ESTADOS UNIDOS

“Nunca exoneré a Trump”, dice el fiscal de la trama rusa

Mueller compareció ante el Congreso de EE.UU. para ratificar su informe.

Fiscal especial, Robert Mueller. Foto: AFP
Robert Mueller, fiscal especial que investigó la injerencia rusa. Foto: AFP

Robert Mueller, el fiscal especial que investigó la injerencia rusa en la campaña electoral de 2016 en Estados Unidos, dijo ayer miércoles ante el Congreso que sus indagaciones no exoneran al presidente Donald Trump, pero declinó acusar de cualquier delito al mandatario.

En una audiencia tensa, Mueller, de 74 años, contestó con voz temblorosa las preguntas de los legisladores demócratas y republicanos del Comité Judicial de la Cámara baja sobre su investigación de dos años para determinar si Trump obstruyó la justicia y si su campaña se confabuló con los rusos para perjudicar a su rival demócrata Hillary Clinton.

Mueller pareció avejentado e inseguro. En muchas ocasiones les pidió a los congresistas que reformularan las preguntas y en otras los remitió a su informe de 448 páginas publicado hace tres meses. Mueller se negó a ir más allá de su informe y respondió con escuetos “sí” o “no” a las preguntas. De hecho, según el conteo de la CNN, el fiscal se negó a contestar en más de 110 ocasiones y 39 veces les pidió a los legisladores que revisaran su informe.

Pero sus respuestas traslucieron que no estaba de acuerdo con las afirmaciones de Trump de que el informe lo exoneraba.

El demócrata Ted Lieu le preguntó a Mueller si la razón por la que no acusó penalmente a Trump fue la política del Departamento de Justicia de no presentar cargos penales contra un presidente en funciones.

“Eso es correcto”, señaló Mueller.

El demócrata Jerrold Nadler, presidente del comité, elogió a Mueller y dijo que nadie, incluido Trump, está “por encima de la ley”. “¿Realmente exoneró totalmente al presidente?”, preguntó Nadler.

“No”, respondió Mueller, quien fue acusado por Trump de encabezar una “caza de brujas” y tratar de orquestar un “golpe” en su contra.

Ante otra pregunta del demócrata Nadler, el fiscal dijo que Trump “sí” podría enfrentarse a un juicio cuando deje la Casa Blanca.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Foto: Reuters
Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Foto: Reuters

Mueller sostuvo que su investigación se llevó a cabo de forma “justa e independiente”.

“Déjeme decir una cosa más. En el transcurso de mi carrera, he visto una serie de retos para nuestra democracia. El esfuerzo del Gobierno ruso para interferir con nuestra elección está entre los más serios”, dijo.

“El presidente no fue exculpado por los actos que presuntamente cometió”, dijo Mueller.

Los republicanos trataron de pintar la investigación de Mueller como injusta con Trump, al punto que el congresista Louie Gohmert lo acusó de “perpetuar la injusticia”.

En su testimonio, Mueller -exdirector del FBI- reiteró que Rusia interfirió en la campaña electoral de 2016 y que lo hizo con la intención de impulsar la candidatura de Trump y perjudicar a Hillary Clinton.

Pero el fiscal también dijo que el presidente y sus asesores no fueron procesados por cooperar con Rusia porque durante la investigación no hubo suficientes elementos para sostener los cargos de conspiración.

“Encontramos pruebas insuficientes de la culpabilidad del presidente”, dijo Mueller. “En base a la política del Departamento de Justicia y los principios de imparcialidad, decidimos no determinar si el presidente había cometido un delito. Esa fue nuestra decisión en ese momento y sigue siendo nuestra decisión hoy”, explicó Mueller al inicio de la audiencia.

Robert Mueller. Foto: EFE
Robert Mueller. Foto: EFE

En la primera de dos audiencias -una frente al Comité Judicial y otra posterior ante la Comisión de Inteligencia- Mueller no aportó elementos que justifiquen un proceso de destitución contra Trump, que algunos sectores del Partido Demócrata defienden.

A pesar de que Trump insistió esta semana en que no vería el testimonio, televisado a nivel nacional, una vez terminado lo describió como “una vergüenza” para los demócratas de quienes se mofó: “Me gustaría agradecerles a los demócratas por la celebración de la audiencia de esta mañana”. (Ver recuadro).

Mueller dijo que no respondería preguntas sobre los orígenes de la investigación del FBI sobre la trama rusa antes de hacerse cargo del asunto en 2017 o sobre un controvertido expediente compilado por un exagente británico de inteligencia.

La investigación de Mueller resultó en la imputación de 34 individuos (26 de nacionalidad rusa) y entre los que se encuentra el exjefe de campaña de Trump, Paul Manafort; su abogado personal, Michael Cohen; y su primer asesor de Seguridad Nacional en la Casa Blanca, Michael Flynn.

WikiLeaks.

Mueller consideró “problemáticos” los elogios que Trump dirigió durante las elecciones de 2016 al portal WikiLeaks, responsable de las filtraciones contra la demócrata Hillary Clinton.

En la audiencia del Comité de Inteligencia, el demócrata Mike Quigley preguntó a Mueller sobre algunos de los comentarios que Trump pronunció durante las elecciones de 2016, cuando dijo que “amaba” a WikiLeaks e instó a la plataforma a publicar información que pudiera perjudicar a Hillary Clinton.

Mueller dijo que considerarlos “problemáticos era subestimarlos” a esos comentarios de Trump, y afirmó que esas declaraciones del presidente “dan alguna esperanza e impulso a lo que es y debería ser considerado un comportamiento ilegal”, en referencia a las filtraciones de WikiLeaks.

Según el conteo de la cadena NBC, Trump mencionó WikiLeaks 145 veces en la campaña para los comicios de 2016.

En su informe, Mueller afirma que agentes de la inteligencia militar rusa robaron los correos electrónicos que luego filtró WikiLeaks y que perjudicaron a Hillary Clinton porque revelaron que la cúpula del Partido Demócrata se había confabulado para favorecerla en el proceso de primarias frente al senador Bernie Sanders, favorito del ala más progresista.

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange -actualmente preso en Reino Unido-, ha sido acusado en Estados Unidos de varios delitos de espionaje y de publicación de documentos altamente clasificados, en relación con la filtración masiva que organizó en 2010.

La ironía de Trump al “agradecer” a demócratas

El presidente Donald Trump celebró con ironía ayer miércoles el resultado de la audiencia ante el Congreso del fiscal especial de la trama rusa, Robert Mueller. “Tuvimos una muy buena jornada”, dijo en los jardines de la Casa Blanca el mandatario, quien además calificó de “broma ridícula” y “caza de brujas” la pesquisa de Mueller.

El presidente dijo que el testimonio del fiscal especial fue una “vergüenza” para los demócratas, a quienes agradeció irónicamente. “Me gustaría agradecerles a los demócratas por la celebración de la audiencia de esta mañana”, dijo Trump en Twitter. “Una vergüenza para nuestro país”, agregó. Poco antes, la portavoz de la Casa Blanca, Stephanie Grisham, se había pronunciado en términos similares al afirmar que la audiencia de Mueller fue una “vergüenza épica” para la oposición demócrata. “Las últimas tres horas han sido una vergüenza épica para los demócratas. Espero más de lo mismo en la segunda parte”, dijo Grisham.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados