LA ELECCIÓN DE MADURO

La oposición ante el desafío de reagruparse en torno a un líder

Los analistas apuestan a una renovación, pero advierten por disputas internas.

Caracas: funcionarios electorales cuentan las boletas en un circuito de la capital. Foto: Reuters
Caracas: funcionarios electorales cuentan las boletas en un circuito de la capital. Foto: Reuters

Nicolás Maduro se golpea el pecho y proclama su victoria en las elecciones del domingo. Sin embargo, los números fríos indican que fue derrotado por la abstención que promovió la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD). Paradojalmente, la misma oposición que termina facilitándole a Maduro la reelección por sus divisiones internas. Tras desconocer los resultados del domingo, ¿qué retos enfrentan ahora los adversarios al régimen?

Los opositores, tanto los que promovieron la abstención como los que participaron, acusaron al gobierno de comprar votos y chantajear con sus programas sociales.

"El reto es reorganizarse sumando voluntades. Henri Falcón (principal rival de Maduro en los comicios del domingo) abrió un compás al desconocer los resultados, no quemó los puentes", dijo Félix Seijas, director de la encuestadora Delphos.

Seijas considera que la MUD —que boicoteó las votaciones por considerarlas fraudulentas— y Falcón deben definir una estrategia unitaria para enfrentar a Maduro.

"Se abre la posibilidad de definir una estrategia conjunta", estimó igualmente el politólogo John Magdaleno.

El consultor político Aníbal Sánchez también cree que la oposición debe centrarse en resolver sus fricciones. "Antes que una mesa de diálogo con el gobierno —propuesta por Maduro—, debe instalarse una mesa de entendimiento dentro de la misma oposición", indicó.

El Frente Amplio venezolano, que agrupa a la MUD, organizaciones sociales, gremios y chavistas disidentes, calificó de "victoria" que la mayoría de los electores no acudiera a las urnas y prometió aumentar la presión interna para lograr una transición.

Maduro celebra los resultados junto a sus seguidores. Foto: Reuters
Maduro celebra los resultados junto a sus seguidores. Foto: Reuters

"La oposición cobra fuerza con la baja participación (46% según el poder electoral), pero tiene el reto de utilizar este hecho político para reforzar las protestas sociales que han crecido", dijo el consultor político Bernard Horande.

Solo en abril se registraron 927 protestas, principalmente por reclamos laborales, escasez de medicinas y alimentos y fallas en el transporte público, según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCS).

El politólogo Michael Penfold estima que la abstención evidenció "el colapso de la maquinaria chavista, ante el descontento con Maduro".

La mayoría de las postales del día retrataban circuitos poco concurridos. Foto: AFP
La mayoría de las postales del día retrataban circuitos poco concurridos. Foto: AFP

El rechazo a la gestión del mandatario es de 76%, según la firma Venebarómetro.

"El gobierno se encuentra con un apoyo interno mucho más débil (...). A la oposición se le abre una oportunidad siempre que logre articular un mensaje unitario que permita al país ver una posible transición", añadió Penfold.

El politólogo Aníbal Sánchez opina que los adversarios de Maduro deben "acompañar el descontento social, a las personas que protestan porque siguen sufriendo la crisis".

La interrogante es si una reunificación opositora "podría estimular a una movilización social que contribuya a la fractura de la coalición dominante", apuntó Magdaleno.

La oposición cuenta con amplio respaldo internacional: Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea y varios países latinoamericanos desconocen los resultados electorales. Pero en lo interno hay desconfianza tras protestas que no lograron su objetivo de sacar a Maduro del poder y que dejaron unos 125 muertos entre abril y julio de 2017.

Seijas aseguró que la única forma en que la oposición puede recuperar su "poder de convocatoria" —sus últimas manifestaciones han sido modestas— es con una "renovación de la dirigencia", que luce "complicada".

"Debe haber una renovación y seguramente no hay mucho incentivo a lo interno de los partidos. Los líderes jóvenes tendrán que ver si logran imponerse o si montan tienda aparte", señaló Seijas.

Durante la campaña, Falcón denunció que la MUD optó por el boicot debido a la "mezquindad" de sus dirigentes para escoger un candidato único. Los principales líderes opositores están inhabilitados políticamente, como Henrique Capriles o Leopoldo López —en arresto domiciliario—, o en el exilio, como el exjefe par- lamentario Julio Borges y el exalcalde de Caracas Antonio Ledezma.

El candidato opositor, Falcón, dijo que los resultados "carecen de legitimidad". Foto: Reuters
El candidato opositor, Falcón, dijo que los resultados "carecen de legitimidad". Foto: Reuters

Magdaleno, sin embargo, no es optimista sobre esa renovación: "La disputa por el liderazgo de la oposición va a continuar".

Al proclamar su triunfo, Maduro convocó a un "diálogo nacional", pero la MUD anunció que aumentará la presión por unas "verdaderas elecciones" este año.

Falcón pidió el domingo una repetición de la votación en octubre o diciembre, secundado por el pastor evangélico Javier Bertucci, tercero en los comicios.

"Falcón no logró ni ganarle a Maduro ni a la MUD. Su desconocimiento de la elección es tardío. Vendrán las recriminaciones mutuas, los intentos por capitalizar la abstención", aseguró a la AFP el politólogo Luis Salamanca. Para Salamanca, el gran desafío de la oposición es reunificarse en torno a "una estrategia" que presione por cambios tras casi dos décadas de chavismo. (En base a AFP)

¿Un régimen de partido único como en Cuba?
Foto: AFP

El panorama económico en Venezuela es sombrío, con una población que soporta la falta de comida y medicinas, un alto costo de vida con un ingreso mínimo que solo da para medio kilo de carne, y el éxodo de cientos de miles. Venezuela sufre la peor crisis de su historia reciente: el FMI estima la caída del PIB en 15% y la hiperinflación en 13.800% para 2018. Su producción de petróleo cayó al peor nivel en 30 años. Sabedor de la catástrofe, el presidente Nicolás Maduro reconoció que debe hacer "cambios" para mejorar la economía. Sin embargo, no explica cómo lograr lo que no pudo en su primer mandato. Estados Unidos, al que Venezuela vende un tercio de su producción de crudo, amenaza con un embargo petrolero y ya le prohibió a sus ciudadanos negociar deuda venezolana, luego de que el país y su petrolera Pdvsa fuesen declarados en default en 2017.

Maduro confía en sus aliados China y Rusia; pero "un nuevo gobierno, considerado ilegítimo, no tendrá capacidad de maniobra ni en finanzas internacionales ni en diplomacia", advirtió Andrés Cañizalez, experto en comunicación política.

Casi todo el círculo de Maduro está sancionado por la Unión Europea y Estados Unidos, que recién sumó al número dos del régimen, Diosdado Cabello, a su lista de 70 sancionados, incluido el propio Maduro.

El presidente cuenta con la cúpula de la Fuerza Armada, pero la crisis es tan severa que puede provocar o una fricción dentro de la alianza cívico-militar gobernante o una ruptura social de mayor escala", advirtió Crisis Group.

El analista Benigno Alarcón considera que, cercado, el gobierno podría acelerar el camino a un sistema de partido único como el de Cuba.

Qué mantiene a Maduro en el poder

Violentas protestas en las calles de Caracas. Foto: AFP
Control del Estado con apoyo de los militares
Control institucional con los militares a la cabeza, que ocupan 14 de 32 ministerios. La Fuerza Armada tiene además un amplio poder económico que incluye el control de Pdvsa, que aporta 96% de los ingresos del país. “Parte fundamental de la receta es el control de los militares”, asegura el director de Diálogo Interamericano, Michael Shifter.
La renovación del parlamento podría naufragar por acciones del chavismo. Foto: EFE
Constituyente chavista en lugar de un Parlamento
El Parlamento, de mayoría opositora, fue sustituido por una Asamblea Constituyente integrada exclusivamente por oficialistas, que rige con poderes absolutos. Esa Constituyente fue electa en unas cuestionadas elecciones. Maduro “sigue gobernando porque ha aplicado un paquete dictatorial”, sostiene el politólogo Luis Salamanca.
La alianza MUD festeja el triunfo en las legislativas. Foto: Reuters
Fractura de la oposición y fracaso en negociaciones
Tras el esplendor de su victoria en las parlamentarias de 2015, la oposición agrupada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) volvió a fracturarse. Ocurrió por la decisión de los principales dirigentes de negociar con el gobierno, tentativa que fracasó a inicios de 2018. Luego, la Constituyente adelantó las presidenciales.
Nicolás Maduro acusa a Estados Unidos de "persecución financiera". Foto: AFP
Una Apuesta segura y el mal menor para el régimen
Pese a que 75% rechaza su gestión, según la firma Datanálisis, Maduro “es el líder chavista con más aprobación y la apuesta más segura para el régimen” hacia el futuro, opina Michael Shifter, de Diálogo Interamericano. Para el politóloco Luis Salamanca, el heredero de Hugo Chávez “es el menos malo” de los jerarcas oficialistas.
Supermercados: las góndolas vacías es el ejemplo de la escasez. Foto: Reuters
El “carné de la patria” como mecanismo de control social
Maduro lanzó en 2016 un programa de venta de comida subsidiada, que beneficia a 12 millones de personas. También, el “Carnet de la patria”, documento de lectura electrónica entregado a 16 millones de personas y requisito para acceder a programas sociales y bonos. La oposición lo denuncia como un “mecanismo de control social”.
Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)