ESTADOS UNIDOS

Obstáculos en el Congreso para aprobar la reforma migratoria de Joe Biden

El proyecto debe ser votado por el Congreso, donde pese a su control de ambas cámaras los demócratas deberán obtener nueve votos republicanos en el Senado para alcanzar una mayoría de 60.

Inmigrante pide a Biden una "reforma migratoria humanitaria". Foto: AFP
Un inmigrante que quiere llegar a Estados Unidos pide el cambio de política a Joe Biden. Foto: AFP

En sus cuatro años de gobierno, Donald Trump aprobó más de 400 decretos ejecutivos para frenar la inmigración y castigar a los indocumentados.

Horas después de asumir la presidencia, Joe Biden revirtió varias de esas medidas y dio inicio a una audaz agenda migratoria que incluye un proyecto de ley para legalizar a los 11 millones de extranjeros sin papeles que residen en Estados Unidos, si no tienen antecedentes penales y pagan impuestos.

Entre las medidas migratorias, Biden aprobó en la noche del miércoles una suspensión de 100 días de las deportaciones de inmigrantes, aunque con algunas excepciones, según indicó un comunicado del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

“Durante 100 días, a partir del 22 de enero de 2021, el DHS suspenderá las deportaciones de ciertos no ciudadanos cuya deportación haya sido ordenada”, detalló el secretario interino, David Pekoske, recién nombrado por Biden.

Justo y eficaz.

La razón, dijo Pekoske, es “garantizar” que Estados Unidos tenga “un sistema migratorio justo y eficaz centrado en proteger la seguridad nacional, la seguridad fronteriza y la seguridad pública”, por lo que ordenó “revisar y reiniciar” los protocolos. El DHS no aportó en el comunicado detalles sobre las personas que quedan excluidas de la medida de los 100 días.

Durante la campaña, Biden ya se comprometió a esta suspensión de las deportaciones aunque en ese entonces lo hizo sin excepciones. Lo hizo después de recibir duras críticas durante las primarias demócratas por las deportaciones masivas del Gobierno de Barack Obama, del que él fue vicepresidente. Durante la Presidencia de Obama fueron deportados tres millones de inmigrantes, más que con ningún otro gobierno de EE.UU..

Joe Biden en el Salón Oval. Foto: AFP
Joe Biden en el Salón Oval. Foto: AFP

La pausa por 100 días de las deportaciones se suma a otra medida anunciada este miércoles por el DHS: La suspensión a partir las inscripciones al programa “Permanezcan en México”, que permitió a Trump devolver al país vecino a los solicitantes de asilo.

Además, Biden ha aprobado una serie de medidas migratorias dentro del paquete con 17 órdenes ejecutivas que ha firmado tras instalarse en la Casa Blanca, como el refuerzo del programa para jóvenes indocumentados conocidos como Dreamers o Soñadores, o la revisión de las prioridades a la hora de arrestar a inmigrantes sin papeles.

Los decretos frenan la construcción del muro con México, revocan la prohibición de ingreso al país para ciudadanos de varios países musulmanes, aumentan la protección de los jóvenes Dreamers -llevados cuando eran niños a Estados Unidos ilegalmente por sus padres, y a quienes el expresidente Barack Obama protegió de la deportación en 2012 a través del decreto ejecutivo DACA- o aseguran que los indocumentados serán contados en el censo nacional.

La agenda migratoria de Biden incluye principalmente un ambicioso proyecto de ley que prevé un camino de ocho años para que once millones de indocumentados obtengan la ciudadanía. El proyecto de ley depende de su aprobación en la Cámara de Representantes y el Senado.

Buscan apoyo.

Además, si el proyecto es aprobado, los Dreamers y los inmigrantes que tienen un estatus de protección temporal (TPS), así como los trabajadores agrícolas, obtendrían de manera automática la green card o residencia permanente, habrá más jueces migratorios para acelerar los trámites y ayuda extranjera para hacer frente a los problemas que provocan la migración, entre otras medidas.

Pero el proyecto debe ser votado por el Congreso, donde pese a su control de ambas cámaras los demócratas deberán obtener nueve votos republicanos en el Senado para alcanzar una mayoría de 60, “una tarea hercúlea” según dijo ayer jueves en una videoconferencia el senador demócrata Bob Menendez, principal auspiciante del proyecto en la Cámara Alta. Los demócratas tienen 50 bancas en el Senado.

Menendez pidió la ayuda del empresariado para defender el proyecto, comenzando por los sectores agrícola y tecnológico, que precisan mano de obra extranjera.

Tim Cook comprometido a buscar solución a un “sistema fracasado”
Tim Cook, CEO de Apple

El presidente de Apple, Tim Cook, responsable de la inmigración en la asociación Business Roundtable, dijo estar dispuesto a trabajar con el gobierno y el Congreso “en soluciones globales para reparar nuestro fracasado sistema migratorio”.

“Tras cuatro años de guerra contra la inmigración y los inmigrantes”, la agenda de Biden “es como el despertar de un nuevo día”, indicó a la AFP Krish O’Mara Vignarajah, presidenta de la organización de reasentamiento de refugiados LIRS. Recordó que la admisión de refugiados musulmanes bajo el gobierno Trump cayó de casi 40.000 en 2016 a 2.500 en 2020.

“La nube negra que teníamos sobre nuestras cabezas se ha ido”, concordó Camille Mackler, una abogada migratoria que dirige la organización Immigrant Advocates Response Collaborative. Tras cuatro años de “detener el sangrado tanto como era posible, ahora podemos arremangarnos y comenzar a trabajar”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados