Los nuevos santos de la Iglesia Católica

Papa Francisco canoniza mañana a monseñor Romero y a Pablo VI

“Los dos nuevos santos representan el compromiso por un mundo mejor”.

Monseñor salvadoreño Oscar Romero y el papa italiano Pablo VI (Giovanni Montini). Foto: Archivo
Monseñor salvadoreño Oscar Romero y el papa italiano Pablo VI (Giovanni Montini). Foto: Archivo

El papa Francisco canonizará mañana domingo al arzobispo salvadoreño Óscar Romero, emblema de una iglesia comprometida con los pobres, y al papa italiano Pablo VI, el pontífice que condenó la píldora anticonceptiva.

La ceremonia será en la plaza de San Pedro ante miles de personas, religiosos y autoridades de los dos continentes, entre ellos 7.000 salvadoreños que viajaron para la canonización de Romero (1917-1980), asesinado en 1980 por los escuadrones de la muerte mientras oficiaba una misa.

Por décadas acusado de ser marxista y cercano a la Teología de la Liberación, Romero será venerado en los altares como un ejemplo para los católicos de todo el mundo por su denuncia de las injusticias sociales y la defensa de los derechos humanos.

"Es un regalo de Dios para el pueblo salvadoreño, que está sufriendo por tanto crimen de la violencia social", aseguró su hermano, Gaspar Romero, quien viajó a Roma para la ceremonia junto con otros siete familiares.

La canonización de Romero en el Vaticano, donde contó con numerosos enemigos, reivindica también la figura de un obispo que fue perseguido, humillado y amenazado inclusive por la propia curia romana.

"El camino para llegar a ser santo estuvo lleno de dificultades. No era un revolucionario, pero varios cardenales latinoamericanos hicieron de todo para bloquear el proceso porque lo identificaban con la Teología de la Liberación", explicó el profesor Roberto Morozzo Della Rocca, autor de una extensa biografía sobre el obispo salvadoreño.

La canonización de Pablo VI, pontífice de 1963 a 1978, figura histórica del Concilio Vaticano II, que modernizó a la iglesia y mejoró la mala relación con el judaísmo, premia a un pontífice que pasó a la historia por irritar a los conservadores y a los liberales. Con sus reformas molestó a los conservadores y luego a los liberales por haber firmado en 1968 la controvertida encíclica Humane Vitae (De la vida humana), que incluyó la prohibición de la píldora anticonceptiva.

Será el tercer papa que Francisco convierte en santo después de Juan XXIII (1958-1963) y Juan Pablo II (1978-2005).

"Los dos nuevos santos son figuras que representan el diálogo y el compromiso por los demás y por un mundo más justo", comentó a la AFP monseñor Vincenzo Paglia, postulador de la causa de canonización de Romero.

Además de Romero y Pablo VI, también serán elevados a los altares la monja española Nazaria Ignacia de Santa Teresa de Jesús, los sacerdotes italianos Vincenzo Romano y Francesco Spinelli, la monja alemana María Caterina Kasper y el laico italiano Nunzio Sulprizio.

El presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, y su esposa, Margarita Villalta, viajaron al Vaticano para la ceremonia de canonización de Romero.

Hoy sábado, en la víspera de la canonización, Sánchez Cerén y su esposa asistirán a la ceremonia de develación de una escultura de monseñor Romero en la Plaza Jardín El Salvador, en Roma, y serán acompañados de la alcaldesa de la capital italiana, Virginia Raggi, y del cardenal salvadoreño, Gregorio Rosa Chávez.

El domingo, antes de la canonización, el mandatario será recibidos por el papa Francisco.

El cordón con sangre y la Casulla de la misa

El papa ha cesado a siete de los obispos chilenos. Foto: AFP
Foto: AFP

El papa Francisco usará el cíngulo (cordón) con sangre que pertenecía a monseñor Óscar Romero durante la ceremonia de canonización mañana domingo del religioso salvadoreño en la plaza de San Pedro. El papa pidió usar la vestimenta litúrgica que Romero llevaba en la cintura el día de su asesinato en 1980 mientras oficiaba la misa en la capilla de un hospital en el norte de San Salvador. El pontífice usará además la casulla del papa Pablo VI, quien también será canonizado en el curso de la misma ceremonia. Con ese gesto el papa quiere "mostrar su cercanía a los dos nuevos santos", dijo una fuente del Vaticano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º