Las reformas de Francisco

Nuevo catecismo: la pena de muerte es "inadmisible"

En 2017 hubo 993 ejecuciones en el mundo; hay 22.000 condenados.

Papa Francisco: continuó la línea iniciada por Pablo VI para que la Iglesia condene la pena de muerte. Foto: Reuters
Continuó la línea iniciada por Pablo VI para que la Iglesia condene la pena de muerte. Foto: Reuters

El papa Francisco modificó el catecismo de la Iglesia católica y declaró "inadmisible" la pena de muerte. "La Iglesia enseña, a la luz del Evangelio, que la pena de muerte es inadmisible, porque atenta contra la inviolabilidad y la dignidad de la persona, y se compromete con determinación a su abolición en todo el mundo", dispuso el papa en una audiencia concedida al prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

De esta forma se cambia el artículo 2.267 del catecismo, el libro doctrinal del catolicismo.

En el nuevo texto, se explica que "durante mucho tiempo el recurso a la pena de muerte por parte de la autoridad legítima, después de un debido proceso, fue considerado una respuesta apropiada a la gravedad de algunos delitos y un medio admisible, aunque extremo, para la tutela del bien común".

Sin embargo, reconoce que "hoy está cada vez más viva la conciencia de que la dignidad de la persona no se pierde ni siquiera después de haber cometido crímenes muy graves".

"Además se han implementado sistemas de detención más eficaces, que garantizan la necesaria defensa de los ciudadanos, pero que, al mismo tiempo, no le quitan al reo la posibilidad de redimirse definitivamente", subraya.

El texto oficial entrará en vigor como prevén las normas tras la publicación por el diario oficial LOsservatore Romano y en las Acta Apostolicae Sedis. La modificación será explicada a través de una carta a todos los obispos escrita por el cardenal español Luis F. Ladaria, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

"Si de hecho la situación política y social del pasado hacía de la pena de la muerte un instrumento aceptable para la tutela del bien común, hoy es cada vez más viva la conciencia de que la dignidad de la persona no se pierde ni siquiera luego de haber cometido crímenes muy graves", señala el cardenal español en su carta.

"Con esta decisión del papa Francisco todos los católicos nos convertirnos en constructores de un mundo sin pena de muerte", declaró satisfecha la comunidad católica de San Egidio, entre los promotores de la campaña mundial contra la abolición de la pena capital.

De Pablo VI a Francisco.

La Iglesia aceptó la aplicación de la pena de muerte en casos extremos durante siglos, pero la posición comenzó a cambiar bajo el papado de Juan Pablo II, quien murió en 2005.

La decisión del papa Francisco llega tras décadas de batalla de varios pontífices contra la pena de capital, comenzando por Pablo VI a mediados del siglo XX.

Basado en el principio de que la condena a muerte es una ofensa a la vida, el papa Juan Pablo II hizo un fuerte llamado a favor de la abolición en Estados Unidos en 1999, país donde aún está vigente, tras tildarla de "cruel e inútil".

Fue justamente Juan Pablo II, quien a través de un "motu proprio", una ley papal, emanada en febrero del 2001, decidió suprimirla de forma definitiva como ley vaticana. Fiel a esa línea, el papa Francisco pidió a inicios del 2016 a los gobernantes de los países que aún aplican la pena de muerte de suspender las ejecuciones durante ese año por respeto al Jubileo Santo de la Misericordia.

Francisco en varios discursos e intervenciones públicas, como en el histórico discurso en el Congreso de Estados Unidos en septiembre de 2015, abogó por la abolición de la pena de muerte.

Cifras de la muerte.

Según datos del 2017 de la organización humanitaria Amnistía Internacional se registraron 993 ejecuciones en 23 países, con una reducción del 4% con respecto al 2016, y una reducción del 39% en comparación con 2015, un año que con sus 1.634 ejecuciones registró la cifra más cuantiosa desde 1989.

La mayoría de las ejecuciones tuvieron lugar, por este orden, en China, Irán, Arabia Saudí, Irak y Pakistán, y los métodos más frecuentes fueron la decapitación, el ahorcamiento. la inyección letal o la muerte por arma de fuego.

Amnistía Internacional también constató menos condenas a muerte, un total de 2.591 en 53 países, "un descenso considerable" frente a las 3.117 sentencias de 2016. Una tendencia a la baja en un mundo en el que el pasado año, y pese a la abolición normativa y la reducción de las ejecuciones, aún había al menos 21.919 personas condenadas a la pena capital. En el mundo se utilizaron durante 2017 los siguientes métodos de ejecución: decapitación, ahorcamiento, inyección letal y muerte por arma de fuego, y en Irán se llevaron a cabo ejecuciones públicas (al menos 31).

Estados Unidos sigue siendo el único país de la región de las Américas que llevó a cabo ejecuciones (23) y dictó 41 condenas a muerte.

Dos párrocos cuelgan las sotanas por los abusos

Dos párrocos chilenos renunciaron al sacerdocio en medio de una investigación judicial sobre una supuesta red de abusos sexuales y de poder que provocó la suspensión de 14 religiosos de esas diócesis. Héctor Fuentes y Freddy Gorigoitía, sacerdotes de dos localidades cercanas a la ciudad de Rancagua (120 km al sur de Santiago) eran parte de una agrupación de curas denominada La Familia organizada para supuestamente cometer abusos sexuales y de poder.

La denuncia se conoció hace dos meses, cuando una feligresa hizo públicos los abusos, lo que llevó a la suspensión de los involucrados, además de la apertura de investigaciones por parte de la Iglesia y la Fiscalía. La Fiscalía chilena tiene abiertas 38 investigaciones sobre delitos sexuales cometidos en contra de menores, adolescentes y adultos por clérigos y laicos relacionados con la Iglesia católica.

Peregrinación por canonización de Romero

Cientos de feligreses de El Salvador comenzaron ayer jueves en la capital del país una peregrinación hacía el pueblo natal de monseñor Óscar Arnulfo Romero con motivo de su canonización en el Vaticano el próximo 14 de octubre.

Al menos 200 católicos salvadoreños salieron en caminata de la Catedral Metropolitana de San Salvador tras celebrar una misa en el mausoleo del beato, asesinado en 1980 por un escuadrón de la muerte.

Los feligreses recorrieron varias de las principales calles de la capital del país cargando pancartas y carteles con mensajes alusivos al arzobispo, conocido como "San Romero de América".

Durante la caminata, que se alargará por 157 kilómetros y concluirá el próximo 4 de agosto en la localidad de Ciudad Barrios, se fueron sumando más fieles de diferentes localidades.

La caminata tendrá tres etapas y el primer tramo comprende las localidades de San Salvador y San Rafael Cedros, a más de 58 kilómetros de distancia de la capital; la segunda etapa retomará San Rafael Cedros hasta llegar al municipio de Chapeltique. El tercer tramo comprende Chapeltique y Ciudad Barrios, lugar donde finalizará el recorrido y se realizará una misa de acción de gracias en la Parroquia Beato Óscar Arnulfo Romero.

Monseñor Romero será canonizado junto a Pablo VI durante el Sínodo de Obispos, la asamblea de prelados llegados de todo el mundo al Vaticano donde se abordarán temas relativos a la juventud, que se realizará en Roma entre el 3 y el 28 de octubre. Romero, también llamado "la voz de los sin voz", fue asesinado el 24 de marzo de 1980 por un francotirador de un escuadrón de la muerte.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)