ORLANDO 

Padre del posible tirador admitió su homofobia y dijo que está "en shock"

Por su parte la exesposa del supuesto autor de la matanza en el club homosexual de Orlando, que causó al menos 50 muertos y 53 heridos, declaró hoy que no era una "persona estable" y que la maltrataba.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Masacre en Orlando. Foto: Efe

"No era una persona estable", declaró la exesposa al diario The Washington Post bajo condición de anonimato porque teme por su seguridad tras la masacre supuestamente cometida por su exmarido, identificado como el estadounidense de origen afgano Omar Mateen.

"Me golpeaba. Venía a casa y empezaba a golpearme porque la colada no estaba acabada o cosas así", afirmó la mujer, que conoció al sospechoso hace ocho años en internet y decidió mudarse a Florida para casarse con él en marzo de 2009.

Al principio de los pocos meses que estuvieron casados, "él parecía un ser humano normal" hasta que se tornó violento, indicó, al precisar que su marido no era muy religioso y hacía ejercicio en el gimnasio con frecuencia.

Según la exesposa, el presunto asesino no dio nunca señales de haberse radicalizado, poseía una pistola de bajo calibre y trabajaba como guardia en un centro de delincuentes juveniles.

Mir Seddique, el padre de Mateen, también descartó los motivos religiosos en el suceso y apuntó a la homofobia. "Esto no tiene nada que ver con la religión", dijo en declaraciones a NBC News, en las que indicó que su hijo se enfadó hace dos meses cuando, durante una visita a Miami, vio a dos hombres besándose.

"Estamos pidiendo disculpas por el incidente. No éramos conscientes de que estuviese planteando ningún tipo de acción. Estamos en estado de shock al igual que todo el país", dijo.

De acuerdo con su exmujer, la familia de Mateen procedía de Afganistán, pero él nació en Nueva York y se mudó posteriormente a Florida con sus familiares.

Mustafa Abasin, que atendió al teléfono en la dirección en la que residía Mateen en Port Saint Lucie, situada a 200 kilómetros al sur de Orlando y 185 al norte de Miami, dijo a NBC News que estaban "impactados" con lo sucedido y están colaborando con las autoridades en la investigación.

Mateen, que portaba un fusil de asalto y una pistola, murió en un enfrentamiento con la Policía, que entró al local para liberar a los rehenes que él había tomado después de disparar a diestro y siniestro.

El congresista demócrata por Florida Alan Grayson indicó en la misma conferencia de prensa de que no hay evidencias de que haya otras personas o grupos relacionados con este suceso y explicó que agentes acudieron a la casa del sospechoso para recabar información de sus computadoras, escritos y mensajes en las redes sociales.

La Policía de Orlando informó hoy que las víctimas mortales de la matanza en el club Pulse de Orlando ascienden a 50 personas, a los que hay que sumar 53 heridos. Si bien no han otorgado información se da por seguro que había muchos hispanos entre el público, atraídos por una "Latin Nigth. Reggaeton, Bachata, Merengue, Salsa", según rezaba el cartel de la discoteca.

El tiroteo, que empezó en torno a las 02.00 hora local (06.00 GMT), está siendo investigado como un acto de terrorismo

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados