CRISIS POLÍTICA

Parlamento venezolano en sesión permanente

Definirán el futuro del decreto de emergencia económica.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Oposición solicitó la presencia de autoridades para que expliquen la prórroga. Foto: EFE

El Parlamento de Venezuela, bajo control mayoritario de la oposición, se declaró ayer en sesión permanente para decidir sobre la prórroga, otros 60 días, del estado de emergencia económica nacional declarado en enero por el Ejecutivo y que fue aprobado por el Poder Judicial pese al rechazo del Legislativo.

El presidente de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), el líder opositor Henry Ramos Allup, dirigió una breve sesión dominical del Legislativo que solo sirvió para declararse "en sesión permanente", tras lo cual entró de inmediato en receso hasta mañana.

Los diputados únicamente conocieron que el presidente Nicolás Maduro le pidió a la AN aprobar la prórroga hasta mayo del decreto que en enero declaró el estado de excepción de emergencia económica, para lo cual Ramos Allup dijo que se requiere de explicaciones del Ejecutivo.

En consecuencia, Ramos Allup anunció en una posterior declaración de prensa que citó al vicepresidente del Gobierno, Aristóbulo Istúriz, para que mañana mismo explique en la AN las razones por las cuales debe mantenerse en vigor la emergencia económica.

El titular del Parlamento remarcó que la solicitud, firmada por Istúriz y Maduro, entraña "un contrasentido", toda vez que, gracias a una sentencia del Poder Judicial, el decreto presidencial se mantiene en vigor pese a haber sido rechazado por los diputados,

"Lo coherente", dijo Ramos Allup, hubiera sido que Maduro le pidiera al mismo Supremo que prorrogara su decreto.

Ramos Allup también recordó que el Poder Judicial, a través del Tribunal Supremo de Justicia, también emitió recientemente otra sentencia que en la práctica limita la comparecencia de los ministros de Maduro ante el Parlamento, lo que desató un nuevo conflicto institucional en el país.

Maduro se defiende.

Mientras se acrecienta la tensión entre ambos poderes del Estado, la oposición busca sacar del poder al presidente venezolano.

Y el propio mandatario busca defenderse. En tal sentido, anunció el sábado que cada uno de sus seguidores será censado y recibirá instrucciones para el contraataque que prepara para encarar al empeño opositor por sacarlo del palacio presidencial este mismo año.

Ante miles de adeptos en el centro de Caracas, y tras concluir la oposición, un mitin asimismo multitudinario en otra zona capitalina donde retumbó la petición de su renuncia, Maduro anunció el "carnet bolivariano" para que sus seguidores sepan qué hacer "si nos buscan por aquí, si nos buscan por acá", advirtió en su discurso.

"Ha llegado el momento", repitió en un acto trasmitido en cadena nacional obligatoria de radio y televisión, de que cada chavista esté plenamente identificado y lleve un carnet con "un chip del siglo XXI", capaz de recibir instrucciones en tiempo real.

Se trata de un "gran censo de patriotas, de bolivarianos y chavistas auténticos" que arrancará el 1 de abril para la posterior entrega del "carnet bolivariano" no solo a los militantes del gubernamental Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) sino a "todos los bolivarianos, más allá de los partidos", sostuvo.

Maduro hizo el anuncio ante una multitud convocada para repudiar la decisión del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, de mantener vigente un decreto que emitió hace un año mediante el cual declara a Venezuela "una amenaza" para la seguridad estadounidense.

Esta es la antesala de una intervención estadounidense "a gran escala" en Venezuela, según la interpretación chavista.

"Cuando Obama firma el decreto le está dando luz verde a los terroristas aquí para que se vuelvan locos", dijo el sábado Maduro en alusión también a la activación de varias opciones constitucionales que ha decidido la oposición para intentar acortar su mandato.

La marcha opositora del sábado marcó precisamente el inicio de la "presión de calle" para que Maduro dimita, y a la vez para que se celebre un referendo revocatorio de su mandato y, paralelamente, para que el Parlamento, de mayoría opositora, modifique la Constitución y acorte de seis a cuatro años el período presidencial.

"¡Hagan lo que les de la gana. Yo estoy aquí para luchar y Maduro va a estar aquí está el último día!" de su mandato, que finaliza el año 2019, respondió el jefe del Estado.

Para ello, dijo contar "con el apoyo del pueblo, de la Fuerza Armada, de la historia y con la decisión absoluta de que aquí no se rinde nadie; así que vengan por mí, pues que hay bastante pueblo para enfrentarlos y vencer".

Previamente, el presidente de la unicameral Asamblea Nacional (AN, Parlamento), Henry Ramos Allup, quien a sus 72 años y más de medio siglo de protagonismo político se ha alzado como nuevo líder opositor, cerró la ronda de discursos en la manifestación contra Maduro tildándolo de "pendejo" (bobo) y de "forajido" a su Gobierno. "El gobierno solo es capaz de robar como el peor de los delincuentes", manifestó.

"A Maduro solo le importa el poder"

Henrique Capriles, gobernador del estado Miranda, indicó que aunque apoya todas las propuestas constitucionales para salir de Maduro, el seguirá afianzando la del revocatoria e infirió que hay que tener cuidado con el tema de la renuncia que se le exige al presidente.

"El cambio no puede pasar por la decisión de Nicolás Maduro, porque se nos va a ir la vida esperando que renuncie. Ese señor ha demostrado que solo le importa estar enchufado, aun a costa del declive de la calidad de vida de los venezolanos. Se nos va a pasar el tiempo escuchándolo decir que pronto va a anunciar que hará un importante anuncio, y cuando nos demos cuenta estamos en el 2019", declaró.

Matanza de mineros es por "luchas territoriales"

El defensor del pueblo de Venezuela, Tareck William Saab, atribuyó ayer la presunta matanza de 28 mineros a una lucha por el "control territorial" sobre la explotación del oro, en una localidad al sureste del país, fronteriza con Brasil.

"Allí están las minas de oro, percibo que es el control territorial del sector para explotar ilegalmente un patrimonio que es de la Nación", dijo Saab en entrevista con una televisora venezolana al ser consultado sobre la causa del supuesto ataque.

Pobladores de Tumeremo (estado Bolívar) denunciaron la desaparición desde el 4 de marzo de 28 obreros que se hallaban en una mina de oro y que, según testigos citados por autoridades, fueron asesinados por un grupo criminal.

Por su parte, Saab indicó que las autoridades siguen la pista de un "autor intelectual", que testigos entrevistados por la Defensoría del Pueblo fue identificado como Patrón.

"El autor material de la operación le rindió partes vía telefónica a un jefe a quien llamaba Patrón", precisó Saab.

El pasado viernes, el ministro del Interior venezolano, Gustavo González, dijo que el "planificador" de la presunta masacre es un ciudadano ecuatoriano llamado Jamilton Andrés Ulloa Suárez, alias El Topo, quien sería "cabecilla de la organización paramilitar con fines políticos" de nombre homónimo.

Según "información de inteligencia", Ulloa "ha recibido entrenamiento militar de las Autodefensas Unidas de Colombia", añadió el ministro. [AFP]

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados