combate al virus prosigue en todo el mundo, con sus avances y retrocesos

ONU: contra el ébola "no hay un plan B"

Contra el ébola "no hay un plan B" y el virus "debe ser vencido", declaró el nuevo jefe de la misión de la ONU para la lucha contra la enfermedad, (Unmeer), Ismail Ould Cheij Ahmed, llegado a Accra para asumir sus funciones.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Trabajadores cavan en un cementerio de Monrovia, que será destinado a las víctimas. Foto: AFP

El nuevo responsable de la lucha contra la peor epidemia de ébola de la historia, que se ha cobrado casi 8.000 muertos, estimó no obstante que la victoria está a "nuestro alcance".

La Unmeer, basada en la capital de Ghana, fue creada para pilotar la batalla contra el virus en los tres países más afectados: Liberia, Sierra Leona y Guinea.

El combate contra el virus sigue en todo el mundo, con avances y retrocesos. En Londres, una enfermera británica contaminada se debatía ayer entre la vida y la muerte, mientras se ingresaba en observación en Alemania y Estados Unidos a dos miembros de equipos médicos de regreso de Sierra Leona.

El hospital londinense Royal Free Hospital, donde la enfermera se encuentra aislada desde el martes, anunció que Pauline Cafferkey, de 39 años, se encontraba en estado crítico.

Por otro lado, un surcoreano, miembro de un equipo médico que estuvo en Sierra Leona, fue ingresado el sábado en observación en el hospital Charité de Berlín.

El paciente no presenta ningún síntoma y nada parece indicar por el momento que esté contaminado con el virus del ébola, pero se pinchó con una jeringa el 29 de diciembre a través de tres guantes, tras haber sacado sangre a un enfermo que después falleció, precisó el hospital.

Un auxiliar de enfermería estadounidense que trabajó en el mismo país africano, donde estuvo expuesto al virus, también fue internado en un hospital de Nebraska, en el centro de Estados Unidos.

"El paciente estuvo expuesto al virus, pero no está enfermo ni es contagioso", declaró el doctor Phil Smith, director médico de la unidad especializada del Nebraska Medical Center.

De madre a hija.

Además de las nuevas víctimas, comienzan a difundirse las historias de quienes se recuperan de la enfermedad. El diario español El Mundo informó sobre una familia de la región de Bong, en el interior de Liberia, cuyos miembros se fueron contagiando unos a otros, pero ahora parecen estar mejorando.

Korto se enfermó a través de su novio y luego contagió a su bebé de ocho meses, Josephine, cuando la amamantó. Las mujeres y los niños son, como demuestran las estadísticas, las víctimas preferidas del virus, destacó el diario madrileño.

"Me contagié de mi novio en mi pueblo, Taylor Ta, y luego infecté a mi niña de ocho meses. Tengo otros dos niños que no se han infectado y que están con su abuela", relató ella. Ya curada, decidió quedarse en la clínica a cuidar a Josephine, que estaba al borde de la muerte. Los médicos, en su mayor parte estadounidenses, le recomendaron a la madre volver a dar el pecho a la niña, confiando en que aquello que le había "envenenado", fuera ahora el remedio contra la enfermedad, ya que ella estaba recuperada e inmunizada.

Los resultados fueron favorables. La semana pasada, la prueba de carga viral de Josephine resultó negativa, lo cual significa libre de ébola.

El temor a la enfermedad determinó que las actividades humanas "quedaron censuradas hasta nueva orden: prohibido tocarse, besarse, acariciarse o tener relaciones sexuales", escribió el enviado de El Mundo a Liberia, quien comentó su sorpresa porque nadie le estrecha la mano en ese país.

Siguen pruebas de la vacuna


La prueba clínica de una vacuna contra el ébola fue retomada ayer en una dosis más baja luego de una interrupción para evaluar dolores en articulaciones en algunos voluntarios, dijo el Hospital Universitario de Ginebra. Diez de los 59 voluntarios que recibieron la vacuna habían sentido dolor en sus articulaciones "similares al reumatismo" pero luego los síntomas desaparecieron.

LAS CIFRAS DE LA EPIDEMIA


Ya son más de 8.000 muertos


El total de muertos por la epidemia de ébola en el oeste de África se eleva a 8.153 personas, de un total de 20.656 casos registrados, por el brote que afecta principalmente a Sierra Leona, Liberia y Guinea, según el último balance de la OMS, difundido ayer.

En otros países se registraron 15 víctimas más: seis personas murieron en Mali, una en Estados Unidos y otras ocho en Nigeria, un saldo que se mantiene estable desde hace varias semanas.

Sierra Leona es el país más duramente golpeado por la epidemia, con un total de 9.772 casos registrados hasta el 3 de enero, con un total de 2.915 fallecidos.

Este es la peor epidemia de ébola desde que el virus fue descubierto en 1976 a 100 kilómetros del río Ébola, del que tomó el nombre, en la República Democrática del Congo (antiguo Zaire).

Según algunas publicaciones médicas, el número real de víctimas puede duplicar al oficial, debido a las dificultades para obtener información fehaciente en los países más afectados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)