PANDEMIA DE COVID-19

ONU lanza un plan para los países más vulnerables ante el avance del coronavirus

“El apoyo a este plan de respuesta humanitaria es imprescindible para la seguridad sanitaria mundial", defendió el secretario general de la ONU, António Guterres.

Naciones Unidas advierte que la crisis migratoria venezolana puede agravar la situación por el Covid-19 en la región. Foto: AFP
Naciones Unidas advierte que la crisis migratoria venezolana puede agravar la situación por el Covid-19 en la región. Foto: AFP

Naciones Unidas solicitó ayer miércoles fondos para financiar un plan de 2.000 millones de dólares diseñado para contener y limitar el impacto del coronavirus en países especialmente vulnerables por sus niveles de pobreza o por ser escenario de crisis o conflictos.

“El apoyo a este plan de respuesta humanitaria es imprescindible para la seguridad sanitaria mundial. Es un imperativo moral que redunda en interés de todos. También es un paso crucial para ganar esta batalla”, defendió el secretario general de la ONU, António Guterres, en una conferencia virtual junto a los jefes de varias agencias de la organización.

Entre los países a los que la ONU pretende asistir con esta iniciativa figuran Venezuela y Colombia y otros países de la región que han recibido grandes números de venezolanos; escenarios de guerras como Yemen, Siria y Libia, o de largos conflictos como Afganistán o Palestina y numerosas naciones del África Subsahariana. También los casos de Irán o Corea del Norte son contemplados.

La pandemia de coronavirus “está amenazando a toda la humanidad”, afirmó Guterrres al presentar el Plan Mundial de Respuesta Humanitaria a la COVID-19.

“No basta con la respuesta individual de cada país”, afirmó el ex primer ministro portugués, que había advertido la semana pasada de la perspectiva de millones de muertos si no se coordinaba una respuesta global para contener la catástrofe sanitaria producto de la pandemia.

Antonio Guterres, el nuevo secretario general de la ONU. Foto: AFP
António Guterres. Foto: AFP

En todo el mundo, la COVID-19 ha causado más de 19.000 muertos y más de 427.000 casos de contagio en 181 países o territorios, según el último balance establecido por la agencia AFP sobre la base de fuentes oficiales.

El coronavirus “está llegando a países donde ya se viven crisis humanitarias causadas por los conflictos, los desastres naturales y el cambio climático”, dijo Guterres.

“Esas personas no tienen un hogar en el que puedan practicar el aislamiento social” y “les falta agua limpia y jabón para realizar el acto más básico de protección personal contra el virus: lavarse las manos”.

“Si no tomamos medidas decisivas en este mismo instante, me temo que el virus cobrará arraigo en los países más frágiles y todo el mundo será vulnerable a medida que continúa su marcha alrededor del planeta”, sentenció.

El plan de la ONU -modesto a la vista de los dos billones de dólares desbloqueados por Washington para la economía estadounidense-, tiene como objetivo cubrir el periodo entre abril y diciembre de 2020, lo que hace prever una crisis mayor y prolongada.

El monto, de 2.012 millones de dólares, incluye los llamados a donaciones ya lanzados por las agencias de la ONU (como la Organización Mundial de la Salud, Programa Mundial de Alimentos PAM, el Alto Comisionado para los Refugiados, la agencia para la infancia Unicef). La OMS recibiría 450 millones de dólares, Unicef 405 millones y el PAM 350 millones.

“Si se financia adecuadamente, el plan salvará muchas vidas”, dijo Guterres.

El secretario general también pidió a los 193 miembros de la ONU continuar alimentando el fondo para la ayuda humanitaria, que anualmente beneficia a 100 millones de personas en el mundo. Sin esos fondos, la pandemia podría acarrear otras epidemias como cólera, advierte la organización.

Escenarios.

La ONU estima dos escenarios sobre la evolución de la pandemia, subrayando la dificultad de hacer predicciones.

Coronavirus catástrofe. Foto: archivo El País.
Foto: archivo El País.

El primero contempla una desaceleración de la propagación del coronavirus de “tres a cuatro meses” permitiendo “una recuperación relativamente rápida”, tanto en el plano sanitario como en el económico.

El segundo incluye una “progresión rápida de la pandemia en los países frágiles y en desarrollo”, principalmente de África, Asia y ciertas partes del continente americano. Ello implica un cierre más prolongado de las fronteras y la continuación de las órdenes de confinamiento “contribuyendo aún más a la desaceleración mundial que ya está en curso”.

El jefe humanitario de Naciones Unidas, Mark Lowcock, recordó que el COVID-19 ha golpeado con mucha fuerza a algunos de los países más ricos del mundo y que ahora está comenzando a llegar a zonas de guerra o sumidas en la pobreza, donde los ciudadanos no cuentan con protecciones básicas.

“No podemos salvar a niños del COVID-19 y perder a muchos por neumonía, sarampión y cólera”, añadió la directora ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore, que destacó el impacto que la pandemia está teniendo en los menores por el cierre de escuelas, la pérdida de empleos de sus padres y las secuelas psicológicas que pueden sufrir, entre otras cosas.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, recordó que la pandemia está acelerándose y aseguró que el mayor peligro que plantea el coronavirus es para las personas ya afectadas por otras crisis. “Imploro a los líderes que se unan y escuchen este llamamiento”, señaló.

OMS advierte riesgo de levantar las medidas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió del riesgo que implica levantar de forma precipitada medidas tomadas para reducir la expansión del coronavirus, como el cierre de escuelas y negocios, lo que podría dar lugar al resurgimiento de los contagios y a un agravamiento de la situación. “Lo último que necesita un país es reabrir las escuelas y los negocios solo para cerrarlos de nuevo porque el virus resurge”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quiere abrir nuevamente su país el 12 de abril para evitar las repercusiones económicas de la crisis del coronavirus.

OMS: acción rápida o lenta, pero siempre criticado
El director general de la OMS, Tedros Adhanom, asiste a una conferencia de prensa después de una reunión del Comité de Emergencia sobre el nuevo coronavirus. Foto: Reuters.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), criticada por haber sobreactuado o haber sido demasiado suave en otras grandes epidemias, se juega su futuro en esta batalla contra el coronavirus, acusada por algunos de haber tardado demasiado en dar el grito de alarma.

Creada en 1948, la OMS, una de las agencias más poderosas de la ONU con 7.000 empleados en el mundo, emite consejos, pero depende de la voluntad de los Estados. Esto no impide que suele ser criticada por sus acciones.

Tras la gripe H1N1 de 2009, que fue menos mortífera de lo que se temía, fue acusada de haber sobreactuado bajo la presión de los laboratorios farmacéuticos para declarar la pandemia, lo que desencadenó la producción masiva de medicamentos.

Cuando la terrible epidemia de ébola azotó el oeste de África (2013), le reprocharon no haber mesurado la envergadura de la crisis en su inicio.

La irrupción del coronavirus a finales de diciembre en China ha reavivado las críticas contra la institución.

Como en 2013, la OMS ha vuelto a ser acusada de tardar demasiado en dar la alerta y en enviar a expertos a la zona. También se la critica por haber dudado antes de calificarla de pandemia, y por no coordinar una respuesta internacional a la crisis. Parece que hay un consenso internacional en torno a las medidas de cierre de escuelas, comercios y otras actividades, y de aislamiento de ciudades o regiones enteras.

Pero la OMS no precisa cuándo tienen que entrar en vigor estar medidas en cada país, ni en qué orden. (AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados