La crisis en la Iglesia

Papa Francisco continúa con la limpieza en la Iglesia de Chile

Cesó a otros dos obispos acusados de abusos sexuales; van siete religiosos “renunciados”.

Una pancarta gigante con un retrato del Papa Francisco se exhibe fuera de la catedral de Vilnius, en víspera de su llegada. Foto: AFP
Una pancarta gigante con un retrato del Papa Francisco se exhibe fuera de la catedral de Vilnius, en víspera de su llegada. Foto: AFP

El papa Francisco sigue con la limpieza de la Iglesia chilena, azotada por las denuncias de abusos sexuales a menores. Francisco cesó ayer viernes a otros dos obispos, elevando a siete el número de religiosos apartados de la Iglesia por su implicancia en los abusos sexuales.

Los cesados ayer son Carlos Eduardo Pellegrín Barrera, obispo de Chillán, y Cristián Enrique Contreras Molina, obispo de San Felipe.

Tras conocer la decisión, Pellegrín (60) pidió perdón por "no haber estado a la altura que requiere mi responsabilidad como pastor", y negó las acusaciones en su contra.

"Me reservo el derecho de tomar las acciones legales necesarias contra muchos que me han injuriado", declaró Pellegrín.

Desde agosto pasado la justicia chilena había informado a las autoridades eclesiásticas de la apertura de una investigación contra este obispo tras una serie de acusaciones anónimas de abusos sexuales.

Por su lado, el obispo de San Felipe, en la región donde se han registrado el mayor número de denuncias, también está siendo investigado por la justicia por abusos sexuales cometidos hace unos diez años.

"Puedo haber pecado de haber estado más cercano a los sacerdotes, pero no de encubrir a nadie", manifestó Contreras en su defensa.

En un tuit, Juan Carlos Cruz, una de las víctimas más emblemáticas de los abusos cometidos por el poderoso cura chileno Fernando Karadima, celebró la remoción de los estos dos obispos. "¡Alegría para todos en Chile! Dos menos de la banda de delincuentes (...). ¡Ahora a responder ante la justicia por abuso y encubrimiento! De a poco limpiando", escribió.

En mayo pasado los obispos chilenos, más de una treintena, presentaron su renuncia en bloque tras reunirse con Francisco, a quien las víctimas piden que aplique "tolerancia cero" contra la pedofilia.

Ante la avalancha de denuncias de abusos cometidos en Chile por curas y obispos, el papa ha decidido evaluar cada caso de manera individual, y por ello las notificaciones llegan en forma gradual.

Gira báltica

El papa Francisco iniciará hoy sábado una gira por Lituania, Letonia y Estonia, donde recordará la ocupación soviética y nazi que sufrieron estos países bálticos. Francisco arribará a estos países 25 años después de la visita de Juan Pablo II, a los dos años de la desintegración de la URSS. Mientras que Juan Pablo II llegó en pleno entusiasmo y cuando aún se retiraban las tropas soviéticas, Francisco viajará a tres países integrados en la Unión Europea y con pésimas relaciones con Rusia.

El papa hasta ahora ha aceptado la renuncia de siete obispos chilenos, los cuales han sido sustituidos por administradores apostólicos. De las 27 jurisdicciones eclesiásticas de Chile, ocho se encuentran vacantes y a cargo de administradores apostólicos. Entre los obispos que han sido cesados figuran el de Osorno (Juan Barros), Valparaíso (Gonzalo Duarte), Puerto Montt (Cristián Caro), Rancagua (Alejandro Goic) y Talca (Horacio Valenzuela).

El anuncio del Vaticano de los dos nuevos cesados fue hecho después de que Francisco recibiera ayer viernes al arzobispo de Concepción, Fernando Chomali, considerado entre los candidatos a remplazar al controvertido cardenal Ricardo Ezzati, arzobispo de Santiago de Chile. Ezzati tiene pendiente un interrogatorio en calidad de imputado por el eventual encubrimiento de abusos cometidos por el excanciller del arzobispado, Óscar Muñoz.

Esta semana la Justicia chilena revocó la prisión preventiva que pesaba sobre Muñoz, imputado por la presunta comisión de abusos sexuales de cinco menores en casos que datan del año 2002, y le dejó con arresto domiciliario nocturno.

Una espina.

La justicia chile-na ha abierto hasta ahora 119 causas por casos de abusos sexuales y encubrimiento en el seno de la Iglesia católica y ha allanado varias sedes de obispados. En total, hay 167 imputados y se han identificado 178 víctimas.

La Iglesia católica ha sido sacudida durante los últimos 25 años por numerosos escándalos de pedofilia en varios países, desde Estados Unidos hasta Irlanda y Australia, una verdadera espina para el pontificado de Francisco.

