Occidente presiona a Siria, pero por ahora sin atacar

Dramático llamado de ONU a evitar “escalada militar total”

Londres: manifestaciones en contra de bombardear Siria. Foto: Reuters
Londres: manifestaciones en contra de bombardear Siria. Foto: Reuters

Estados Unidos, Francia y el Reino Unido mantuvieron ayer viernes en la ONU la presión sobre Siria por el alegado uso de armas químicas, en medio de advertencias de una “escalada militar total”. El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, formuló un dramático llamado a todas las partes involucradas a actuar “con responsabilidad” para evitar que se agrave un conflicto ya catastrófico.

Estados Unidos tiene pruebas de que el régimen de Bashar al Asad en Siria usó armas químicas en la región de Duma, aseguró ayer viernes la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert. “No diré cuándo tuvimos la prueba. El ataque ocurrió el sábado, y sabemos que fue un ataque químico”, dijo Nauert a la prensa, para añadir que solamente unos pocos países, como Siria, tiene “ese tipo de armas”. Al ser consultada si el gobierno estadounidense tenía pruebas de que el gobierno de al Asad estaba por detrás del ataque, Nauert se limitó a comentar: “Sí”.

Por su parte, la embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Nikki Haley, reiteró que el gobierno de Donald Trump “aún no ha tomado una decisión” sobre eventuales ataques con misiles a Siria. Sin embargo, afirmó que la comunidad internacional no permanecerá impasible ante la situación en Siria y que “en un momento dado algo hay que hacer”.

De su lado, el representante de Francia en la ONU, François Delattre, apuntó que era necesario “detener la escalada química” en Siria, y subrayó que Naciones Unidas no podría “permitir que un país desafíe al Consejo de Seguridad y al derecho internacional”. A su turno, la embajadora británica, Karen Pierce, apuntó que Rusia impulsaba una violación de las normas internacionales solo para sostener al gobierno sirio.

En respuesta, el embajador de Siria, Bashar Jaafari, adelantó en el Consejo de Seguridad que su país “no tendrá otra opción” que defenderse de una agresión militar. “Esto no es una amenaza. Esto es una promesa”, dijo el diplomático sirio en medio de un grave silencio en la sala del Consejo de Seguridad.

"Que Dios lo impida"

De su lado, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, advirtió este viernes a su homólogo francés, Emmanuel Macron, sobre los riesgos de adoptar una acción “irreflexiva y peligrosa” en Siria. Tal atropello de la Carta de la ONU tendría “consecuencias imprevisibles”, le dijo Putin a Macron durante una conversación telefónica, según una nota oficial del Kremlin.

Putin en particular no emitió declaraciones, pero el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, dijo que Moscú estaba en contacto con Washington para discutir en una atmósfera que describió como alarmante. “Que Dios impida que ocurra algo aventurero en Siria tras la experiencia de Libia e Irak”, comentó Lavrov.

La Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) anunció que sus expertos comenzarán hoy sábado su trabajo para investigar las acusaciones de un ataque con gases tóxicos en Duma.

Trump sin Twitter

Para calmar los ánimos, legisladores demócratas le pidieron a Trump que no use las redes sociales para atacar a Siria, advirtiendo que su lenguaje “imprudente” y “burlón” pone en peligro a las tropas estadounidenses. Así lo dijeron nueve miembros de la Cámara de Representantes, todos ellos veteranos del ejército estadounidense.

El miércoles, Trump aumentó drásticamente las tensiones al amenazar a Rusia. “¡Prepárate, Rusia, porque llegarán, lindos, nuevos e ‘inteligentes’” misiles a Siria, tuiteó el mandatario ese día.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º