AL TELÉFONO

Nuevo audio revela insultos de Cristina a aliados y opositores

La ex presidenta se despacha contra Massa, Stolbizer, Moreno y su ex jefe del Ejército.

Cristina Fernández de Kirchner. Foto: Reuters
Cristina Fernández de Kirchner. Foto: Reuters

Un nuevo audio de una conversación entre Cristina Fernández de Kirchner y el exjefe de la Agencia Federal de Inteligencia, Oscar Parrilli, divulgado ayer lunes por una radio argentina, da muestra una vez más del desprecio de la expresidenta hacia algunos de los principales dirigentes del peronismo.

“¿Vos te crees que la gente registra lo que dice (Miguel Ángel) Pichetto (en referencia al jefe del bloque del peronista Partido Justicialista en el Senado). Y si lo registra, lo registra para putearlo. Nooo? Nooo? Ignorarlos, completamente”, dice Cristina a Parrilli.

Este audio fue grabado en 2016 y lo hizo público el programa Libre de Radio Berlín, el mismo día en que Cristina cumplió 65 años.

“Al que hay que pegarle es a (Sergio) Massa (líder del Frente Renovador). Ese sí. Habla bien de Macri por TN y mal de Macri por C5N, es increíble”, añade Cristina en la conversación, a lo que Parrilli le contesta reprochando ese “doble discurso” en los medios de comunicación.

“Acá a la que hay que sacudir es a la gorda hija de puta esta (en referencia a Margarita Stolbizer, entonces diputada y actual aliada de Sergio Massa) y a Massa. No hay que perder el tiempo con Pichetto y todos esos, nooo, dejalos”, añadió la expresidenta.

El pasado 7 de diciembre, Pichetto, quien era presidente del bloque que aglutinaba a los legisladores del justicialismo y el kirchnerismo, anunció que su grupo pasaría a denominarse Bloque Justicialista y no incluiría a Cristina -elegida senadora en las elecciones de octubre-, con quien tiene diferencias desde hace tiempo.

A la pregunta de Parrilli sobre si correspondía que el kirchnerismo saliera a pelearse con el resto del peronismo, la exmandataria lanzó otra polémica frase.

“No, que se suturen el orto. Aparte a mí nunca me importó el partido. Acá nunca le dimos bola tampoco”, sentenció.

En enero de 2017, un canal de televisión difundió el primer audio, en el que Cristina tildaba de “pelotudo” al propio Parrilli: “Soy yo, ¡pelotudo!”, le espetaba en una frase que se hizo viral en Argentina.

Poco después se conocieron otras escuchas en las que la expresidenta llamaba “hijo de puta” a Massa, que fue su jefe de Gabinete entre 2008 y 2009, y quien, según Cristina, está detrás de las denuncias por presunta corrupción impulsadas por Stolbizer. “Viste que la Stolbizer está loca con lo que dice. Aparte metió la pata con la última denuncia mal. Es mala, mala hija de puta. Aparte el que la manda a hacer eso es Sergio Massa”, argumentaba la expresidenta ante Parrilli en audios anteriores.

Estas conversaciones se grabaron por orden del juez Ariel Lijo en el marco de una causa en la que Parrilli es investigado por el supuesto encubrimiento del empresario Ibar Pérez Corradi, acusado de ser autor intelectual de un triple crimen relacionado con el tráfico de efedrina.

El año pasado, en una rueda de prensa, Parrilli sostuvo que las escuchas tienen una “clara intención de hacer una persecución política y un espionaje político a la expresidenta”, involucrada en varias causas judiciales. En las redes sociales, los comentarios por la nueva filtración se mezclaron con las felicitaciones hacia Cristina por parte de sus seguidores por su cumpleaños 65 años.

En la charla telefónica divulgada ayer, la exmandataria y Parrilli se rieron de la intención de César Milani , jefe del Ejército durante el segundo mandato de Cristina, de afiliarse al PJ.

Oscar Perrilli: Que ponga una panchería con “coso”.

Cristina Kirchner: Con Moreno.

En otro fragmento, Cristina insulta a Remo Carlotto, exdiputado nacional, quien había abandonado la bancada del kirchnerista Frente para la Victoria junto a un grupo de legisladores del Movimiento Evita que no estaban de acuerdo con defender a Julio De Vido, su ex ministro de Planificación preso por corrupción.

Menem y la renovación.

La expresidenta no oculta su preocupación por la ruptura del bloque y plantea sus dudas sobre los pasos a seguir dentro de la discusión por la renovación del justicialismo. Y en ese marco, plantea la necesidad de renovar al kirchnerismo con un grupo de dirigentes “sub 40”.
Cristina reconoce que le hubiera gustado votar por el expresidente Carlos Menem en la interna del PJ de julio de 1988 para las elecciones presidenciales del año siguiente. En esa interna, Menem derrota a Antonio Cafiero contra todos los pronósticos.

CK: (…) La renovación fue el menemismo. No lo de Antonio Cafiero. Y me parece que hay otra cosa, además, que no se dan cuenta. La renovación era un partido anquilosado, viejo, choto contra lo nuevo, progresista, no neoliberal. Esto es al revés.

OP: Esto es al revés.

CK: Es una renovación al revés, este es el tema. Que es lo que me parece que no se alcanza a diferenciar.

OP: Además, todo proceso tiene una conducción. Acá no hay una conducción. No hay un carajo. Hay una horizontalidad total.

CK: Y Cafiero no conducía tampoco nada.

OP: No, bueno, pero había más o menos un Cafiero, Grosso, De la Sota más o menos era algo y del otro lado era Menem. Y ganó Menem porque Menem era el que conducía de verdad.

CK: No, no, no, no. Ganó Menem porque era el mejor, discúlpame. Yo estaba con Menem y tuve que votarlo a Cafiero porque mi marido (Néstor Kirchner) no quería ir con Menem. Yo quería ir con Menem, discúlpame. (…) Pero la renovación verdadera contra ese sistema era Menem, no era Cafiero.

OP: Era Menem, sí.

CK: Cafiero era el acuerdo con el alfonsinismo. Y esta renovación, es una renovación neomacrista, es un neomacrismo.

La opositora

Para el exvicepresidente Amadou Boudou, puesto en libertad el pasado 12 de enero tras dos meses en prisión por supuesto enriquecimiento ilícito, Cristina Kirchner es “la dirigente opositora más importante” de Argentina. “Siempre en toda mi vida política cuidé mucho la relación con Cristina”, remarcó Boudou a al portal Infobae.

Renunció el funcionario de Macri “amigo” de Casal

Valentín Díaz Gilligan. Foto: La Nación/GDA
Díaz Gilligan era subsecretario general de la Presidencia. Foto: La Nación/GDA

Complicado por la omisión en su declaración jurada de una cuenta de U$S 1,2 millones en Andorra mientras era funcionario del gobierno porteño, Valentín Díaz Gilligan, subsecretario general de la Presidencia argentina, renunció ayer lunes a su puesto en la administración de Mauricio Macri.

Díaz Gilligan habría ocultado su participación en una empresa radicada en Gran Bretaña dedicada a transferencias de jugadores de fútbol. Así lo reveló la semana pasada el diario El País de Madrid.

Díaz Gilligan presentó ayer ante la Oficina Anticorrupción documentación relacionada con su participación en Line Action Ltd..

Sobre su vínculo con la sociedad titular de los fondos en Andorra, Díaz Gilligan ha declarado que asumió en 2012 como director “por solicitud de los titulares de la firma GolTV” y que el “vínculo con esta empresa finalizó en 2014”, debido a su nombramiento como director de Turística de la Ciudad de Buenos Aires.

“A partir de mi salida, en 2014 asume la titularidad de la firma Francisco Casal, quien continúa las actividades de la sociedad”. “Casal tenía problemas en su país y me pidió el favor. Tenía un juicio con el fisco que ganó y no podía figurar. Confiaba en él. La plata nunca fue mía. Además, yo no ejercía entonces cargo público. Era asesor y facturaba como autónomo”, explicó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)