REINO UNIDO Y EL BREXIT

Parlamento británico da la espalda a Johnson

La moción gubernamental para organizar comicios a mediados de octubre, que requería el apoyo de dos tercios de la cámara -de 650 escaños- solo obtuvo 293 votos a favor.

Boris Johnson, primer ministro británico. Foto: Reuters
Boris Johnson, primer ministro británico. Foto: Reuters

"No pediré otro aplazamiento” del Brexit, insistió anoche el primer ministro británico Boris Johnson, al presentar una propuesta de elecciones legislativas anticipadas, justo antes de la suspensión del parlamento durante cinco semanas.

“Voten a favor de elecciones y dejen que la gente decida si quiere o no un aplazamiento”, lanzó Johnson a los opositores, que el pasado miércoles ya rechazaron un adelanto electoral a mediados de octubre.

Y anoche, minutos antes del cierre del parlamento, los diputados rechazaron por segunda vez adelantar las elecciones.

La moción gubernamental para organizar comicios a mediados de octubre, que requería el apoyo de dos tercios de la cámara -de 650 escaños- solo obtuvo 293 votos a favor.

Johnson asumió el 24 de julio prometiendo que sacaría a Reino Unido de la UE el 31 de octubre, a toda costa.

Pero el Brexit, el acontecimiento geopolítico más importante en el Reino Unido en décadas, sigue empantanado tres años después del referéndum de 2016, con posibles resultados que van desde una salida sin acuerdo hasta el abandono de todo intento de dejar el bloque comunitario.

Ante el temor de un Brexit sin acuerdo -un escenario que los analistas británicos anticipan sería caótico para el Reino Unido-, los legisladores aprobaron de urgencia la semana pasada una ley que obliga a Johnson a pedir una nueva prórroga, si al 19 de octubre no llega a un trato aceptable con la UE u obtiene la luz verde del parlamento para una salida sin acuerdo.

Esa ley entró en vigor ayer lunes con la aprobación formal por la reina Isabel II.

Los diputados aprobaron además exigir al gobierno que publique sus documentos confidenciales sobre un Brexit sin acuerdo y comunicaciones privadas, incluidos mensajes de texto, entre funcionarios gubernamentales sobre sus planes de suspensión del parlamento.

Por decisión de Johnson, las dos cámaras fueron cerradas anoche y hasta el 14 de octubre, dos semanas antes de la fecha del Brexit, lo que sus detractores denuncian como una estrategia para amordazarlos.

Añadiendo más incertidumbre, John Bercow, presidente de la Cámara de los Comunes durante los últimos 10 años, que jugó un importante papel en el convulso proceso del Brexit, anunció que dejará el cargo a más tardar el 31 de octubre.

Johnson, quien expulsó del partido Conservador a 21 diputados que votaron contra su gobierno, perdió la mayoría parlamentaria y esperaba al adelantar las elecciones recuperar terreno antes del Consejo Europeo del 17 y 18 de octubre, en el que confiaba arrancar un nuevo acuerdo sobre el Brexit a los 27 socios de la UE.

Pero estos afirman que Reino Unido no presentó alternativas reales al Tratado de Retirada firmado por la ex primera ministra Theresa May en noviembre y rechazado tres veces por el parlamento.

La UE no recibió hasta el momento ninguna propuesta “realista” de Londres, afirmó ayer lunes el primer ministro irlandés, Leo Varadkar, en una rueda de prensa conjunta con Johnson en Dublín.

Johnson pidió a la UE eliminar del acuerdo la “salvaguarda irlandesa”, un mecanismo para evitar una nueva frontera en la isla de Irlanda (ver recuadro).

“Debemos terminar el Brexit porque Reino Unido debe salir el 31 de octubre, o de lo contrario temo que se haga un daño permanente a la confianza en nuestra democracia”, dijo.

El primer ministro choca con la desconfianza de la oposición. “Apoyaremos unas elecciones cuando esté claro que evitaremos salir brutalmente” de la UE, afirmó el líder laborista Jeremy Corbyn.

Unas elecciones tras la prórroga del Brexit tendrían además la ventaja para la oposición de poner a Johnson ante los electores habiendo incumplido su gran promesa.

Johnson ya había dicho el domingo que se niega a aceptar “cualquier aplazamiento innecesario” del Brexit, aprobado por 52% de los británicos en el referéndum en junio de 2016.

En este contexto, la oposición teme que Johnson ignore la ley recién aprobada y que el caso termine en los tribunales.

Salvaguarda irlandesa

La denominada “salvaguarda irlandesa” fue pensada para evitar la reinstauración de una frontera física entre Irlanda e Irlanda del Norte, pero el primer ministro británico, Boris Johnson, quiere suprimirla del acuerdo del Brexit y reemplazarla por “arreglos alternativos” sin definir.

uLa salvaguarda figura en el acuerdo de noviembre de 2018 entre la UE y la ex primera ministra Theresa May. Pero en Reino Unido genera una gran polémica, y contribuyó en gran parte a que el Parlamento rechazara por tres veces ese acuerdo y forzó la dimisión de Theresa May.

uAl impedir que se reimponga una frontera física entre Irlanda -miembro de la UE- y la provincia británica de Irlanda del Norte, la salvaguarda busca preservar los acuerdos de paz de 1998, que pusieron fin a tres décadas de violencia, pero también preservar el mercado único europeo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)