Islamabad

En Pakistán anulan condena a muerte de una cristiana

Estaba presa desde 2010 acusada de blasfemia.

Protestas en todo Pakistán por el fallo judicial. Foto: AFP
Protestas en todo Pakistán por el fallo judicial. Foto: AFP

La cristiana Asia Bibi fue absuelta ayer miércoles del delito de blasfemia por el Tribunal Supremo de Pakistán, que anuló la pena de muerte a la que fue condenada en 2010 por insultar al profeta Mahoma y ordenó su liberación, una decisión que ha provocado protestas callejeras de islamistas.

Asia, madre de cinco hijos, será puesta en libertad tras pasar casi ocho años en prisión, en un caso que motivó la indignación internacional.

Los tres jueces del tribunal vieron "graves contradicciones" en las pruebas de la acusación y constataron "mentiras" en el testimonio de las dos mujeres que denunciaron a Asia. "La inevitable (...) conclusión es que la acusación ha fallado a la hora de probar su caso contra la demandada más allá de la duda razonable", remarcaron.

Asia, que fue denunciada en 2009 por unas mujeres que aseguraron que había insultado al islam durante una discusión en un pozo de agua en la región de Punyab, fue sentenciada a muerte en 2010 por blasfemia y perdió el recurso presentado ante el Tribunal Superior de Lahore en 2014.

El fallo fue defendido por el primer ministro paquistaní, Imran Khan, que dio un discurso televisado para asegurar que "la decisión del Tribunal Supremo es acorde con la Constitución" y pidió el fin de las protestas islamistas que ha desatado. "Aquellos que incitan a la violencia en pos de sus objetivos políticos deben ser rechazados. Os pido que no empecéis una confrontación con el Estado", demandó.

Casi inmediatamente después del fallo del TS, radicales islamistas comenzaron a protestar en todo el país.

Uno de los líderes del partido islamista radical Tehreek-e-Labbaik Pakistan (TLP) pidió la muerte de los jueces que han absuelto a Asia.

El caso de Bibi ha provocado al menos dos asesinatos de figuras públicas que la defendieron: del exgobernador de Punyab, Salman Tasir, y de un ministro de Minorías, el cristiano Shahbaz Bhatti, ambos en 2011.

La dura ley antiblasfemia fue establecida en la época colonial británica para evitar choques religiosos, pero en la década de 1980 varias reformas auspiciadas por el dictador Zia-ul-Haq favorecieron el abuso de esta norma. Desde entonces, se han producido un millar de acusaciones por blasfemia, un delito que en Pakistán puede llevar aparejada la pena capital, aunque nunca se aplicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)