INCÓMODO DESENCUENTRO

Obama aboga por libertad y democracia para cubanos

El presidente afirmó que discrepan sobre esos valores y derechos humanos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Dos horas de conversación entre Obama y Castro no lograron superar los escollos. Foto: AFP.

El anunciado encuentro en La Habana entre el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el de Cuba, Raúl Castro, reveló el trasfondo de diferencias que todavía sobrevuelan en el llamado "deshielo". "Seguimos teniendo diferencias muy serias, incluidos la democracia y los derechos humanos", reconoció el propio Obama durante la conferencia de prensa conjunta. Conferencia que el mandatario estadounidense había puesto como requisito previo a su visita y que Castro aceptó a regañadientes. Su escasa disposición a responder preguntas o la ironía con que intentó sortear la más comprometedora, lo dejó en claro sobre el final.

Conversación.

Obama, el primer presidente estadounidense en aterrizar en la isla de gobierno comunista en 88 años, aseguró que justamente las diferencias entre los dos países en materia de derechos humanos y democracia son el principal escollo para sellar el acercamiento entre los otrora rivales de la Guerra Fría.

Pero Castro se quejó de la manipulación política del tema en una rueda de prensa conjunta con Obama, quien llegó el domingo con su familia para una histórica visita.

Luego de un breve recorrido por el monumento al poeta y héroe cubano José Martí, Obama y Castro arrancaron muy sonrientes una reunión en el Palacio de la Revolución, que se yergue en una explanada decorada con relieves de los guerrilleros Ernesto "Che" Guevara y Camilo Cienfuegos.

Pero al terminar la reunión de poco más de dos horas, los ánimos no eran tan risueños.

A pesar de que Obama comentó la "franqueza y sinceridad" del encuentro, Castro reiteró que el acercamiento sólo avanzará si Washington levanta el embargo y devuelve el territorio que ocupa una base naval estadounidense en el extremo oriental de la isla.

Castro también subrayó las divergencias entre ambos países, apenas separados por 145 kilómetros, pero sostuvo que Cuba defiende los derechos humanos cuando garantiza la salud y la enseñanza gratuitas para todos los cubanos.

"Nos oponemos al doble rasero sobre los derechos humanos. Cuba tiene mucho qué decir y mostrar en esta materia", dijo Castro, contraatacando ante los reclamos de Obama.

Pero probablemente donde las grandes diferencias se dejaron ver en toda su magnitud quedaron evidenciadas durante la conferencia de prensa conjunta que ofrecieron más tarde los mandatarios.

Abrió la rueda un periodista cubano-estadounidense de la cadena CNN, quien luego de dirigir las primeras preguntas a Obama le planteó una directamente a Castro: "¿Va a liberar a los presos políticos?".

"¿Qué presos políticos? Dame los nombres", retrucó Castro, visiblemente irritado. "Si hay presos políticos, antes de que llegue la noche estarán sueltos", añadió ofuscado.

El malestar terminó por marcar el fin de la escueta rueda de prensa. "Si me quedo me hacen 500 preguntas. Yo dije que iba a contestar una pregunta y voy a contestar una y media", dijo después de que Obama le exhortase expresamente a responder a una pregunta de una periodista de un medio estadounidense.

Las preguntas sin responder y la rispidez generada en el recinto obligaron al Departamento de Estado a responder a los medios de prensa de EE.UU.

"No sé si tenemos una lista exhaustiva" de presos políticos en Cuba, dijo el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, al ser preguntado por las declaraciones que hizo Castro.

"Pero claramente aún hay personas detenidas por razones políticas, y eso sigue preocupándonos. Es un tema que planteamos de forma regular" en las conversaciones con el Gobierno cubano, añadió Kirby a la prensa de su país.

Derecho a elegir.

El otro tema álgido que tocó Obama en su intervención: eleccione libres. "El destino de Cuba no debe ser decidido por EEUU o ningún otro país (...) El futuro de Cuba lo tienen que decidir los cubanos y nadie más", aseveró Obama quien, no obstante, advirtió que su país seguirá abogando por la democracia en Cuba y reclamando respeto para los derechos humanos universales, como la libertad de expresión, el derecho de asamblea y de culto religioso.

El fin del embargo, un recurrente que tampoco el mandatario eludió, dejó entender en cambio que será resuelto por la próxima administración, tras destacar los avances logrados.

Obama sostuvo que el hecho de que cerca de 40 legisladores, entre ellos varios republicanos, le acompañen en este viaje a Cuba es una muestra de que existe cada vez más presión dentro del Congreso para poner fin al embargo.

Carnival comienza la travesía semanal

La empresa estadounidense Carnival Corporation anunció que el próximo 1 de mayo realizará su primer crucero de Miami a La Habana tras recibir la aprobación del Gobierno cubano, coincidiendo con la visita del presidente de EE.UU., Barack Obama. La mayor operadora de cruceros del mundo calificó de "histórica" la aprobación, al convertirse en la primera compañía de cruceros que logra dicha autorización, y la primera que navegará a Cuba en más de 50 años. Carnival prevé que Fathom, su nueva marca de viajes, comience a realizar viajes semanales de EE.UU. a Cuba.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados