partido de Cristina perdió la mayoría en Diputados pero se consolida en Senado

Un Parlamento agridulce para los elecciones provinciales

El kirchnerismo dejará de tener la mayoría de diputados que le dio el control del Parlamento por años, aunque sumará bancas de senadores, según los resultados de las elecciones del domingo.

Si no puede ver el interactivo haga click aquí 

Además de elegir presidente, y de algunos gobernadores de provincia, los argentinos votaron el domingo la renovación de parte de la Cámara de Diputados y del Senado. Se trata de una instancia que realizan cada dos años, por lo que el relacionamiento con los legisladores que logre el futuro mandatario, deberá reconstruirlo al cabo de ese periodo.

En Diputados, el Frente para la Victoria (FPV), de Cristina Fernández, dejará de tener 26 bancas y reunirá en total 117 diputados. Es decir, lejos de los 129 que exige el quórum.

Se trata de un resultado inesperado para los kirchneristas, que pretendían un mejor desempeño en Buenos Aires —la provincia que más diputados aporta— donde sólo cosecharon 14 de los 37 diputados a ser elegidos.

En los otros distritos que aportan numerosos representantes para esta cámara, el kirchnerismo salió tercero en Córdoba (obtuvo dos de las nueve bancas en juego) mientras que en Santa Fe pudo exhibir un triunfo (ganar cuatro de las 10 bancas correspondientes a esa provincia).

La oposición, en contrapartida, tendrá 29 diputados adicionales. La alianza Cambiemos, de Mauricio Macri, tendría una fuerza legislativa de 91 miembros (41 de su partido, el Pro, y 50 de la Unión Cívica Radical (UCR). No obstante la Coalición Cívica y la UCR (partidos que acompañaron a Macri en la elección a presidente) ya anticiparon que preservarán sus respectivas identidades en el futuro Parlamento.

También crecerá el peronismo no oficialista en la futura Cámara de Diputados: allí se conjugan los bloques del Frente Renovador, de Sergio Massa; de Compromiso Federal, de los hermanos Rodríguez Saá, y de Unión por Córdoba, de José Manuel de la Sota.

En la Cámara de Senadores la historia fue opuesta y tuvo una de las pocas alegrías para el kirchnerismo. Allí, el sector de la presidenta argentina ganó dos bancas más, con lo que consolidará la condición de clara mayoría que posee en la Cámara alta. Es decir, pasará a tener 42 miembros en el Senado (el quórum que se exige es de 37) a partir del próximo 10 de diciembre.

En la oposición, disminuirá la presencia de la Unión Cívica Radical (en tres bancas) y un aumento de dos del bloque de Sergio Massa y en una del sector Pro de Mauricio Macri.

En este contexto, el Frente para la Victoria, además de tener mayoría en esta cámara, quedará muy cerca de los dos tercios del cuerpo (48 senadores sobre un total de 72 miembros), cifra que le garantizaría la votación sin contratiempos de cuestiones clave, como la designación de las dos vacantes de la Corte Suprema de Justicia.

Relación.

En la Cámara de Diputados, hay una clara fragmentación de los partidos políticos, por lo que se hace imperativo el diálogo para llegar a acuerdos. "El Congreso va a pasar a ser un elemento muy importante en el próximo Gobierno", dijo el analista político Ricardo Rouvier.

En este sentido, gane Scioli o Macri, el nuevo mandatario estará obligado a dialogar para conseguir que el Poder Legislativo respalde sus iniciativas.

Macri parece más acostumbrado a hacerlo sin contar con buena representación parlamentaria de su partido durante su gestión como alcalde de la ciudad de Buenos Aires. Durante su administración, su fuerza política nunca tuvo mayoría y, aún así, pudo avanzar en las leyes que se propuso y hacer obras que lo catapultaron a la candidatura por la presidencia.

A su vez, desde el entorno de Macri creen que los peronistas podrían respaldar sus iniciativas en el Parlamento. La fórmula sería con un Macri dispuesto a negociar con gobernadores del Frente Para la Victoria con fondos y obras públicas para las provincias que gobierne la fuerza de Cristina Fernández. "Y a cambio, sus legisladores podrían prestar su respaldo en el Congreso", confían en el entorno del candidato.

Pero la relación de fuerzas podría variar en la renovación parlamentaria en dos años. En ese momento habrá que barajar y dar de nuevo.

La dinastía kirchner en Santa Cruz

Alicia Kirchner, la hermana de Néstor, cuñada de Cristina, y actual ministra de Desarrollo Social, será la gobernadora de la provincia de Santa Cruz, tras haber ganado las elecciones provinciales del domingo. El triunfo de los Kirchner garantiza la continuidad del apellido presidencial en la política activa argentina. Si bien Alicia Kirchner será la que gobierne la provincia, la aspirante tuvo que sumar los votos de otro candidato, gracias a una ley, respaldada por la mayoría kirchnerista, con el objetivo de imponerse a la oposición, resalta un informe de la BBC.

Esa ley permite sumar los votos de diferentes candidatos de un mismo partido en torno al ganador. Es decir, se trata de una suerte de elección interna donde todo va a ganador. También Máximo Kichner, hijo de la mandataria y del fallecido expresidente Néstor Kirchner, aseguró su banca de diputado al Congreso Nacional, con el 54,7 % de los votos. Desde la capital, entonces, Máximo liderará la agrupación juvenil La Cámpora, uno de los apoyos fundamentales para Cristina Fernández de Kirchner en los últimos años, con cargos de relevancia en en el gabinete de gobierno.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados