MADURO CONTRA LA OEA

OEA encamina la suspensión de Venezuela impulsada por EE.UU.

El régimen de Maduro podría quedarse con El Nacional, el principal diario de oposición.

Esta es la primera vez que se aprueba en una Asamblea General una resolución sobre la crisis venezolana. Foto: EFE
Esta es la primera vez que se aprueba en una Asamblea General una resolución sobre la crisis venezolana. Foto: EFE

Con un cerrado aplauso y al grito de "libertad, libertad", la Asamblea General de la OEA aprobó anoche una resolución que abre la puerta a la suspensión de Venezuela del organismo y que desconoce la legitimidad de las elecciones del 20 de mayo, en las que Nicolás Maduro fue reelegido como presidente.

La resolución fue aprobada por 19 votos a favor, cuatro en contra y 11 abstenciones, entre las que estuvo Uruguay.

Esta es la primera vez que se aprueba en una Asamblea General una resolución sobre la crisis venezolana, tema que ya centró la anterior Asamblea General de la OEA en Cancún (México), pero que acabó sin una declaración condenatoria porque, en el último momento, el Caribe respaldó a Venezuela.

La resolución aprobada anoche fue impulsada por Estados Unidos y los 14 países del Grupo de Lima, un bloque que suma más del 90% de la población americana: Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guyana, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú y Santa Lucía. Esos 15 países votaron a favor de la resolución, a los que se sumaron República Dominicana (aliado tradicional de Venezuela), Bahamas, Jamaica y Barbados, tres países caribeños que ya habían votado a favor de pronunciamientos sobre Venezuela en la OEA.

Se abstuvieron once países: Surinam, San Cristóbal y Nieves, Trinidad y Tobago, Belice, Antigua y Barbuda, Ecuador, El Salvador, Granada, Haití, Nicaragua y Uruguay.

Y votaron en contra cuatro países: San Vicente y las Granadinas, Bolivia, Dominica y, obviamente, Venezuela.

Lo más importante de la resolución sobre Venezuela es el punto sobre la suspensión del país de la OEA.

No obstante, esta medida no sería automática: será necesario convocar una Asamblea General extraordinaria con los cancilleres y obtener el respaldo de 24 países, es decir, dos tercios de los miembros de la OEA (Cuba pertenece al organismo pero no participa en él desde 1962).

Uruguay no integra el Grupo de Lima y había adelantado que no iba a apoyar la suspensión de Venezuela de la OEA. "Uruguay confirma esto: que la única vía para superar esta situación es crear las condiciones adecuadas, favorables, para un diálogo inclusivo, respetuoso y fructífero entre los venezolanos", declaró el lunes el vicecanciller Ariel Bergamino.

Esta es la primera vez que se aprueba en una Asamblea General una resolución sobre la crisis venezolana. Foto: EFE
Foto: EFE

Hay sectores del Frente Amplio que están abiertamente identificados con el gobierno de Maduro, como el MPP del ex presidente José Mujica y el Partido Comunista, en tanto otros han sido críticos, como el bloque Frente Líber Seregni que lidera el ministro de Economía, Danilo Astori.

La moción de suspender a Venezuela apela a los mecanismos de la Carta Democrática Interamericana, que prevé esta sanción en caso de "alteración del orden constitucional" en uno de sus países miembros.

La resolución fue criticada por Venezuela como un "acto injerencista" en el marco de una "campaña criminal" del gobierno de Donald Trump.

"En nombre del presidente Trump, pido a la comunidad de naciones libres, de todo este Nuevo Mundo, que expulsen a la dictadura de Maduro de la Organización de Estados Americanos. La OEA debe representar la libertad. Y ahora es el momento", dijo el vicepresidente Mike Pence, durante una recepción con "naciones afines" el lunes en la Casa Blanca.

Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos. Foto: Reuters
Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos. Foto: Reuters

Pence, quien hace un mes pidió lo mismo al visitar la sede de la OEA, dijo que los países que se sumen a esta iniciativa, "demostrarán su compromiso de forjar vínculos más fuertes con Estados Unidos", y mencionó posibilidades de inversiones financieras, de energía, infraestructura y seguridad.

La resolución de 10 puntos, además de facilitar el "restablecimiento del orden democrático", busca atender la crisis humanitaria en Venezuela —donde escasean productos básicos y medicinas—.

La suspensión, de concretarse, podría ser solamente simbólica, puesto que en abril de 2017 Venezuela solicitó su salida de la OEA, un proceso que se concreta en dos años. "Nosotros denunciamos a la OEA y nos vamos de la OEA (...) ya van 13 meses de los 24 que tenemos que esperar para que sea efectivo. Cuando Venezuela salga de la OEA vamos a hacer una gran fiesta nacional", dijo Maduro al criticar la "campaña criminal, macabra, de chantaje y amenaza" de Estados Unidos a los gobiernos de la región.

