VEA LOS VIDEOS

París fue el centro del mundo

Una marea humana de 4 millones de personas, que incluyó en París a unos 50 líderes de Europa y el resto del mundo, inundó ayer las calles de toda Francia en repudio de los atentados islamistas que dejaron 17 muertos esta semana.

Algunos marcharon en silencio, otros cantaron "La Marsellesa" o gritaron "¡Charlie, libertad!", "¡No pasarán!" y "¡Viva Francia!". "París es hoy la capital del mundo. Todo el país se elevará hacia lo mejor que tiene", afirmó el presidente francés, François Hollande.

Historiadores señalaron que se trató de la mayor concentración en París desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Apenas separados por el presidente de Malí Ibrahim Boubacar Keita y la "pareja" franco-alemana de François Hollande y Angela Merkel tomados del brazo, la marcha reunió en la misma fila, y a escasos metros de distancia, al israelí Benjamin Netanyahu y al palestino Mahmud Abas, que no se hablan desde hace más de cuatro años.

El británico David Cameron, el español Mariano Rajoy y el italiano Matteo Renzi también participaron en la manifestación, realizada bajo un sol bastante generoso para un día de invierno y alguna llovizna esporádica, sin efecto sobre la muchedumbre que abarrotó las plazas de la República y de la Nación en el este de París.

Además, familiares y allegados de las 17 víctimas que murieron en los ataques estuvieron en la primera fila.

Hollande abrazó uno por uno a los dirigentes extranjeros, a los familiares de las víctimas y tomó en sus brazos a algunos miembros de la redacción del semanario satírico Charlie Hebdo, que llevaban en la cabeza una cinta blanca con el lema "Charlie" escrito en negro. Fue probablemente uno de los momentos de mayor emoción de la jornada.

Multitudes.

Unos cuatro millones de personas participaron en las marchas en todo el país. Un portavoz del Ministerio del Interior dijo que entre 1,2 y 1,6 millones de personas se manifestaron en París y que más de 2,5 millones lo hicieron en otras ciudades francesas.

Se vieron muchas lágrimas, en una Francia enlutada tras los sangrientos ataques al semanario Charlie Hebdo y la toma de rehenes en un supermercado judío de París. Pero también hubo expresiones de comunión y de determinación de no ceder ante la intolerancia y el fundamentalismo.

"Soy francés y no tengo miedo", "Que corra la tinta, no la sangre", o simplemente "Libertad, Libertad", fueron algunos gritos que se elevaron de esta marea humana.

"Soy marroquí, musulmana y nacida en Francia(...) Yo soy Francia, ¡Viva la Libertad!", proclama Myriam, una mujer de unos 40 años.

"No vamos a dejar que un pequeño grupo de rufianes dirijan nuestra vida", sostuvo Fanny Appelbaum, de 75 años, quien dijo haber perdido a dos hermanas y un hermano en el campo de concentración nazi de Auschwitz. "Hoy, todos somos uno", agregó.

"Soy Charlie, policía, judío", fue uno de los lemas de la marcha. "Charlie Akhbar", rezaba un cartel que hacía alusión a aquel de "Alá u Akhbar" gritado por los hermanos Said y Chérif Kouachi cuando abrieron fuego en la redacción de la revista satírica el pasado miércoles.

Otros carteles tenían consignas como "Charlie ama al Profeta" y "Estoy en contra de la islamofobia".

Marchas y actos similares se registraron en numerosas ciudades de Francia, así como en Europa, aunque también en Argentina, Venezuela, Israel, Líbano y Canadá hubo demostraciones de condena al terrorismo.

Si no puede ver el video haga click aquí

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)