Vaticano

El Papa cesa a otros dos obispos chilenos por abusos sexuales

Suman cinco los relevos, entre ellos el polémico Barros; Francisco ordenó ayer a 14 nuevos cardenales.

Francisco ayer, en la ceremonia de juramento de los nuevos cardenales. Foto: Reuters
VEA EL VIDEO. Foto: Reuters

El papa Francisco aceptó ayer jueves la renuncia de otros dos obispos chilenos. Con ellos ya suman cinco los relevos en la jerarquía de la Iglesia chilena acusada de encubrir o ignorar los abusos sexuales a menores. El Vaticano anunció en un comunicado la dimisión del obispo de Rancagua, Alejandro Goic Karmelic (78), así como del obispo de Talca, Horacio del Carmen Valenzuela Abarca (64).

Todo el episcopado chileno había presentado conjuntamente su dimisión el 18 de mayo tras una serie de encuentros con el papa Francisco en el Vaticano, un paso inédito en la historia reciente de la Iglesia católica.

Francisco ya había aceptado las renuncias de tres obispos chilenos: el controvertido Juan Barros, al que había defendido durante su viaje en enero a Chile, y dos obispos de más de 75 años que alcanzaban la edad para retirarse.

Juan Barros. El obispo chileno acompañó al papa Francisco durante su visita al país transandino. Foto: Reuters
Juan Barros, el obispo chileno acompañó al papa durante su visita al país. Foto: Reuters

Barros está acusado de encubrir los abusos sexuales reiterados del influyente sacerdote Fernando Karadima, suspendido de por vida en 2011 por el Vaticano por los abusos sexuales a menores, luego de que la Justicia declarase prescritos los cargos. En abril, el Papa recibió a tres víctimas de Karadima a quienes pidió perdón.

El obispo Alejandro Goic presentó su renuncia hace tres años por su avanzada edad, pero el Papa no se la aceptó. Su salida se produce en medio de un escándalo sexual en la diócesis de Rancagua (120 km al sur de Santiago) tras la suspensión de 14 sacerdotes de su región. Estos sacerdotes fueron denunciados por presuntos delitos sexuales consumados en una red denominada La Familia durante al menos una década.

Por su lado, el ahora exobispo de Talca (255 km al sur de Santiago), Horacio del Carmen Valenzuela Abarca, fue uno de los discípulos de Karadima, influyente religioso reconocido como formador de obispos.

Valenzuela es señalado por las víctimas de Karadima como uno de los religiosos que habría ignorado o encubierto los abusos cometidos por éste al igual que Juan Barros.

Dos víctimas de los abusos sexuales de Karadima reaccionaron a través de las redes sociales. "Lento pero seguro... Dos obispos malos y corruptos menos a cargo de gente buena", afirmó en un mensaje de Twitter Juan Carlos Cruz, periodista y víctima de Karadima.

Fernando Karadima, influyente sacerdote chileno condenado por abusos a niños.
Fernando Karadima, influyente sacerdote chileno condenado por abusos a niños.

José Andrés Murillo, otra víctima de Karadima, señaló en su cuenta de Twitter: "Obispo Valenzuela (formado por Karadima y cercano a él) y obispo Goic son sacados de sus diócesis por el Papa. Pasito a pasito".

Nuevos cardenales.

Mientras en Chile se conoció la noticia de los dos ceses de obispos, en el Vaticano el papa Francisco nombraba ayer a 14 nuevos cardenales, once de ellos electores en un posible cónclave, y les recordó que su máxima condecoración es servir y que nunca deben mirar "por encima del hombro a nadie".

Entre los nuevos cardenales están el mexicano Sergio Obeso Rivera, el boliviano Toribio Ticona Porco, y el peruano Pedro Ricardo Barreto Jimeno, a quienes impuso el capelo y anillo cardenalicio, en una ceremonia en la basílica de San Pedro en el Vaticano. De los tres nuevos cardenales latinoamericanos, solo Barreto formaría parte de un posible cónclave para elegir a un nuevo pontífice, ya que los purpurados mexicano y boliviano han superado los 80 años.

Ahora el colegio cardenalicio estará formado por 226 purpurados, 125 electores, de estos 5 de Centroamérica y 13 de Suramérica.

El Papa en la homilía recordó a los nuevos cardenales que "la máxima condecoración" y la "mayor promoción" que pueden obtener es "servir a Cristo en el pueblo fiel de Dios, en el hambriento, en el olvidado, en el encarcelado,en el enfermo, en el tóxico-dependiente, en el abandonado...".

Les instó también a que nunca miren "a los demás por encima del hombro" y que solo es "lícito mirar a una persona desde arriba hacia abajo, cuando la ayudamos a levantarse".

También han ingresado en el colegio cardenalicio, los españoles Luis Ladaria Ferrer, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe y al misionero claretiano Aquilino Bocos Merino.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º