Venezuela es el primer miembro de la OEA en pedir el retiro voluntario de la organización en 70 años de existencia. Ni siquiera lo pidió Cuba, a pesar de que su membresía estuvo suspendida entre 1962 y 2009.

El Nacional.

Mientras aumenta la presión internacional sobre Maduro, en Venezuela es el régimen el que aprieta su represión a la oposición, contando incluso con el apoyo del sistema judicial que controla.

El poderoso dirigente chavista Diosdado Cabello, ganó una demanda contra El Nacional, el principal diario de oposición. La justicia aceptó "la demanda de daño moral interpuesta por Diosdado Cabello contra el diario" y ordenó pagarle "la suma de mil millones de bolívares", señaló el periódico en una nota en su web. El monto equivale a 12.500 dólares según la cotización oficial.

El presidente de Venezuela saluda abrazando a Diosdado Cabello.
Cabello (derecha) abraza a Nicolás Maduro. Foto: Archivo

"El diario ha enfrentado diversos ataques y sanciones en los últimos años (...), que solo atentan contra la libertad de expresión", agregó el texto.

En 2015, Cabello, número dos del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), demandó a El Nacional por "difamación e injuria", tras la reproducción de un reporte del periódico español ABC que lo vinculaba con narcotráfico.

Cabello también interpuso querellas contra ABC en España y The Wall Street Journal en Estados Unidos. Ambas fueron desestimadas.

Pedro Carreño, miembro del PSUV e integrante de la oficialista Asamblea Constituyente que rige de legislativo en Venezuela, dijo que el periódico pasaría a ser propiedad de Cabello si su directiva no paga.

"Durante el juicio se hizo una solicitud sobre las instalaciones de El Nacional, en caso que este se negara a pagarle, Diosdado (...) sería el nuevo dueño", declaró Carreño.

Hace un año, Cabello había dicho que entregaría El Nacional a los empleados de ganar la demanda, lo que el diario consideró una amenaza de expropiación.

El pasado 22 de mayo, la estatal Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) abrió una investigación contra la web de El Nacional, acusando al diario de publicar informaciones que "desconocen autoridades legítimamente constituidas", entre cuestionamientos a la reelección de Maduro en comicios desconocidos por la oposición y varios países.

Comisión Nacional de Telecomunicaciones venezolana (Conatel). Foto: El Nacional | GDA
Comisión Nacional de Telecomunicaciones venezolana (Conatel). Foto: El Nacional | GDA

Según la ONG Espacio Público, 51 medios dejaron de operar en Venezuela el año pasado debido a sanciones, problemas económicos y falta de insumos como el papel periódico, que monopoliza el Estado.

Liberados en el parlamento

Los mayoría opositora del Parlamento venezolano homenajeó ayer a los diputados excarcelados en los últimos días durante una sesión en la que se reiteró la petición de que todos los presos políticos sean liberados. Gilber Caro y Renzo Prieto fueron los dos parlamentarios excarcelados en las últimas horas que acudieron a tomar sus puestos, ocasión en la que estuvieron acompañados de otros rostros conocidos como el del exalcalde de San Cristóbal, Daniel Ceballos, otro de los liberado la semana pasada.

Crisis sanitaria en Venezuela
Enfermos: "Miles están muriendo"
Pacientes con enfermedades crónicas protestan en la sede del Ministerio de Salud. Foto: EFE

Elizabeth descubre su seno izquierdo, convertido en una masa de carne ennegrecida que supura pus debido a una metástasis. Condenada a morir si no recibe quimioterapia, ruega en Caracas junto a decenas de pacientes crónicos por acceso a tratamiento y medicamentos.

"Miles están muriendo", dice Elizabeth Salazar, de 63 años, a quien hace ocho meses le diagnosticaron cáncer y no ha podido recibir ninguna de las sesiones de quimioterapia que le prescribieron.

Víctimas de cáncer y otras enfermedades crónicas, trasplantados en riesgo de perder sus órganos, y familiares protestaron ayer martes frente a la sede del Ministerio de Salud. Unos 50.000 pacientes de cáncer no reciben tratamiento en Venezuela, según la ONG Fundación para las Garantías, Prevención y Defensa de los Derechos Humanos.

Ahogados por una aguda crisis socieconómica, los venezolanos sufren una escasez de 95% de fármacos para enfermedades crónicas y los hospitales funcionan con apenas 20% del material médico quirúrgico que requieren, según el gremio médico.

Los manifestantes pedían reunirse con el ministro de Salud, Luis López, pero terminaron retirándose sin haber sido recibidos. "Se han burlado de las personas (...) No quieren dar la cara", declaró Francisco Valencia, director de la ONG Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y la Vida.

Por ley, el Estado subsidia medicamentos de alto costo, pero la entrega es esporádica. Y los precios de los escasos medicamentos que pueden conseguirse en cadenas privadas se hacen inalcanzables para la gran mayoría, con una hiperinflación que el FMI prevé alcanzará 13.800% al finalizar 2018. EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)