Por eso el papa convocó para febrero del 2019 en el Vaticano a todos los presidentes de las 112 conferencias episcopales. "Se espera que esa cumbre sea un verdadero punto de inflexión, radical, convincente, estructural y urgente" de encarar el fenómeno de la pedofilia en la iglesia, escribió el religioso chileno Luis Badilla para la página Religión Digital.

En este marco, las víctimas de abusos sexuales de la Congregación de los Hermanos Maristas exigieron ayer viernes en Chile la expulsión de todos los sacerdotes que son indagados por los delitos cometidos contra menores de edad entre los años 1970 y el 2000.

Las víctimas exigen "mano dura", tal como ocurrió con el sacerdote Cristián Precht, quien fue expulsado por el Vaticano a raíz de nuevas denuncias de abusos contra menores, además de estar vinculado al llamado Caso Maristas.

"Pedimos que los delincuentes que aparecen en el informe como abusadores de menores sean expulsados de la Congregación, y que esta sea una resolución rápida, tan rápida como la que tomó el papa con Precht", dijo Gonzalo Dezere-ga, uno de los voceros de las víctimas.

"Se necesitan mujeres en la formación de los sacerdotes"
Lucetta Scaraffia. Foto: Wikimedia Commons

La intelectual italiana y coordinadora de suplemento femenino del diario vaticano LOsservatore Romano, Lucetta Scaraffia, asegura que para resolver el problema de la pederastia en el clero se necesitan más mujeres en la formación de los sacerdotes.

Scaraffia es desde 2012 la coordinadora del suplemento mensual Donne, Chiesa, Mondo (Mujeres, Iglesia, Mundo) que revolucionó con su publicación la comunicación vaticana, pues por primera vez se dedicaba una publicación solo para escuchar la voz de las mujeres.

Se asegura que el papa Francisco tiene a esta intelectual católica, con una pasado de no creyente y que se define siempre como feminista, en alta estima.

En una entrevista con EFE, Scaraffia abordó el escándalo de los abusos sexuales por parte de religiosos. Para esta historiadora y periodista, es necesario "un cambio radical en la formación de los sacerdotes" para atajar este problema. Y esta formación tiene que comenzar con un "cambio en la relación que los sacerdotes tienen con las mujeres y empezar a tener mujeres en una posición superior, como profesoras, conferenciantes..., así como estudiar menos teología y más historia". "Se necesita un mayor contacto con la realidad" en los seminarios, asegura. Para Scaraffia, la abolición del celibato no resolvería el problema porque recuerda "que la mayor parte de los casos de abusos sexuales a menores se producen en el seno de las familias". Scaraffia denuncia además que al igual que en el mundo laico, en la Iglesia católica también existe el "arribismo" y "los hombres ven a las mujeres como las que te quieren quitar el puesto" y por ello "no es bien visto el ingreso de la mujeres en las jerarquías eclesiásticas". El problema es que "no están acostumbrados a tener a mujeres al lado. Es que ni lo piensan", añade.

Scaraffia escribió junto con Silvina Pérez (directora de la edición en español de LOsservatore Romano) el libro Francisco. El papa americano.

EXTRADITADO DESDE MARRUECOS

Cae 26 años después de abusar

Un sacerdote católico estadounidense, fugitivo de la justicia desde 1992 acusado de abusar sexualmente de un niño, fue extraditado desde Marruecos para ser juzgado en su país. Arthur Perrault, de 80 años, fue imputado por "abuso sexual agravado a un menor de 12 años" entre 1991 y 1992, cuando servía de capellán de la base aérea Kirtland, cerca de Albuquerque, Nuevo México. "La acusación formal supone un gran abuso de confianza por parte de un individuo mayormente considerado consejero de gente joven y una figura respetada en la comunidad", dijo el fiscal John Anderson, citado en un comunicado del Departamento de Justicia.

Según los investigadores, el sacerdote huyó primero a Canadá y luego a Marruecos.

Bannon y su academia católica
Steve Bannon. Foto: Reuters.

Steve Bannon, el exestratega electoral de Donald Trump, continúa su campaña para crear un frente populista y ultraderechista en Europa. Ahora aliado con el ala conservadora de la Iglesia católica prepara una Academia en un antiguo monasterio en Italia. "Fue Bannon quien nos animó a hacer este proyecto. La idea era defender el concepto del Occidente de base judeocristiana", dijo a EFE Benjamín Harnwell, fundador y presidente del Instituto católico Dignitatis Humanae con quien fundará la Academia. Bannon asegura que Harn-well es el "hombre más inteligente en Roma". Harnwell explica que la función de su instituto es ser "un instrumento para ayudar a los políticos cristianos a ser plenamente cristianos en el trabajo público". Y ahora se ha dado un paso más, como la creación de esta academia en la que colaborarán en su plan de estudios tanto Bannon como el cardenal estadounidense Raymond Leo Burke, cabeza de la corriente conservadora contra el papa Francisco y al que incluso ha acusado de herejías.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)