AL TODO O NADA

Obama critica al FBI y sale fuerte al rescate de Hillary

En los cinco días finales, la campaña se centra en los estados disputados.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Barack Obama. Foto: Reuters

Como en las viejas películas de western, al final del rodaje Hillary Clinton necesita la caballería para frenar el avance de Donald Trump. Y el que se apareció al frente de la operación rescate es el propio presidente Barack Obama, que ayer miércoles hizo un desesperado llamado a favor de la candidata demócrata. "El destino de la República está en juego. (…) Tienen seis días para decidir", afirmó Obama durante un mitin en Chapel Hill, Carolina del Norte.

"Y cuando dije que el destino de la República está en vuestras manos, no estaba bromeando", agregó. "¡Rechacen el miedo! ¡Elijan la esperanza! ¡Voten!", arengó.

Recordando los comicios de 2008 y 2012, Obama insistió en que la elección de este año tenía una naturaleza diferente a causa de la personalidad de Trump. "Fui candidato contra John McCain, fui candidato contra Mitt Romney (y) nunca pensé que la República estuviera en peligro si resultaban electos", insistió. Y agregó que Estados Unidos no podía permitirse elegir a un presidente "que propone torturar" o "darle los códigos nucleares a alguien tan imprevisible".

Este clima caliente sin precedentes en una campaña electoral en Estados Unidos se crispó aún más por el papel jugado por el FBI y la catarata de revelaciones de prensa y del sitio WikiLeaks.

El director del FBI, James Comey, de filiación republicana y en la picota por haber decidido reanudar la investigación sobre el uso hecho por Clinton de un servidor privado cuando era secretaria de Estado (2009-2013), es acusado ahora por los demócratas de silenciar las "conexiones" de Trump con Rusia.

Yahoo News exhumó este miércoles un video de 1988 que parece poner en evidencia cierta cercanía entre Trump y una conocida figura de la mafia, Robert LiButti.

Y The New York Times reveló el martes que Trump había usado durante años en la década de 1990 métodos cercanos a la ilegalidad para reducir el pago de impuestos en "varias decenas de millones de dólares".

Por su parte, el presidente Obama atacó sutilmente al FBI ayer miércoles por la reapertura del caso de los emails de Clinton, al afirmar que las investigaciones no deberían basarse "en insinuaciones, informaciones incompletas o fugas" periodísticas. Recordó asimismo que la primera investigación del FBI había concluido que Clinton había cometido "errores", pero que "nada merecía ser objeto de demandas judiciales".

Para vencer el martes 8, los dos candidatos a la Casa Blanca deberá obtener al menos 270 grandes electores distribuidos entre los 50 estados.

Los sondeos de intención de voto le siguen dando ventaja a la demócrata, pero el promedio establecido por el sitio Real Clear Politics otorga a Clinton apenas 2,2 puntos más que a Trump (45,3% contra 43,1%).

Un nuevo sondeo de ABC News publicado ayer miércoles otorga a ambos el mismo porcentaje: 46%.

La diferencia también se redujo en varios estados clave, entre ellos Carolina del Norte, y Trump va al frente en Ohio y Arizona.

Ataques cruzados.

Ayer tanto Clinton como Trump continuaron descalificándose. "Ha demostrado que no tiene el temperamento ni la calificación para ser presidente", lanzó Clinton, de 69 años. Trump, de 70 años, no se quedó atrás y sacó toda su artillería pesada: su rival, dijo, amenaza con provocar una "tercera guerra mundial" si accede a la Casa Blanca y es culpable de haber dejado ingresar a Estados Unidos "a los más peligrosos y violentos clandestinos" cuando era secretaria de Estado.

Pendulares.

En el proceso electoral estadounidense, los llamados swing states (o estados pendulares) son aquellos en los que, en particular en la última parte de la carrera electoral, se concentra la atención de los sondeos y encuestas.

Considerados equilibrados entre republicanos y demócratas, son los estados donde pasarse de un partido a otro puede resultar significativo y hasta decisivo para los candidatos para alcanzar la victoria final.

Son tradicionalmente una decena de estados, con algunas constantes pero que pueden cambiar en épocas diferentes.

Y por lo general se cruzan con los estados que en cada ciclo electoral emergen como el mayor campo de batalla (los llamados battleground states) para los candidatos que se postulan.

La situación actual entre Clinton y Trump en los swing states o en los battleground states, según la fotografía de RealClearPolitics basada en sondeos es la siguiente.

En los datos a continuación aparece el porcentaje de Clinton primero y luego el de Trump: Florida 44,5% a 45,5%; Ohio 44,3% a 46,8%; Virginia 47,0% a 42,3%; Colorado 43,7% a 41,3%; Carolina del Norte 46,3% a 47,0%; Iowa 40,3% a 41,7%; Nevada 44,3% a 44,8%; Georgia 42,3% a 48,0%; Wisconsin 47,0% a 41,3%; Michigan 47,0% a 40,0%; Georgia 42,3% a 48,0%; Pennsylvania 47,2% a 41,2%.

Otro cierre a la baja en Wall Street por Trump.

Wall Street cerró ayer miércoles en baja presionada por el ascenso en las encuestas de Donald Trump. El índice industrial Dow Jones perdió 0,43% a 17.959,64 puntos, el Nasdaq bajó 0,93% a 5.105,57 y el S&P500 cayó 0,65% a 2.097,94. Las acciones del sector de energía cayeron tras conocerse que las reservas estadounidenses de crudo subieron a niveles récord. En el sector tecnológico Amazon y Alphabet (Google) tuvieron débiles desempeños. A seis días de las elecciones, los mercados ignoraron que la Reserva Federal mantuvo intactas las tasas de interés. Esa era la decisión que los inversores creían que se tomaría. La cercanía de la elección "aumenta el nivel de temor y genera mucha incertidumbre, cosa que es el peor enemigo del mercado", dijo Peter Cardillo, economista de First Standard Financial.

Ayer el rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años caía a 1,803% contra 1,828% del martes y el de los papeles a 30 años bajaba a 2,568% de 2,576%.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)