MEDIA SANCIÓN

Parlamento alemán reforzará poderes de Merkel para imponer medidas contra COVID-19

Mientras los diputados votaban, miles de manifestantes protestaban contra la nueva ley que permitirá imponer fuertes restricciones cuando una zona alcance una alta incidencia de casos.

Protesta contra las medidas del gobierno para frenar el COVID-19 el día de discusión en la cámara baja del parlamento alemán, en Berlín. Foto: Reuters
Protesta contra las medidas del gobierno para frenar el COVID-19 el día de discusión en la cámara baja del parlamento alemán, en Berlín. Foto: Reuters

El Parlamento aprobó este miércoles la polémica reforma de una ley que reforzará los poderes del gobierno de Angela Merkel para imponer medidas contra el COVID-19, entre fuertes protestas que enfrentaron a la policía y a miles de manifestantes en Berlín.

La nueva ley, que prevé la imposición automática de fuertes restricciones cuando una zona alcance una alta incidencia de casos, se adoptó gracias a los votos de los conservadores y de los socialdemócratas, aliados en una coalición gubernamental. En total, 342 diputados votaron a favor, 250 en contra y 64 se abstuvieron.

Mientras los diputados votaban la reforma, cerca de 8.000 manifestantes protestaban contra la nueva ley no muy lejos del edificio del Reichstag, que alberga el Parlamento alemán.

La policía recurrió a gases lacrimógenos para dispersarlos, e informó de siete arrestos, asegurando que algunos congregados lanzaron proyectiles contra los agentes.

Los manifestantes no llevaban mascarillas sanitarias ni estaban respetando las distancias de seguridad, y la mayoría rechazó moverse de allí, gritando lemas como "¡Nosotros somos el pueblo!", "¡Basta de confinamiento!" o "Defendemos nuestras libertades", observó una periodista de la AFP.

Tras esta votación el texto tendrá que pasar por el Bundesrat (Consejo Federal, cámara alta), probablemente el jueves, antes de entrar en vigor.

Para el gobierno es crucial tomar el control de la gestión de la pandemia, que ha provocado en un año más de 80.000 muertos en el país, azotado ahora por una tercera ola que parece no haber llegado aún a su punto más alto.

"Vacunar y hacer test ya no basta" para "romper esta tercera ola", lanzó el ministro de Salud, Jens Spahn, ante la asamblea, calificando la situación de "muy grave".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error