PANDEMIA

OMS alerta que el mundo entró en una fase peligrosa con el desconfinamiento

El coronavirus avanza de forma inexorable y el número de fallecidos se multiplicó por dos en un mes y medio. Desde que se detectó en China en diciembre ha contagiado a más de 8,5 millones de personas.

Según el régimen chino, se dieron unos 180 casos en una ciudad de 21 millones de habitantes; EE.UU. duda de la información. Foto: EFE
Según el régimen chino, se dieron unos 180 casos en una ciudad de 21 millones de habitantes; EE.UU. duda de la información. Foto: EFE

El mundo entró en una “fase peligrosa” de la pandemia con el desconfinamiento, alertó ayer viernes la Organización Mundial de la Salud (OMS). “El mundo entró en una fase nueva y peligrosa. Mucha gente está evidentemente cansada de quedarse en casa. Los países están deseosos de reabrir su sociedad y su economía”, declaró el director general de la OMS, Tedros Tedros Adhanom Ghebreyesus.

“El virus se sigue propagando rápidamente, sigue siendo mortal y la mayoría de las personas siguen siendo susceptibles”, añadió Tedros.

“La salida de los confinamientos debe hacerse con cuidado, de manera gradual, y debe ser dirigida por los datos”, dijo por su parte el experto en emergencias de la OMS, Mike Ryan. “Si no sabes dónde está, es probable que el virus te sorprenda”, agregó.

El número de fallecidos por coronavirus se multiplicó por dos en un mes y medio. Desde que se detectó en China en diciembre ha contagiado a más de 8,5 millones de personas en el mundo.

El virus no da tregua a Brasil, que registra casi 50.000 fallecidos y pasó el millón de casos positivos, y es el segundo más golpeado después de Estados Unidos.

Alrededor del 12% de las infecciones en Brasil involucraron a trabajadores de la salud.

Chile, que se acerca a los 4.000 muertos, endureció las sanciones para quienes no respeten la cuarentena, con penas de hasta cinco años de cárcel.

Si la pandemia no deja de avanzar en América, en China, que había recuperado cierta normalidad y donde el virus parecía controlado, se teme desde la semana pasada un rebrote de la enfermedad.

Ayer viernes, las autoridades chinas informaron de 25 nuevos casos en Pekín, lo que lleva a 183 los contagios en esa capital de 21 millones de habitantes. Este repunte obligó al régimen comunista a imponer el confinamiento en varios barrios y a efectuar pruebas de diagnóstico a miles de habitantes.

Coronavirus. Foto: AFP.
Coronavirus. Foto: AFP.

Pero Estados Unidos pone en duda la “credibilidad” de estas cifras y pide enviar a observadores “neutrales”.

China reveló ayer viernes el genoma del coronavirus detectado en estos días y dio a entender que este virus sería una versión del que circuló por Europa hace varias semanas o meses.

“Es posible que el virus que provoca actualmente una epidemia en Pekín haya viajado desde Wuhan hasta Europa y haya vuelto ahora a China”, estima Ben Cowling, profesor del Centro de Sanidad Pública de la Universidad de Hong Kong.

Otro dato científico, esta vez desde Italia, reveló que el nuevo coronavirus ya estaba en las aguas residuales de Milán y Turín en diciembre pasado, dos meses antes de registrarse oficialmente el primer paciente de COVID-19.

Fronteras cerradas.

Estados Unidos, el país más afectado por la pandemia con cerca de 120.000 muertos, registró 687 muertes ayer, octavo día consecutivo con un balance diario inferior a mil decesos.

El asesor médico de la Casa Blanca, Anthony Fauci, dijo AFP que no es necesario ordenar más cierres generalizados en Estados Unidos, sino que la gestión deberá tener un enfoque local.

Pero, pese a lo datos alentadores, el país registra un aumento de casos en una veintena estados y el foco se trasladó desde Nueva York y el noreste al sur y el oeste. Es el caso de Oklahoma, donde el presidente Donald Trump planea un mitin electoral de decenas de miles de personas hoy sábado, y Florida, donde algunas localidades ordenaron el uso de mascarilla.

En este contexto, no se plantea por ahora la reapertura de fronteras, ni con Europa, ni con México o Canadá.

Con pruebas en curso en varios países para encontrar medicamentos y una vacuna para el COVID-19, los funcionarios de la OMS advirtieron de que se necesitarían ensayos a gran escala con efectos secundarios cuidadosamente monitoreados.

“Aunque no es imposible encontrar una vacuna (...) va a ser un camino muy difícil”, dijo Tedros.

Los nuevos focos no implican segunda ola
Realizan desinfección tras detectar coronavirus. Foto: AFP

La aparición de nuevos focos de contagio de COVID-19, como el detectado recientemente en un gran mercado en Pekín, no significa necesariamente que la pandemia esté entrando ya en una segunda oleada, subrayaron ayer expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“A veces hay casos esporádicos que al ser investigados llevan a nuevos focos, en ocasiones eventos de contagio masivo ligados a reuniones en recintos cerrados. Deben vigilarse para evitar un segundo pico de infecciones y volver a tener que recurrir a confinamientos”, señaló Mike Ryan, director de Emergencias Sanitarias de la OMS. Ryan insistió que nuevos focos de contagio como los detectados en Alemania, Singapur, China o Corea del Sur, entre otros países, “no son una segunda ola”, ya que no tienen por qué llevar asociada una transmisión comunitaria general, la fase más grave en una epidemia. “Se debe mostrar habilidad y rapidez para usar los datos de estos focos de contagio, tomar medidas de diagnóstico y seguimiento de casos, junto a otras de distanciamiento físico, para hacer lo máximo posible con un mínimo de interrupción de la vida social”, explicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados