LA TENSIÓN EN MEDIO ORIENTE

Palestinos, fin de acuerdos con Israel y Estados Unidos

Rechazo a la inminente anexión de parte de Cisjordania.

Mahmud Abas, presidente palestino. Foto: EFE
Mahmud Abas, presidente palestino. Foto: EFE - Archivo

El presidente palestino, Mahmud Abás, declaró ayer martes el fin de todos los acuerdos con Israel y Estados Unidos. La decisión tiene lugar en un momento de tensión, con el avance de los planes israelíes de anexar parte de Cisjordania, posibilidad que contempla el plan de paz propuesto por Estados Unidos el pasado enero.

“La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y el Estado de Palestina quedan desde hoy absueltos de todos los acuerdos y entendimientos con los gobiernos americano e israelí y todas las obligaciones contempladas en estos, incluyendo las de seguridad”, dice la resolución de Abás, publicada por la agencia estatal Wafa.

Abás insta a Israel a hacerse cargo de sus obligaciones como potencia ocupante “con todas las consecuencias y repercusiones en base a la ley internacional y humanitaria, en particular la Cuarta Convención de Ginebra”. Esta, recuerda, establece responsabilidades de la seguridad de la población civil ocupada y sus propiedades, veta el castigo colectivo, robo de recursos, anexión de tierras y transferencias de población del ocupante al ocupado, “que suponen graves violaciones y crímenes de guerra”.

Abás reiteró su rechazo a la propuesta de paz estadounidense y condenó el traslado de la embajada a Jerusalén y esa ciudad como capital israelí.

El presidente palestino insistió además en su apoyo a un estado palestino independiente, contiguo y soberano con las fronteras que tenía en 1967, con Jerusalén Este como su capital, “una paz justa y completa basada en la solución de dos estados”.

Por su parte, la Unión Europea (UE) pidió esta semana al nuevo gobierno israelí que renuncie a los proyectos de anexión en Cisjordania, en declaración aprobada por 25 de los 27 estados miembros. “Instamos a Israel a que se abstenga de cualquier decisión unilateral que condujera a la anexión de territorio palestino ocupado, y que sería contraria al derecho internacional”, indica la declaración publicada por el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell.

Los dos países que no apoyaron la resolución de la UE fueron Austria y Hungría.

“La declaración recuerda las posiciones de la UE sobre la necesidad de respetar el derecho internacional y el apoyo a la solución de dos estados, con Jerusalén como futura capital para ambos, único medio para garantizar una paz y una estabilidad duraderas en la región”, explico este martes Peter Stano, portavoz de Josep Borrell.

Según un acuerdo firmado por el nuevo gobierno de unión israelí, que ahora dirige Benjamin Netanyahu, el ejecutivo deberá presentar a partir del 1° de julio su plan de aplicación del proyecto estadounidense, que prevé la anexión a Israel del valle del Jordán y de más de 130 colonias, así como la creación de un Estado palestino en el territorio restante.

Diplomacia de megáfono

Ayer martes Israel acusó a la UE de usar una “diplomacia de megáfono” en respuesta al posicionamiento de Borrell, contra la posible anexión de territorios en Cisjordania propuesta por el nuevo Gobierno israelí.

“Esta ‘diplomacia de megáfono’ no es un sustituto del diálogo diplomático íntimo y no avanzará el papel que la UE busca cumplir”, remarcó en un comunicado del Ministerio de Exteriores israelí.

“Es lamentable que, una vez más, la seguridad de Israel, un aliado clave de la UE, y las amenazas que Israel enfrenta, no hayan sido mencionadas en absoluto y no hayan recibido la centralidad que deberían en un mensaje como este”, señaló el Ministerio de Exteriores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error