LA TRANSICIÓN EN EE.UU.

Obama se despide de Europa: apoyo a Merkel y el deseo que Trump le "haga frente" a Rusia

La canciller alemana no ve posible ahora un acuerdo de libre comercio.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Ángela Merkel y Barack Obama. Foto: Reuters

Barack Obama aprovechó su última gira europea para darle un fuerte respaldo a la canciller alemana Angela Merkel y presionar a Donald Trump para que le "haga frente" a Rusia.

"Espero que el presidente electo tenga la voluntad de hacer frente a Rusia cuando no respete nuestros valores y las normas internacionales", declaró ayer jueves Obama en una rueda de prensa conjunta a Merkel en Berlín.

"El presidente electo no va a continuar exactamente nuestra estrategia, pero yo espero que no adopte un enfoque de Realpolitik (política de la realidad, basada en intereses prácticos)", indicó Obama.

En este contexto, abogó por que se mantengan las sanciones a Rusia por el conflicto en Ucrania.

Rusia es "un país importante y una súper potencia militar", afirmó Obama, pero demandó que Trump "no se limite a hacer negocios con Rusia" que puedan crear problemas a largo plazo.

Merkel, por su parte, admitió que por ahora no podrá haber un acuerdo comercial entre la Unión Europea y Estados Unidos (TTIP), ya que Trump defendió la necesidad de un mayor proteccionismo.

"Desde siempre me he comprometido a fondo para lograr un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos. Hemos avanzado mucho en las negociaciones, pero en este momento no puede haber conclusión", declaró Merkel.

La canciller alemana dijo que espera que las negociaciones puedan ser retomadas en otro momento.

"Lo que nos une es la convicción común de que la globalización tiene que ser organizada humana y políticamente, pero no hay vuelta atrás a los tiempos de antes de la globalización", indicó la canciller.

El acuerdo de libre comercio, impulsado por Merkel y Obama, comenzó a generar cada vez más resistencias en muchos países de la UE, liderados por Francia, y suscitó temores de que fuera a provocar una erosión de las políticas sociales, medioambientales y de salud pública.

Un día después de defender la democracia y una globalización socialmente más justa en Atenas, Obama dedicó varios elogios a Merkel, a la que muchos consideran como la nueva adalid de los valores democráticos mundiales.

"Trato de atenerme a la regla de no meterme en la política de los demás, todo lo que puedo decir es que la canciller Merkel ha sido una socia extraordinaria", dijo Obama.

Tras la llegada de Obama al poder en 2008, los dos mandatarios entablaron una relación estrecha que sobrevivió al año 2013, cuando se supo que Estados Unidos espiaba el móvil de la canciller.

Merkel es "tal vez la última líder que quedó entre nuestros más cercanos aliados desde los tiempos en los cuales asumí el cargo".

"En cierto sentido somos los veteranos que debieron afrontar los desafíos de los últimos ocho años", agregó Obama.

Muchos analistas y medios ven en este encuentro una forma de pasar la posta, teniendo en cuenta que para algunos de sus partidarios, Merkel podría convertirse en la nueva "líder del mundo libre".

La visita de Obama a Berlín está llena de símbolos para él. Ahí fue donde en julio de 2008 celebró su mayor mitin electoral ante 200.000 personas que lo escucharon defender un futuro sin armas nucleares.

Obama también se despedirá en Berlín del presidente del gobierno español Mariano Rajoy, del primer ministro italiano Matteo Renzi, de la primera ministra británica Theresa May, y del presidente francés François Hollande. Con todos ellos se reunirá hoy viernes, ante de emprender viaje a Perú.

"Si soy alemán, voto a Merkel"

En plena guerra fría y con los alemanes separados por un muro, John F. Kennedy realizó en junio de 1963 una visita a Berlín y pronunció un histórico discurso. "Todos los hombres libres, dondequiera que ellos vivan, son ciudadanos de Berlín. Y por lo tanto, como hombres libres, yo con orgullo digo estas palabras Ich bin ein Berliner". Barack Obama, que nació en agosto de 1961 cuando comenzó la construcción del muro, está ahora en Berlín y el mensaje que dejó, salvando las distancias, suena tan fuerte como el de Kennedy. "Si fuera alemán y pudiera votar, la apoyaría" a Merkel, dijo Obama.

"Solo quería estar en casa y no salir más"

"Hubo veces, en esta última semana, en que lo único que quería hacer era acurrucarme con un buen libro y no salir nunca más de casa", confesó la derrotada candidata demócrata Hillary Clinton. "Lo admito —dijo durante un discurso el miércoles por la noche en la gala anual de la Childrens Defense Fund—, venir aquí no fue lo más fácil". Y agregó: "Sé que muchos de ustedes están profundamente desilusionados por los resultados de las elecciones. Lo estoy también yo, más de lo que jamás podré expresarlo". Sin embargo, Clinton dijo que es necesario no perder el ánimo ante una platea que la ovacionó al terminar su exposición. "Sé que esto no es fácil. Sé que en la última semana muchos se preguntaron si Estados Unidos es el país que pensábamos que era". "Las divisiones puestas al descubierto en estas elecciones son profundas, pero por favor escúchenme cuando digo que Estados Unidos vale la pena. Nuestros hijos valen la pena. Crean en nuestro país, luchen por nuestros valores y no se rindan jamás. Nunca", concluyó. Clinton ganó el voto popular pero perdió ante Trump en los votos al Colegio Electoral en la elección del 8 de noviembre, una de las más reñidas de las últimas décadas. "De esto estoy segura: Estados Unidos sigue siendo el país más grandioso del mundo, sigue siendo el lugar donde cualquiera puede sobreponerse a los obstáculos", agregó. (ANSA, Reuters)

Trump sigue sin nombrar al gabinete

Donald Trump continúa blindado en la cima de su torre en Manhattan para elegir a los 15 ministros de su gobierno y otros puestos clave, como la National Intelligence, luego que el jefe de los 007 estadounidenses James Clapper renunciara.

Pero Trump trabaja también para tejer de manera informal sus primeras relaciones de política exterior. En ese contexto recibió ayer al primer ministro japonés Shinzo Abe, el primer líder político extranjero con el que se reúne tras su elección.

En el entorno de Trump dicen que el anuncio de su gabinete sería posiblemente después del Día de Acción de Gracias, que este año cae el jueves 24 de noviembre.

Mientras tanto, ya rodó la primera cabeza: Clapper, director del Servicio de Inteligencia Nacional, que coordina las 17 agencias del sector. El funcionario presentó su renuncia ante el Congreso, confirmando que permanecerá en el cargo hasta el fin del mandato de Barack Obama, por quien fue nombrado en 2010.

El aspecto más controvertido de la gestión Clapper fue su declaración ante el Senado en 2013, que dijo que las agencias de espionaje norteamericanas no estaban recogiendo datos de sus ciudadanos, afirmación luego desmentida por el "topo" de la National Security Agency (NSA), Edward Snowden, ahora exiliado en Rusia.

Hasta ahora no hubo señal de renuncia de otros dirigentes gubernamentales, como el director del FBI James Comey, criticado al principio por los republicanos y luego por los demócratas por la forma en que administró las investigaciones sobre Hillary Clinton y el "email-gate".

La presidenta de la Reserva Federal (FED), Janet Yellen, también nombrada por el presidente Obama, anunció que tiene intenciones de permanecer durante todo su mandato, que termina en 2018.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados