EL PAÍS DE SUDAMÉRICA MÁS GOLPEADO POR ESTE FENÓMENO

Ola de calor afecta en Argentina en la salud, suministro de agua y agricultura, sostiene la ONU

La vecina orilla tuvo un incremento sustancial de consumo eléctrico, que derivó en cortes masivos en el suministro, principalmente en Buenos Aires.

Niños jugando con agua. Foto: AFP.
Niños jugando con agua. Foto: AFP.

Una fuerte ola de calor afecta a la región central de Sudamérica, donde esta semana se registraron récords de temperatura. El fenómeno afecta en particular a Argentina, Uruguay, Paraguay y el sur de Brasil, señala un informe de la ONU.

La Organización Meteorológica Mundial de la ONU señaló que Argentina será el país más caluroso en los próximos días, y advirtió que “la ola de calor en ese país está afectando la salud, el suministro de agua y energía, y la agricultura”.

En la ciudad de Buenos Aires, el termómetro marcó 41,1°C el pasado martes, cifra más alta desde 1906, superada temperatura ayer viernes con una máxima de 42 grados centígrados, según el Servicio Meteorológico Nacional.

“El clima extremo y la pérdida de biodiversidad y el colapso de los ecosistemas se consideran tres de los diez principales riesgos globales por gravedad en los próximos 10 años”, afirma la organización.

El cambio climático es uno de los factores de peso que aumenta la frecuencia de las olas de calor, e incide el fenómeno de sequía muy persistente.

Servicios colapsados.

Argentina afronta una histórica ola de calor extremo que se traduce en un incremento sustancial de consumo eléctrico, con cortes masivos en el suministro, principalmente en Buenos Aires y su cinturón urbano, informaron las autoridades locales.

Miles de usuarios volvieron a sufrir ayer viernes cortes de luz y consumos récord de energía, luego de que el Gobierno tomara medidas para priorizar la energía residencial.

Según datos Del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), 78.295 usuarios estaban sin suministro de electricidad en el área metropolitana de Buenos Aires a las 16.40 hora local ; unos 64.812 en el área de concesión de la empresa distribuidora Edesur y 13.483 en la zona de la empresa Edenor.

En tanto, el ENRE había comunicado que se había producido un evento -desenganches en la Estación Transformadora Edison y en la Estación Transformadora Nuevo Puerto- que afectó aproximadamente a unos 200.000 usuarios en la zona de concesión de Edenor.

Ya el martes pasado la zona metropolitana de Buenos Aires sufrió un corte de electricidad que afectó a unos 700.000 usuarios, en un día en que se produjo una alta demanda de energía debido a temperaturas extremas.

Medidas.

Para mitigar una crisis en el área residencial, el jueves el Gobierno de Alberto Fernández tomó una serie de medidas para ahorrar energía.

El Ejecutivo dispuso el trabajo a distancia para los empleados públicos desde el mediodía del jueves a ayer viernes. Además, solicitó a varias cámaras del sector industrial, que consume un 30% de la energía total, que solidariamente disminuyan su consumo de energía por unos días.

El presidente Fernández agradeció públicamente a los empresarios: “Nos acompañaron”, “se dieron cuenta que por querer producir o seguir produciendo un día generaban un impacto negativo donde ellos mismos quedaban carentes de energía”.

Las medidas del Gobierno se tomaron porque se esperaba un récord histórico de consumo de energía. A su vez, la empresa de agua de mayoría estatal AySA solicitó “un uso racional del agua” debido a un nuevo corte de energía que afectó a sus plantas potabilizadoras General San Martín y Juan Manuel de Rosas y varias de sus estaciones elevadoras.

Sequías.

El ministro de Agricultura de Argentina, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, expresó en un comunicado su “preocupación” por el impacto de la falta de lluvias en el país.

Indicó que el Gobierno de Fernández está “observando con preocupación la evolución de la zona núcleo”, especialmente en lo que respecta al maíz de primera, la soja, y la falta de disponibilidad de forraje o pasto para la ganadería en algunos lugares.

También manifestó la preocupación por la situación de la provincia de Entre Ríos (este), que ha tenido serios problemas con incendios.

Afirmó que en el último semestre en algunas zonas hubo una disminución de hasta 200 milímetros de precipitaciones, lo que “complicó la situación” al ser este país uno de los principales productores y exportadores de granos y sus derivados del mundo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados