y le cantaron “cumpleaños feliz”. (Con información de AFP y EFE)

Apoyos y rechazos del mundo

Estados Unidos, la Unión Europea, Brasil, Argentina y Colombia, alzaron sus voces contra el cuestionado escrutinio y exigieron una segunda vuelta para zanjar las dudas sobre la transparencia del proceso electoral en Bolivia. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres dijo ayer viernes que apoya “plenamente” que la Organización de Estados Americanos (OEA) realice una auditoría de los controvertidos resultados electorales.

A su vez, la misión de observación electoral de la OEA, recomendó ir a la segunda vuelta como la mejor salida a una elección que presenta una definición reñida.

Pero, el presidente Evo Morales ha recibido apoyos del exterior que no sorprenden. Los gobiernos de México y Cuba felicitaron a Evo por su nueva victoria electoral, en tanto Venezuela y Nicaragua declararon la legitimidad de las elecciones y también extendieron su felicitación al presidente boliviano.

Ante los reclamos del exterior, la presidenta del Supremo Tribunal Electoral, María Eugenia Choque, después de confirmar el triunfo de Evo, expresó la disposición a someterse a un recuento supervisado por organismos como ONU, OEA y UE.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)