EL ENCUENTRO DE DOS MUNDOS

Obama hace historia en Cuba

Quince meses después de anunciar la normalización de las relaciones, visita La Habana para hacer irreversible el acercamiento, y plantear discrepancias.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Una turista californiana toma una foto de un afiche en La Habana. Foto: Reuters.

El presidente Barack Obama buscará hacer irreversible el acercamiento entre Estados Unidos, la superpotencia mundial y líder de Occidente, y Cuba, una de las pocas naciones con gobierno marxista, quince meses después que él y su par cubano, Raúl Castro, estremecieron al mundo al anunciar la reanudación de relaciones entre los dos países.

En su histórica visita a la isla, que comienza hoy domingo, tendrá tiempo para hablar con el gobierno y los disidentes, dar un discurso al pueblo cubano, que será difundido por radio y televisión, y disfrutar de una pasión común de los dos países: el béisbol. Permanecerá en Cuba hasta el martes, en la primera visita de un presidente estadounidense después de 88 años, y tras medio siglo de enfrentamiento y relaciones cortadas.

Su agenda será un reflejo de los distintos intereses de Estados Unidos en su nueva relación con Cuba, y de su voluntad de "conversar no solo con el gobierno, sino también con el público cubano", según apuntó el asesor adjunto de seguridad nacional de Obama, Ben Rhodes, en una conferencia telefónica. Durante 18 meses, Rhodes fue protagonista de las negociaciones secretas con el gobierno cubano para restablecer las relaciones.

En su último año en el poder, y con las amenazas de algunos aspirantes republicanos a la presidencia de romper las relaciones con Cuba, Obama está decidido a acelerar el acercamiento lo máximo posible. Lo que el presidente no puede hacer es derogar el embargo a la isla caribeña, debido a que esa decisión le corresponde al Congreso estadounidense, que tiene mayoría del Partido Republicano contraria a levantar la medida. Por ello, Obama expresó su confianza, la semana pasada en una una entrevista con Juan C. López de CNN en Español, de que el embargo pueda eliminarse en el próximo periodo de gobierno en el que cree que habrá mayoría del Partido Demócrata.

"Queremos que el proceso de normalización sea irreversible", aseguró Rhodes.

Obama estará acompañado por su señora, Michelle, sus hijas Sasha y Malia, y su suegra, Mary Robinson, así como por los secretarios de Estado, John Kerry, de Comercio, Penny Pritzker y de Agricultura, Tom Vilsack, la jefa de la Administración de Pequeños Negocios, María Contreras-Sweet y 23 miembros del Congreso. La familia paseará por La Habana Vieja esta tarde.

Mañana, el mandatario comenzará su agenda oficial con una breve ceremonia en la que depositará una corona de flores en el monumento a José Martí, seguida de una reunión bilateral con el presidente Castro. Al enfocar ese encuentro, Rhodes afirmó que Obama repasará los avances en el proceso de normalización y será "muy franco sobre las áreas en las que hay desacuerdo", inlcuidos los derechos humanos en Cuba, además de explorar cómo pueden "aumentarse los intercambios entre ambos pueblos y las oportunidades de comercio".

En un artículo que escribió en el sitio web de la Casa Blanca, Rhodes expuso y explicó cada etapa de la visita de Obama, así como destacó que "nuestra política se enfoca en ayudar al pueblo cubano a mejorar su vida". Agregó que "desde que se trazó una nueva política sobre Cuba, Estados Unidos ha hecho cambios regulatorios para abrir los vínculos comerciales entre nuestros países en un tiempo en el que un creciente número de cubanos trabaja por su cuenta".

"En La Habana, el presidente se reunirá con emprendedores cubanos o cuentapropistas, para escuchar sus experiencias. El evento incluirá a emprendedores estadounidenses que compartirán sus propias experiencias con sus contrapartes cubanas y buscarán oportunidades para construir relaciones de largo plazo".

El gobierno de Obama quiere facilitar el crecimiento del naciente sector privado en Cuba y, ante la reticencia del Congreso a levantar el embargo, ha tomado una serie de medidas para flexibilizar las restricciones al comercio con la isla.

DIrecto.

En el artículo, Rhodes informó que el martes, "así como se reunió con el gobierno, el presidente tendrá un encuentro con un grupo de la sociedad civil cubana, incluyendo militantes por los derechos humanos". Destacó que "un foco crítico de la política del presidente sobre Cuba es nuestro contínuo apoyo a los valores universales y los derechos humanos —incluyendo el respeto al derecho a la libertad de expresión y de reunión. Continuamos teniendo fuertes discrepancias con el gobierno cubano en estos temas y creemos que el encuentro sitúa a Estados Unidos en una posición mejor para plantear esas diferencias directamente al gobierno, mientras también escuchamos directamente a la sociedad civil".

Entre los representantes de la sociedad civil estarán algunos disidentes destacados. La Casa Blanca no los identificó, pero varios de ellos aseguraron a la agencia EFE en La Habana haber recibido las invitaciones. Entre ellos aparecen la líder del movimiento Damas de Blanco, Berta Soler, el ex preso político José Daniel Ferrer, quien encabeza la Unión patriótica de Cuba (Unpacu), la periodista independiente Miriam Leiva y el veterano disidente Elizardo Sánchez.

El asesor recordó que al anunciar hace 15 meses una nueva política referida a Cuba, el mandatario dijo: "Estados Unidos extiende la mano de la amistad". En ese sentido, indicó que "el presidente Obama nuevamente tendrá la oportunidad de hablar directamente al pueblo cubano con comentarios en el Gran Teatro Alicia Alonso, antiguamente conocido como el Gran Teatro de La Habana. Sus comentarios subrayarán el contínuo espíritu de amistad y expondrán su visión para la relación futura entre nuestros países, así como el potencial extraordinario del pueblo cubano. El presidente Coolidge habló en el mismo teatro la última vez que un presidente estuvo en Cuba".

Vínculo.

Un aspecto que, a primera vista puede parecer secundario, pero hace al acercamiento de los dos pueblos, es el béisbol. Por ello, Rhodes señala en su artículo que ese deporte "es un gran ejemplo de los vínculos culturales y un podedoro recordatorio de la experiencia compartida entre los pueblos que trasciende nuestra historia difícil. El club Tampa Bay Rays viaja a Cuba para representar a Major League Baseball en un partido amistoso cotra la Selección Nacional de Cuba en el Estadio Latinoamericano, que fue anfitrión del club Brooklyn Dodgers de Jackie Robinson, (el primer beisbolista negro que jugó en las ligas mayores y tuvo notable desempeño) en 1947. El presidente espera con interés el partido".

El asesor expresó su "confianza de que interacciones como esta —y entre todos los estadounidenses y cubanos— conducirán a un futuro mejor para los dos países". (Fuentes: EFE, AFP y sitio web de la Casa Blanca).

Coolidge fue recibido con alegría en enero del 28.

Calvin Coolidge fue el último presidente de Estados Unidos que visitó Cuba, en 1928, para participar de una conferencia de naciones del hemisferio occidental y declarar el progreso y la buena voluntad en las relaciones con Cuba, tras un periodo de tensión. Coolidge arribó en una nave de la Armada de Estados Unidos al puerto de La Habana. The New York Times indicó, el 16 de enero de 1928: "Fue la bienvenida más alegre que una persona haya recibido en esta isla verde del Caribe".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados