RED DE CORRUPCIÓN

Varios países en la red de sobornos de Odebrecht

El grupo brasileño fue multado con US$ 3.500 millones que deberá pagar a Estados Unidos, Suiza y Brasil.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El mayor constructor de América Latina en el más grande escándalo de corrupción. Foto: Reuters

La constructora brasileña Odebrecht, en el corazón del mayor escándalo de corrupción de la historia de Brasil que tiene en jaque al gobierno de Michel Temer y en el banquillo de los acusados al expresidente Lula Da Silva, y su filial Braskem acordaron pagar multas récord de 3.500 millones de dólares a Estados Unidos, Suiza y Brasil por sobornos a funcionarios y políticos de esos tres países. Además, la red de Odebrecht para pagar sobornos a políticos incluye a varios países de América Latina.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos, informó que Odebrecht aceptó pagar al menos 2.600 millones de dólares y Braskem 957 millones. Se trata del mayor caso en Estados Unidos por sobornos pagados por empresas extranjeras.

Las declaraciones de culpabilidad de estas empresas fueron las primeras en Estados Unidos tras la investigación por el caso "Lavado de Auto" en Brasil sobre la corrupción en Petrobras, que ha llevado a decenas de arrestos de políticos.

Odebrecht "se empeñó en un esquema gigantesco y sin paralelo" de sobornos para influenciar contratos y licitaciones "por más de una década", afirmó el Departamento de Justicia. Agrega que las dos empresas, que cotizan en la bolsa de Nueva York, utilizaron el sistema financiero y bancario de Estados Unidos para pagar "centenas de millones de dólares en sobornos". De esa forma, Odebrecht y Braskem habían sido acusadas de "conspiración para violar" la legislación estadounidense contra sobornos. Las empresas admitieron su culpa en una corte federal de Brooklyn, es decir: pagaban sobornos a políticos a cambio de contratos con la petrolera brasileña Petrobras.

Odebrecht es la empresa de ingeniería más grande de América Latina y en Braskem son accionistas Odebrecht y Petrobras.

La subsecretaria adjunta del Departamento de Justicia, Sung-hee Suh, expresó que "Odebrecht y Braskem utilizaron una unidad de negocios de Odebrecht, oculta y funcional, que podríamos llamar Departamento de Sobornos, que pagó sistemáticamente centenas de millones de dólares a funcionarios corruptos en países de tres continentes".

En el caso de Odebrecht, la multa había sido fijada inicialmente en 4.500 millones de dólares aunque ese valor quedó sujeto a un "análisis posterior de la capacidad de pago" de la compañía. Odebrecht mostró en el proceso que "era solamente capaz de pagar hasta 2.600 millones de dólares", informó el Departamento de Justicia. Estados Unidos recibirá el 10% de ese valor y Suiza otro 10%, al tiempo que el 80% restante quedará para Brasil.

En el caso de Braskem, Brasil recibirá el 70% del valor de la multa, mientras que Estados Unidos y Suiza recibirán el 15% cada uno.

Según el Departamento de Justicia, en el proceso quedó en evidencia que a partir de 2001 Odebrecht pagó unos 788 millones de dólares a funcionarios gubernamentales y partidos políticos en diversos países para garantizar contratos. Los brazos de la corrupción se extendieron a países en África y América Latina como Venezuela, Perú, Ecuador, México, Panamá, República Dominicana, Argentina, Colombia y Guatemala.

En el caso de Argentina, Odebrecht, que está siendo investigadas por la justicia de ese país, pagó y generó sobornos por más de 35 millones de dólares entre 2007 y 2014. De acuerdo con una fuente con acceso a la causa, cerca de 100 empresas argentinas están bajo la lupa. La investigación de la Justicia argentina apunta a Julio de Vido, ministro de Planificación de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

En Brasil, 77 ejecutivos de Odebrecht firmaron acuerdos de delación premiada con la fiscalía en relación con las denuncias sobre sobornos a políticos buscando una reducción de sus penas.

Admiten que Temer podría irse antes del gobierno

El senador Cassio Cunha Lima, uno de los líderes del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), reconoció que su aliado Michel Temer puede dejar el cargo antes de finalizar el mandato en 2018. Temer, que fue confirmado en agosto tras la destitución de Dilma Rousseff, enfrentará "algunas dificultades" para concluir su mandato en diciembre de 2018, opinó Cunha Lima. El senador fue el portavoz del bloque del PSDB, agrupación que apoyó el juicio a Rousseff.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados