LA HISTÓRICA CUMBRE DE SINGAPUR

El objetivo de Trump: lograr el desarme nuclear norcoreano

Analistas no creen que Kim Jong-un abandone “la única cosa que lo hace importante”.

Singapur: clima de cumbre en las calles; dos cómicos hacen una sátira de Kim Jong-un y Trump. Foto: AFP
Singapur: clima de cumbre en las calles; dos cómicos hacen una sátira de Kim Jong-un y Trump. Foto: AFP

El principal tema de Donald Trump para su encuentro con Kim Jong-un es sin duda el más espinoso: la desnuclearización de Corea del Norte. El régimen comunista desarrolló durante décadas un programa para lograr una bomba nuclear y los misiles balísticos capaces de atacar el territorio estadounidense, que le acarreó múltiples rondas de sanciones por parte del Consejo de Seguridad de la ONU, Estados Unidos y la Unión Europea. Las tensiones se agravaron el año pasado, dando lugar a un intercambio de amenazas de guerra e insultos personales entre Trump y Kim.

Ahora, tras un rápido acercamiento diplomático, los dos dirigentes se disponen a celebrar un encuentro en Singapur, el 12 de junio (en Uruguay serán las 22 del lunes 11). Pero, a pesar de las imágenes positivas de los últimos meses, la brecha que deberán superar ambos líderes parece inmensa.

"Me parece muy complicado que Kim abandone la única cosa que lo hace importante, esto es, las armas nucleares", dijo el exsubsecretario de Estado Richard Armitage. "La distancia entre el punto en el que nos encontramos ahora y el que debemos alcanzar se mide en años", añadió.

Estados Unidos pide a Corea del Norte que abandone sus armas nucleares de manera completa, verificable e irreversible.

El régimen se ha comprometido varias veces a desnuclearizar la península coreana, pero esas declaraciones son un eufemismo diplomático abierto a interpretaciones diversas; además Kim no ha dado ninguna indicación pública de las concesiones que está dispuesto a hacer.

En lugar de ello, Kim ha pedido que Estados Unidos y Corea del Sur "pongan fin a las amenazas contra la seguridad" de Corea del Norte y den pasos acordes con sus propios movimientos, durante una conversación con el presidente chino Xi Jinping, según los medios estatales chinos. Estas declaraciones son una clara indicación de que Kim intentará lograr concesiones por parte de Estados Unidos.

Las primeras señales parecían indicar que Washington esperaba una renuncia total de Corea del Norte a su arsenal nuclear. Pero las declaraciones del consejero de seguridad nacional estadounidense, John Bolton, sobre un posible "modelo libio" para Corea del Norte enfurecieron a Kim, dado que el líder de Libia, Muamar Gadafi, fue derrocado y ejecutado por una rebelión respaldada por la OTAN tras abandonar su programa nuclear.

En los últimos días, Trump rebajó las expectativas respecto a la cumbre de Singapur y aseguró que esta podría ser la primera de varias. "Creo que no es un acuerdo de un solo encuentro", dijo Trump el jueves, e insistió en que si Corea del Norte "no se desnucleariza, no será aceptable".

Aterrizajes.

Kim Jong-un arribaría al aeropuerto Changi de Singapur mañana domingo para su cumbre del martes con Trump, informó ayer la agencia Reuters. Trump, por su parte, probablemente arribará a la base aérea de Paya Lebar, donde han aterrizado otros presidentes estadounidenses en visitas a Singapur.

En la base aérea ya hay aviones militares de Estados Unidos, incluido un helicóptero blanco que se usa comúnmente para transportar a altos funcionarios estadounidenses.

Desde que se convirtió en líder de Corea del Norte en 2011, Kim ha realizado un solo viaje aéreo al exterior, a Dalian en China a comienzos de mayo, cuando voló en su aeronave personal Ilyushin-62M acompañado de un avión de carga.

Singapur está en el rango de alcance de la nave de fuselaje estrecho Il-62M de la era soviética que vuela con cuatro motores, pero algunos medios especularon que podría hacer escala en China por precaución ya que no se ha usado con frecuencia en los últimos años para una distancia tan larga.

Rodman, el amigo.

El exjugador de la NBA Dennis Rodman viajará a Singapur para prestar a sus "amigos" Trump y Kim Jong-un "todo el apoyo necesario". "Volaré a Singapur para la histórica cumbre. Prestaré todo el apoyo necesario a Donald Trump y al mariscal Kim Jong-un", anunció en su cuenta oficial de Twitter el emblemático ala-pívot de los Chicago Bulls en los años noventa.

Rodman incluyó en su mensaje un montaje fotográfico en el que se le ve sonriente, con gafas de sol y vestido con sus ya habituales excéntricos ropajes, rodeado por Trump y Kim, bajo las banderas de ambos países.

Según explicó, los gastos del viaje correrán a cargo de dos de sus empresas patrocinadoras, entre ellas una especializada en el negocio de las criptomonedas en la industria del cannabis. Preguntado este jueves sobre el asunto, Trump dijo que Rodman no estaba entre los invitados a la cumbre.

De producirse finalmente, no sería la primera vez que el extravagante exjugador de la NBA, también conocido como el Gusano, se reúna en persona con el líder norcoreano.

De hecho, justamente el 12 de junio del año pasado, Rodman viajó a Corea del Norte con el propósito de buscar un mayor acercamiento del mundo exterior al país asiático a través de lo que él llamó "diplomacia del baloncesto".

Alojamiento y transporte
¿Quién pagará la cuenta de Kim Jong-un en Singapur?
Fachada del hotel St. Regis en Singapur: Foto: EFE

Corea del Norte suele dejar que otros paguen la cuenta fuera del país, por lo que la cumbre del martes con Donald Trump correrá a cargo de Singapur o de Seúl. La ciudad Estado está tirando la casa por la ventana para acoger el cara a cara histórico entre Kim Jong-un y Trump en la isla de Sentosa. Ambos se alojarán previsiblemente en hoteles lujosos y es más que probable que a Corea del Norte, sometida a numerosas sanciones, le salga gratis.

El ministro de Defensa de Singapur, Ng Eng Hen, declaró que su gobierno está dispuesto a pagar los gastos norcoreanos para participar de alguna manera en la "reunión histórica".

La cuenta puede ser salada ya que la delegación norcoreana no suele escatimar en alojamiento. El hotel Fullerton, un cinco estrellas colonial a orillas del mar, propone por ejemplo una suite presidencial por 6.000 dólares la noche que podría ser del agrado de Kim Jong-un, gran amante del lujo.

En el caso de que no le guste siempre puede decantarse por el St. Regis, que cuenta con mayordomos y una flota de Bentleys. La noche en la suite presidencial ronda los 6.700 dólares, con desayuno incluido. El establecimiento posee además una colección privada de más de 70 obras de arte, como cuadros de Picasso y Miró.

Se desconoce qué medio de transporte usarán Kim y su entorno para viajar a Singapur. Trump lo hará en el Air Force One, que puede recorrer hasta 13.000 km sin repostar. Pero el "Air Force Un" (por Kim Jong-un), como apodó la prensa internacional al Ilyushin-62 del régimen norcoreano, es un aparato de fabricación soviética obsoleto. Los expertos en aeronáutica dudan de su capacidad para volar hasta Singapur, con lo que podría tener que pedir que lo lleven o alquilar un aparato. Si opta por la segunda opción y quiere ponerse a la altura del Air Force One (un Boeing 747-200), PrivateFly.com ofrece uno a 17.501 dólares la hora.

Con la excepción de Singapur ningún gobierno extranjero ha expresado públicamente el deseo de cargar con los gastos del desplazamiento de Kim. "No pagaremos sus gastos", anunció la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert. Un portavoz del presidente surcoreano Moon Jae-in dijo que este último tampoco tenía la intención de desembolsar dinero para la ocasión.

Y eso que cuando se trata de pagar la factura de los norcoreanos todas las miradas se centran en los surcoreanos. Corea del Sur abonó 2.860 millones de wones (2,7 millones de dólares) para albergar a la delegación del Norte en los Juegos Olímpicos de Invierno en febrero, que desempeñaron un papel esencial en la distensión actual en la península. AFP


Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º