Un drama que divide

Odisea de 630 migrantes llega a su final en España

Caso abre la polémica en Europa; Italia se negó a recibirlos.

Los migrantes llegaron a España luego que Italia se negara a recibirlos. Foto: Reuters
VEA EL VIDEO. Foto: Reuters

Los 630 migrantes rescatados hace una semana por el buque humanitario "Aquarius", llegaron ayer a España en tres barcos y en medio de tensiones en la Unión Europea (UE) por la cuestión migratoria.

Más de 2.300 profesionales de varias especialidades los esperaban en puerto, donde recibieron atención sanitaria. Algunos fueron trasladados a hospitales, pero por afecciones leves.

Rescatados por el "Aquarius" en la noche del 9 al 10 de junio frente a Libia, se trata en total de 450 hombres adultos y 80 mujeres (al menos siete embarazadas) 11 niños menores de 13 años y 89 adolescentes. Provienen de 26 países, principalmente africanos.

Primero atracó la patrullera italiana Dattilo, con 274 personas, después el propio Aquarius (106), y finalmente llegó el barco de la Marina italiana Orione (250).

Los migrantes llegaron a España luego que Italia se negara a recibirlos. Foto: Reuters
Foto: Reuters

España había decidido acogerlos después de que Italia y Malta se negaran hace una semana a que desembarcaran en su territorio.

Las autoridades italianas permitieron, sin embargo, que dos barcos de su Marina trasladaran a España a parte de los migrantes indocumentados junto al Aquarius, de la ONG francesa SOS Méditerranée.

El Gobierno español les ofreció ayer un permiso de estancia de 45 días por tratarse de una entrada extraordinaria por razones humanitarias.

Después tendrían que regularizar su situación, bien pidiendo asilo o la residencia, según lo establecido en la ley española de extranjería.

El Gobierno francés también se ha ofrecido a recibir a algunos de los inmigrantes.

Recibimiento.

Entre cánticos y sonrisas empezaron a llegar los primeros inmigrantes de la flotilla.

El equipo médico que los atendió detectó un mayor número de patologías que las esperadas, aunque leves en la mayoría de casos y causadas por los días de hacinamiento, excoriaciones, quemaduras por el contacto del fuel de las embarcaciones con el agua del mar y malestar en general.

Los migrantes llegaron a España luego que Italia se negara a recibirlos. Foto: AFP
Foto: AFP

Según la Cruz Roja, el estado general de estas personas era "bueno" y "aceptable" y llegaron "animados, sonrientes y tranquilos", aunque "cansados".

Mientras tanto, continúa la presión migratoria sobre las costas sureñas de España, con más de mil rescatados durante el fin de semana cuando navegaban en decenas de pateras (balsas improvisadas) procedentes del litoral marroquí.

La campaña en España por el Cierre de los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) y el fin de las Deportaciones, pidió ayer al jefe del Ejecutivo español, el socialista Pedro Sánchez, que lidere un cambio de las políticas migratorias en la Unión Europea y exija una acogida "real y con derechos".

En un comunicado difundido en Ginebra (Suiza), el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), Filippo Grandi, se mostró "muy agradecido" de que la "dura experiencia" del Aquarius haya terminado, pero añadió que este incidente "nunca debería haber ocurrido".

Tensión.

El rechazo italiano al "Aquarius" sumió a Europa en una nueva disputa política y generó incluso una crisis diplomática entre París y Roma.

El Gobierno italiano volvió a prohibir el acceso a los puertos de la península a buques de las oenegés, lo que podría acentuar las tensiones europeas.

Acogiendo al "Aquarius", Sánchez marcó diferencias con el anterior gobierno del conservador Mariano Rajoy, criticado por oenegés por su política migratoria.

Actualmente España es la tercera vía marítima de entrada de inmigrantes irregulares a Europa, por detrás de Italia y Grecia, con 9.315 en lo que va de año, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

política migratoria

Postura de Italia vs. las ONG

La peligrosa vía migratoria del Mediterráneo central es el escenario de un pulso entre el nuevo ministro de Interior italiano, Matteo Salvini, y las ONG que rescatan náufragos y que, aseguran, seguirán su misión pese al veto a sus operaciones.

Salvini aceptará solo a los inmigrantes salvados por buques militares italianos y no por las organizaciones, a las que acusa de incentivar la migración irregular.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados