La Crisis Política en Nicaragua

Ortega se lanza contra la Iglesia católica: "golpistas"

Acusó a obispos de usar los templos para esconder armas.

Daniel Ortega: se ha negado a adelantar un año las elecciones. Foto: AFP
Daniel Ortega: se ha negado a adelantar un año las elecciones. Foto: AFP

Daniel Ortega, como cualquiera al frente de un régimen tambaleante, ve conspiraciones por todos lados. Ahora el otrora guerrillero sandinista cargó contra los obispos de Nicaragua, a los que acusó nada menos que de "golpistas", y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, amenazó con enviarlos ante la Justicia.

"Me dolió que mis señores obispos tuvieran esa actitud de golpistas (...) ellos se descalificaron como mediadores, como testigos (en el diálogo), porque su mensaje claro fue el golpe", dijo Ortega el jueves de noche en Managua durante el acto del 39 aniversario de la Revolución Sandinista.

Ortega habló dos días después de que fuerzas gubernamentales tomaron el control de la ciudad rebelde de Masaya, en un violento enfrentamiento que dejó al menos tres muertos.

Según Ortega, en las protestas opositoras "los templos fueron ocupados como cuarteles para guardar armamento, para guardar bombas y para salir a atacar y asesinar".

La Conferencia Episcopal de Nicaragua, como mediadora del diálogo, propuso una agenda para democratizar el país y adelantar los comicios de 2021 a marzo del 2019, lo que Ortega rechazó.

El obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, respondió al discurso de Ortega en Twitter señalando que la iglesia no sufre por ser calumniada, sino "por los detenidos injustamente y por quienes huyen de la represión".

Ortega calificó las protestas iniciadas el 18 de abril, en las que han muerto al menos unas 360 personas, como "satánicas" y parte de un plan golpista, de "una conspiración armada" financiada por Estados Unidos.

El presidente nicaragüense habló en la plaza La Fe, en Managua, que se tiñó de rojo y negro, los colores sandinistas.

Por su parte, la vicepresidenta Murillo, advirtió ayer que los "golpistas" deberán responder ante la justicia. "Deben pagar por la destrucción de tantas vidas", por "todos los que han sufrido las acciones criminales del terrorismo golpista", dijo Murillo en su intervención habitual del mediodía a medios oficialistas.

En tanto, en Masaya, cuyos pobladores acostumbraban salir en caravana a Managua para el 19 de julio, las familias se resguardaron, mientras los paramilitares que tienen ocupada la ciudad bailaban al son de música sandinista.

Para el sociólogo independiente Melvin Sotelo, la victoria del gobierno sobre los manifestantes llegó a expensas de derechos fundamentales de la población nicaragüense. "Lo hizo ahogando el derecho de las personas a manifestarse en repudio al gobierno. No permite ejercer el derecho de los nicaragüenses a organizarse, a elegir libremente a sus autoridades, cerró todos los espacios y posibilidades políticas" de participación, dijo Sotelo a la AFP.

"El presidente, políticamente y moralmente, perdió mucho. Esto es una guerra de un Estado supuesto a proteger las vidas de las personas contra una población indefensa", señalo el sociólogo.

Ayuno.

La Iglesia católica de Nicaragua realizó ayer viernes una jornada de ayuno y de rezo a San Miguel Arcángel, en "desagravio por las profanaciones" en estos tres últimos meses "contra Dios" con la violencia desatada en el país. "Unidos todos en oración y ayuno, junto a nuestros obispos", exhortó la Conferencia Episcopal.

El obispo auxiliar Báez invitó a los nicaragüenses a vivir este día de ayuno y de oración "con el corazón libre de amarguras y sin resentimientos, orando personalmente y en familia y con una confianza infinita en el amor de Dios que libera del mal".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º