COREA DEL NORTE

Entre un nuevo misil y amenazas de Donald Trump, Kim Jong-un fue papá

La primera dama de Corea del Norte dio a luz a su tercer hijo y la noticia se conoció el mismo día que el régimen lanzó un nuevo misil.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El líder norcoreano, Kim Jong-Un rodeado de niños. Foto: Reuters

Kim Jong-un fue papá por tercera vez. De acuerdo con la información brindada por la agencia surcoreana Yonhap, y después de que su esposa estuviera varios meses fuera de la luz pública el año pasado, la primera dama Ri Sol-Ju dio a luz a su tercer hijo en el mes de febrero.

La ausencia prolongada de los actos públicos de Ri generó especulaciones sobre un posible embarazo. Según informes anteriores del Servicio de Inteligencia Nacional de Corea del Sur , Ri Sol-Ju se casó con Kim Jong-un en 2009 y tuvo a su primogénito el año siguiente y a su segundo hijo en 2013.

Es muy poco frecuente que se publiquen informaciones sobre la familia Kim, que gobierna el país desde hace tres generaciones. No se comunicó ni el género ni el nombre del bebe.

Las noticias del nacimiento del tercer hijo de Kim llegaron el mismo día en que Corea del Norte lanzó un misil balístico que sobrevoló la isla japonesa de Hokkaido y aterrizó en el océano Índico.

Esperanza en una "solución diplomática".

El secretario de Defensa de Estados Unidos, James Mattis, aseguró ayer que todavía hay espacio para una "solución diplomática" ante la escalada de tensión militar con Corea del Norte, apenas una hora después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, afirmara que "hablar no es la solución" con Pyongyang.

"Nunca estamos sin soluciones diplomáticas", dijo Mattis en el Pentágono, donde se reunió con el ministro de Defensa de Corea del Sur, Song Young-Moo, después de que Pyongyang recrudeciera la amenaza a la región del Pacífico con el lanzamiento esta semana de otro misil que sobrevoló Japón.

"Continuamos trabajando de manera conjunta y el ministro y yo compartimos la responsabilidad de ofrecer protección a nuestra nación, nuestros ciudadanos y nuestros intereses, que es de lo que vamos a hablar aquí", agregó Mattis.

Las palabras del jefe del Pentágono suponen un marcado contraste con el mensaje de Trump ayer de mañana en su cuenta de Twitter, en la que afirmó que "Estados Unidos ha estado hablando con Corea del Norte y pagándoles dinero de extorsiones durante 25 años. ¡Hablar no es la solución!".

Este martes, Trump volvió a advertir al régimen de Kim Jong-un de que "todas las opciones están sobre la mesa" y consideró que el lanzamiento del nuevo misil es un signo más del "desprecio" de Pyongyang por "sus vecinos, por todos los miembros de las Naciones Unidas y por las normas mínimas de comportamiento internacional aceptable".

El martes, Corea del Norte lanzó un misil que sobrevoló la península de Oshima (en la isla septentrional nipona de Hokkaido) antes de caer en el Pacífico, a unos 1.180 kilómetros del cabo de Erimo, en el extremo nororiental del archipiélago.

El líder norcoreano calificó esta prueba como "un preludio" a las operaciones militares con objetivo en la isla de Guam, que está en el Pacífico y es territorio estadounidense.

Estados Unidos y Corea del Norte protagonizaron este mes una de las peores escaladas retóricas de los últimos años, que comenzó cuando Pyongyang amenazó con atacar EE.UU. en respuesta a las sanciones de la ONU por sus recientes lanzamientos de misiles balísticos intercontinentales.

En respuesta al nuevo lanzamiento, el Consejo de Seguridad de la ONU celebró este martes una reunión de carácter urgente en la que describió esa prueba como una acción "indignante".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)