TRAGEDIA AMBIENTAL

El pacto de la Amazonia para apagar los incendios

El tratado obliga a trabajos conjuntos de mitigación, protección y prevención en la selva; coordinación de las naciones para enfrentar la deforestación y el narcotráfico, entre otras medidas.

Incendios en la Amazonia. Foto: Reuters
Desde enero hasta el 5 se septiembre, se han contabilizado en Brasil 96.500 focos, el 51,4% en la región amazónica. Foto: Reuters

Siete de los nueve países que comparten la Amazonia pactaron ayer viernes en Colombia medidas de protección para defender la mayor selva tropical del planeta, azotada por incendios y deforestación. A la cumbre asistieron Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia, Brasil, Guyana y Surinam. Solo faltaron Venezuela, que no fue invitada, y la Guyana Francesa, territorio de ultramar de Francia.

Los presidentes Evo Morales de Bolivia, Iván Duque de Colombia, Lenín Moreno de Ecuador y Martín Vizcarra de Perú, además del vicepresidente de Surinam, Michael Adhin, y un ministro de Guyana se dieron cita en la ciudad amazónica de Leticia.

Cuestionado internacionalmente por sus respuestas a los graves incendios en la Amazonia brasileña, el presidente Jair Bolsonaro -quien intervino vía conferencia tras ausentarse por razones médicas- abogó porque el mensaje de la cumbre apuntara a que la soberanía de cada nación sobre la Amazonia fuera “innegociable”.

“Tenemos que tomar una posición firme de defensa de nuestra soberanía que sirva también para que cada país pueda dentro de su tierra desarrollar la mejor política para la región amazónica”, declaró.

Las llamas que arrasan una parte de la Amazonia de Brasil, donde está el 60% de esa selva, han provocado una crisis ambiental y diplomática para su gobierno, que propugna la explotación minera en reservas indígenas y áreas protegidas.

Bolsonaro afirmó que las críticas en contra de su manejo de la crisis ambiental -disparadas principalmente por el mandatario francés, Emmanuel Macron- responden a “personas de otro mundo que verdaderamente quieren apropiarse” de las riquezas de la Amazonía. “El señor presidente de Francia se precipitó con lo que hizo (cuestionar la soberanía de Brasil sobre la Amazonía), pero el plan para convertir esa gran área en patrimonio mundial sigue en el tablero”, aseguró.

Incendio forestal en la Amazonia. Foto: Aizar Raldes. (AFP)
Incendio forestal en la Amazonia. Foto: Aizar Raldes. (AFP)

El texto final recogió el pedido de Bolsonaro, representado en Leticia por su canciller Ernesto Araújo, de reafirmar “los derechos soberanos de los países de la región Amazónica sobre sus territorios y sus recursos naturales”.

En Brasil, desde enero hasta el 5 de septiembre, los satélites del instituto de observaciones espaciales (INPE) contabilizaron 96.596 focos de incendio, un 51,4% de ellos en la región amazónica.

El tratado obliga a trabajos conjuntos de mitigación, protección y prevención en la selva; coordinación de las naciones para enfrentar las causas de la deforestación, como la minería, el narcotráfico, extensión ilegal de la frontera agrícola o explotación ilegal de minerales.

Además de crear una red amazónica de cooperación ante desastres naturales y movilizar recursos, públicos y privados, para implementar el pacto, según lo firmado.

Los signatarios del Pacto de Leticia volverán a reunirse en la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático que se realizará en Santiago de Chile en diciembre.

Los países amazónicos propusieron un sistema de vigilancia de la selva con satélites, la unificación y coordinación de esfuerzos para atender emergencias ocasionadas por los incendios y una mayor financiación con recursos propios y de la comunidad internacional, según el gobierno de Colombia.

El presidente boliviano Evo Morales propuso incorporar al acuerdo al venezolano Nicolás Maduro, cuyo régimen no es reconocido por la mayoría de los países de Sudamérica. “Debemos entrar todos y todas sin exclusión, sin marginación. Las diferencias ideológicas deben pasar al segundo lugar, lo primero es el derecho de la madre tierra”, dijo.

La cifra récord de incendios que asolan la Amazonia, que proporciona el 20% de oxígeno del planeta y alberga a unos tres millones de especies de plantas y animales, forzó al presidente brasileño a enviar militares para ayudar en la lucha contra el fuego.

La Amazonía, un 60% de la cual se encuentra en Brasil, es considerada un punto clave de biodiversidad en la que habitan aproximadamente un millón de indígenas de unas 500 tribus.

La densa selva absorbe una enorme cantidad del dióxido de carbono del mundo, un gas de efecto invernadero que se cree es el mayor factor detrás del cambio climático. Los científicos dicen que preservarla es vital para combatir el calentamiento global.

Los incendios en la Amazonía a menudo son provocados para despejar la tierra que después es usada para agricultura y ganadería.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados