Opinión

El papel de Lula

Cuando la resaca de la derrota pase, la izquierda tendrá que enfrentar un debate interno serio. Es sobre la responsabilidad de Lula y de los suyos.

Luiz Inácio “Lula” Da Silva. Foto: EFE
Luiz Inácio “Lula” Da Silva. Foto: EFE

El expresidente, que cuenta entre el 20 y el 30% de las preferencias electorales, usó esta influencia para secuestrar la campaña desde su inicio. Se mantuvo para que Ciro Gomes no pudiera montar su alianza con el PSB. Cuando finalmente llegó a la segunda vuelta, él y los lulistas se negaron a ceder espacio para la construcción de un frente amplio que perdiera la cara petista y se convirtiera en un espacio donde otras fuerzas pudieran sentirse cómodas. Es sintomático que Ciro y el expresidente Fernando Henrique, aun habiendo demostrado su rechazo a la candidatura Bolsonaro, no hayan apoyado oficialmente a Haddad. Gatos escaldados, no quisieron exponerse a un drible de Lula.

La presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, hizo en Curitiba discursos prometiendo a "Lula libre" en caso de victoria, aunque con plena conciencia de que el mayor adversario de Haddad era el virulento antipetismo que dominó esta campaña. Parecía estar boicoteando. O vive en un universo paralelo.

Al jugar en todo o nada esta campaña, atropellando a quien pasara por delante y jugando prácticamente solo, Lula perdió. Bolsonaro le debe un agradecimiento. Queda por saber lo que el resto de la izquierda piensa. Si continuará tratando al expresidente como víctima o percibirá que el eximio jugador político se equivocó, leyó mal el tablero y contribuyó a este resultado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)