TENSIÓN MILITAR

Nueva crisis entre India y Pakistán por región de Cachemira

Bloqueo indio tensa la relación entre los vecinos enemigos.

Fuerzas especiales de seguridad del gobierno indio. Foto: Reuters
Fuerzas especiales de seguridad del gobierno indio. Foto: Reuters

Pakistán anunció ayer miércoles la expulsión del embajador indio en Islamabad y la suspensión del comercio bilateral con India. La tensión entre ambos países crece tres días después de que India revocase la autonomía constitucional del sector de Cachemira que controla. Para Pakistán lo que hizo India es una acción ilegal porque Cachemira está reconocida internacionalmente como un “territorio disputado” y sujeta a las resoluciones que a lo largo de los años ha emitido el Consejo de Seguridad de la ONU.

“El primer ministro pidió que se activen todos los canales diplomáticos para exponer al brutal régimen fascista indio”, dijo en un comunicado la oficina del jefe del Ejecutivo paquistaní, Imran Khan, que señaló, como primeros puntos a seguir, “reducir las relaciones diplomáticas con la India” y “suspender el comercio bilateral”.

“Vamos a llamar a nuestro embajador en Delhi y expulsar al suyo”, declaró por su parte el ministro de Relaciones Exteriores paquistaní, Shah Mehmood Qureshi.

El comercio bilateral entre ambos países alcanzó en 2018 los 2.000 millones de dólares, según el Banco Mundial.

Pakistán además revisará los acuerdos bilaterales entre ambas potencias nucleares, llevará el tema al Consejo de Seguridad de la ONU.

El lunes, el primer ministro indio Narendra Modi retiró por decreto presidencial la autonomía constitucional al estado de Jammu y Cachemira, tomando el control de esta región mayoritariamente musulmana. Cachemira está dividida de hecho entre India y Pakistán desde la independencia del imperio colonial británico en 1947. Ambos países han librado dos guerras por esta región.

Estados Unidos indicó que Washington no fue informado de antemano sobre la movida de Islamabad. “El gobierno indio no consultó ni informó al gobierno estadounidense antes de revocar el estatuto constitucional especial de Jammu y Cachemira”, señaló en un tuit Alice Wells, secretaria de Estado adjunta interina para Asia del Sur.

A comienzos de esta semana, Estados Unidos llamó a la paz y al respeto de los derechos en Cachemira.

Cachemira en India. Foto: AFP
Cachemira en India. Foto: AFP

Ayer miércoles se cumplió el tercer día del bloqueo impuesto por India a Cachemira, donde al menos un manifestante ha muerto en los últimos días.

“Sabemos que Cachemira lucha y que va a explotar, pero no sabemos cuándo”, declaró a la AFP un responsable de seguridad en el valle de Srinagar. “No sé cómo se puede levantar el bloqueo sin que estallen manifestaciones violentas”, añadió.

Pese al despliegue de un fuerte dispositivo de seguridad y las restricciones de movimiento y reunión en vigor, en los últimos días se han producido algunas manifestaciones esporádicas en la ciudad de Srinagar.

Srinagar está considerada el bastión de la resistencia contra India, que buena parte de la población de Cachemira considera una fuerza de ocupación.

Desde hace días en las calles de Srinagar reina un silencio irreal. Tropas indias han instalado retenes con alambradas y sólo los pájaros y los perros callejeros pueden deambular libremente.

Periodistas en el terreno se han visto obligados a permanecer en los barrios donde se encontraban. “Se trata de un bloqueo sin precedentes”, aseguró un fotógrafo que cubre la región desde hace más de 30 años.

“Pakistán no debe permitir que Cachemira se convierta en otra Palestina”, afirmó ayer el ministro de Ciencia y Tecnología, Fawad Chaudhry, en un discurso ante el Parlamento que aprobó una resolución condenando la medida india. “Tenemos que elegir entre el deshonor y la guerra”, agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)