LA IGLESIA DE FRANCISCO

Papa Francisco ordena 17 nuevos cardenales; solo tres son europeos

De América del Sur se sumaron al colegio un venezolano y un brasileño.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Francisco ayer en la ordenación de los nuevos cardenales. Foto: AFP

El papa Francisco ordenó ayer sábado a 17 nuevos cardenales (13 de ellos con derecho a voto en un futuro cónclave para elegir nuevo pontífice). Con los nuevos cardenales, Francisco va hacia un colegio de cardenales menos europeo.

El nuevo colegio está integrado por 228 miembros, susceptibles de asistir al Papa en su actividad diaria, pero solamente 121 de ellos (pronto 120) tienen menos de 80 años y pueden participar en el famoso cónclave que elige a un nuevo Papa. Y pueden potencialmente suceder a Francisco.

El Papa, de 79 años, que ha creado cardenales por tercera vez desde su elección en 2013, ya ha nombrado personalmente a más de una tercera parte de los cardenales electores.

Al revelar los nombres de los elegidos, el pontífice había dicho que su elección refleja una vez más la "universalidad de la Iglesia" en oposición a una tradición más centrada en el pasado en Europa, o incluso en la misma Italia.

De los 13 nuevos cardenales con derecho a voto tres son europeos, tres estadounidenses, uno mexicano, uno venezolano, uno brasileño, dos africanos, un asiático y uno de Oceanía. Cuatro cardenales de más de 80 años —no electores por tanto— tienen un estatuto más bien honorífico.

En la lista de los nuevos cardenales están los arzobispos de Madrid, Carlos Osoro; de Mérida (Venezuela), Baltazar Enrique Porras Cardozo; de Tlalnepantla (México), Carlos Aguiar Retes, y el de Brasilia (Brasil), Sérgio da Rocha.

Procedentes de Estados Unidos, han recibido esta distinción el arzobispo de Chicago, Blase J. Cupich, y el de Indianápolis, Joseph William Tobin, así como el prefecto del Dicasterio para los Laicos, la Familia y la Vida, Kevin Joseph Farrell.

También el nuncio apostólico en Siria, el italiano Mario Zenari, y el arzobispo de Bélgica, Jozef De Kesel; de República Centroafricana, Dieudonné Nzapalainga; de Bangladesh, Patrick DRozario; de Isla Mauricio, Maurice Piat; y de Papúa Nueva Guinea, John Ribat.

Los cuatro cardenales que no podrán participar en la elección por exceder los 80 años son los arzobispos eméritos de Malasia, Anthony Soter Fernandez, y de Italia, Renato Corti; el obispo emérito de Lesoto, Sebastian Koto Khoarai, y el presbítero de Albania, Ernest Simoni.

La historia de este religioso conmovió al papa Francisco.

Simoni, de 88 años, es un simple sacerdote albanés, perseguido durante la dictadura comunista del tirano Enver Hoxha. Condenado a muerte por haber celebrado una misa en memoria del presidente estadounidense John Kennedy, Simoni purgó 18 años de trabajos forzados. Al visitar Albania en 2014, el papa Francisco había quedado impresionado y emocionado por la vida de este resistente católico.

El pontífice argentino, al que le gusta declinar la palabra "periferias", nombró cardenales en Lesotho, en Papuasia-Nueva Guinea, en la isla Mauricio, en Bangladés y en Malasia, países que tienen por primera vez un cardenal.

En el nuevo cónclave serán ahora un 45% de electores de Europa (contra 52% cuando el papa Francisco fue elegido en marzo de 2013), 14% de América del Norte, 12% de África, 12% de Asia, 11% de América del Sur, 3% de América Central y 3% de Oceanía.

Este cambio refleja más con la presencia mayoritaria de creyentes en el hemisferio sur del planeta, mientras Europa se seculariza, dicen los vaticanistas.

Alerta por "epidemia de enemistad" entre razas.

El papa Francisco dijo ayer sábado que una "epidemia de enemistad" contra gente de otras razas o religiones está hiriendo a los más débiles en la sociedad, advirtiendo sobre el auge del nacionalismo populista. "Vemos, por ejemplo, como rápidamente el que está a nuestro lado ya no solo posee el estado de desconocido o inmigrante o refugiado, sino que se convierte en una amenaza", dijo el Sumo Pontífice en una ceremonia para designar nuevos cardenales. "Enemigo por venir de una tierra lejana o por tener otras costumbres. Enemigo por su color de piel, por su idioma o su condición social, enemigo por pensar diferente e inclusive por tener otra fe", agregó. Si bien no nombró a ningún país, Francisco pareció referirse a las actitudes contra los inmigrantes y contra los musulmanes. REUTERS

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados