VIDEO

Obama expulsa a 35 agentes rusos; Putin decide represalia

Decisión obedece a interferencia en las elecciones; Trump mantiene dudas

Obama ordena la expulsión de 35 diplomáticos rusos por ciberataque
Obama ordena la expulsión de 35 diplomáticos rusos por ciberataque

La expulsión de 35 agentes, el cierre de dos complejos rusos en Nueva York y Maryland y la aplicación de sanciones a dos servicios de inteligencia, fueron dispuestas por el presidente Barack Obama en respuesta a las acciones desarrolladas por Rusia para interferir en las elecciones presidenciales de Estados Unidos. Asimismo, sancionó a cuatro jerarcas de uno de los servicios rusos —la unidad de inteligencia militar conocida como GRU— que la Casa Blanca considera ordenó los ciberataques contra el Comité Nacional Demócrata y otras organizaciones políticas.

La expulsión de los 35 funcionarios que tienen rango diplomático responde al acoso a diplomáticos estadounidenses en Rusia, indicaron jerarcas del gobierno. Se estima que ninguno de los funcionarios estuvo vinculados con el hackeo. El Departamento de Estado anunció el cierre de dos "complejos recreativos" que fueron usados por la inteligencia rusa, aunque las autoridades no puntualizaron si fueron utilizados en los hackeos referidos a las elecciones.

Rusia reacionó ante las medidas y afirmó que dañarán las relaciones entre los dos países.

El gobierno estadounidense también difundió ejemplos de malware y otros indicios de la ciberactividad rusa, incluyendo las direcciones de redes de computadoras usadas por los rusos para lanzar ataques. Tomadas en su conjunto, estas decisiones comprenden la respuesta más fuerte que ha tomado Estados Unidos ante un ciberataque contra el país auspiciado por un Estado.

Las sanciones tienen por finalidad, en parte, limitar al presidente electo Donald J. Trump, quien de manera reiterada ha expresado dudas de que el gobierno de Rusia tuvo algún vínculo con el hackeo al Comité Nacional Demócrata y otras instituciones políticas. Sostuvo que no hay ninguna prueba al respecto.

Frialdad: los presidentes Putin y Obama no pueden disimular la falta de cordialidad. Foto: AFP
Frialdad: los presidentes Putin y Obama no pueden disimular la falta de cordialidad. Foto: AFP

Expectativa.

Después que asuma la presidencia el 20 de enero, Trump deberá decidir si levanta las sanciones que impuso Obama. Varios legisladores republicanos reclaman una investigación pública de las acciones de Rusia. Si Trump deroga las sanciones, ello significará que rechaza los resultados de las investigaciones realizadas por las agencias de inteligencia estadounidenses.

Al ser preguntado anoche, en su lujoso club de Mar-a-Lago, en Palm Beach (Florida), poco antes de que se conocieran las sanciones, Trump dijo: "Creo que debemos continuar con nuestras vidas. Creo que las computadoras, en gran medida, han complicado la vida. La era de las computadoras hace que nadie realmente tenga conocimiento de lo que está pasando. Tenemos rapidez, tenemos muchas otras cosas, pero no estoy seguro que tengamos la calidad de seguridad que necesitamos".

En una declaración que hizo anoche, el presidente Obama sutilmente apuntó contra la renuencia de Trump a hablar sobre el involucramiento ruso. "Todos los estadounidenses deben estar alarmados por las acciones de Rusia", manifestó. "He actuado después de reiteradas advertencias públicas y privadas que hicimos al gobierno de Rusia. Nuestras medidas son una respuesta necesaria y apropiada a los esfuerzos destinados a dañar los intereses de Estados Unidos en violación de las normas internacionales de comportamiento establecidas".

Respuesta.

De inmediato, Rusia expresó su rechazo a las medidas tomadas por Obama. El vocero del presidente Vladimir Putin, Dmitry Peskov consideró que las sanciones dañan las relaciones entre Estados Unidos y Rusia y anunció que Putin ordenará alguna represalia apropiada, después de estudiar en detalle la decisión de Obama.

Peskov manifestó que Rusia duda de la eficacia de las medidas porque el actual gobierno estadounidense terminará su mandato en tres semanas y advirtió que "son sanciones ilegales y sin fundamento desde el punto de vista del Derecho Internacional".

Juega fuerte y logra una tregua en Siria.

Una tregua global en Siria entre el régimen de Bashar Assad y los rebeldes, auspiciada por Rusia y Turquía pero sin Estados Unidos, entró en vigor anoche antes del inicio de negociaciones de paz, previstas en enero. El acuerdo, que no incluye a los que las partes nombran "terroristas", como el grupo Estado Islámico, fue anunciado por el presidente ruso Vladimir Putin y confirmado por el ejército sirio.

"No solamente lo esperábamos desde hacía tiempo, sino también hemos trabajado mucho para aproximarnos", indicó Putin en un encuentro televisado con sus ministros de Defensa y Relaciones Exteriores.

Según el ministro de Defensa ruso Serguei Choigu, firmaron el acuerdo con el gobierno de Damasco grupos que representan a unos 62.000 rebeldes armados.

"Una hora antes del inicio del alto el fuego, los frentes estaban en calma, excepto algunos cohetes lanzados contra la ciudad de Alepo (norte) y dos cohetes que cayeron en los suburbios de Damasco", indicó Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, calificó lo acordado como una "oportunidad histórica" para poner fin a los seis años de conflicto. "De ninguna manera hay que dejar pasar esta oportunidad. Es una oportunidad histórica", dijo Erdogan.

Estados Unidos acogió favorablemente el anuncio expresando su deseo de que la tregua sea "respetada por todas las partes" del conflicto. AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados