ESPAÑA

Oriol Junqueras, el cesado vice de Cataluña, continuará en prisión

Tribunal rechazó el pedido de libertad porque puede reincidir en la independencia.

La Policía traslada al exvicepresidente catalán, Oriol Junqueras. Foto: Reuters
La Policía traslada al exvicepresidente catalán, Oriol Junqueras. Foto: Reuters

El Tribunal Supremo de España denegó ayer viernes la puesta en libertad del exvicepresidente de Cataluña Oriol Junqueras, al considerar que existe riesgo de reiteración de los delitos por los que es investigado —rebelión, sedición y malversación— en relación con el proceso independentista promovido en esa región.

Junqueras está en prisión preventiva sin fianza desde el 2 de noviembre pasado, mientras que el expresidente regional catalán Carles Puigdemont, sobre quien pesa una orden de detención en España por el mismo motivo, permanece en Bélgica huido de la Justicia.

Ambos fueron elegidos diputados en los comicios catalanes del 21 de diciembre pasado, a los que se presentaron como candidatos a dirigir el próximo gobierno regional por ERC (republicanos de izquierda) y la coalición de centroderecha independentista Junts per Catalunya (JXCat), respectivamente.

Pero sus circunstancias judiciales avivan las dudas sobre si podrán formalizar la condición de diputados en el nuevo Parlamento catalán, que se constituye el 17 de enero, asistir a las sesiones, votar en ellas e, incluso, que alguno llegue a ser investido presidente de la comunidad autónoma de Cataluña.

Tras conocer la decisión judicial, Junqueras pidió en un mensaje de Twitter "transformar la indignación en coraje y perseverancia".

Precisamente, los tres jueces encargados de analizar su petición de libertad señalaron ayer que el ejercicio de algunos cargos políticos no supone la impunidad judicial.

A pesar de todo, las fuerzas secesionistas, que suman mayoría absoluta en conjunto, negocian para intentar formar un gobierno independentista.

En su resolución, los jueces admiten que defender la independencia catalana es legítimo, pero subrayan que ha de hacerse sin cometer delito. En este sentido, consideran por unanimidad que Junqueras podría reincidir en las infracciones delictivas citadas, como había asegurado la Fiscalía. Tras escuchar este jueves los argumentos de su abogado defensor, los magistrados argumentan que no cuentan con datos para pensar que Junqueras tenga la intención de abandonar la vía seguida hasta ahora para alcanzar la secesión de manera unilateral, es decir, al margen de las leyes españolas, que lo impiden. En este punto, aseguran que "no puede hablarse de presos políticos" en este caso.

Tras conocer que Junqueras seguirá encarcelado, su abogado, Andreu Van den Eynde, consideró que "la presunción de inocencia cotiza a la baja". En Twitter, Puigdemont opinó que ya no se trata ahora de "presos políticos", sino de "rehenes".

El Ejecutivo español, amparado en la Constitución, destituyó a todo el gobierno independentista catalán el pasado 27 de octubre, justo después de que el Parlamento regional aprobase por mayoría una declaración a favor de la secesión unilateral.

Entonces, el presidente español, Mariano Rajoy, convocó elecciones autonómicas, ganadas por Ciudadanos (liberales contrarios a la independencia) con 36 de los 135 diputados de la cámara regional, alejado de la mayoría absoluta. A continuación se situaron JxCat (34), ERC (32), socialistas (17), Catalunya en Comú-Podem (8), los independentistas antisistema de la de la CUP (4) y el conservador Partido Popular (4).

La "cláusula" secesionista de Messi en el Barcelona

El FC Barcelona apeló a la confidencialidad que rige en los contratos con sus jugadores para no precisar si Lionel Messi ha impuesto para renovar su contrato una cláusula por la que podría rescindirlo en caso de que se produjera la independencia de Cataluña. El diario español El Mundo publicó ayer viernes que Messi "solo seguiría en el Barça", si la hipotética independencia de Cataluña le permitiese jugar en "una Liga de primer nivel europeo", en concreto la inglesa, la alemana, la francesa o la española. De lo contrario, Messi, que acaba de renovar contrato hasta 2021, podría rescindirlo sin pagar su cláusula, que asciende a 700 millones de euros.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º