ANÁLISIS

Nueva arma política

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, invoca de manera habitual la frase "noticias falsas" como un garrote retórico para minar a sus oponentes, animar a sus bases políticas y tratar de desacreditar a los medios tradicionales que analizan su presidencia.

Trump insiste con su política migratoria restrictiva. Foto: Reuters
Donald Trump. Foto: Reuters

Sin embargo, no es el único líder enamorado de la frase. Siguiendo el ejemplo de Trump, muchos de los autócratas y dictadores del mundo están fascinados con ella.

Cuando Amnistía Internacional publicó un informe sobre las muertes en prisión en Siria, el presidente Bashar al Asad, replicó que "estamos viviendo en una época de noticias falsas". El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, quien hace retroceder la democracia en su país, culpó a los medios globales por "muchas versiones falsas, muchas mentiras", y añadió: "Eso es a lo que hoy en día llamamos noticias falsas".

En todo el mundo, los dirigentes autoritarios y populistas, así como otros líderes políticos, han adoptado la frase "noticias falsas" —y la legitimidad que le ha conferido el hecho de que un presidente estadounidense la utilice— como una herramienta para atacar a sus críticos y, en algunos casos, minar las instituciones democráticas. En países donde la libertad de prensa está restringida o bajo una considerable amenaza —incluyendo Rusia, China, Turquía, Libia, Polonia, Hungría, Tailandia, Somalia y otros—, los dirigentes políticos han invocado a las "noticias falsas" como una justificación para repeler el escrutinio de los medios. El diario oficial del Partido Comunista Chino, el Diario del Pueblo, usó las palabras de Trump para socavar la cobertura crítica de los medios a un Pekín cada vez más autoritario.

El mantra de las "noticias falsas" de Trump genera otro tipo de inquietudes entre muchos analistas y políticos extranjeros, quienes temen que erosione la confianza pública en las instituciones democráticas en un momento en que el populismo y el autoritarismo están regresando en muchas regiones.

"Trump no solo habla sobre noticias falsas, sino que ataca a los medios calificándolos de noticias falsas, y eso es un ataque a la libertad de prensa", dijo Marietje Schaake, integrante holandesa del Parlamento Europeo. "Como dirigente de un país que tradicionalmente defiende los derechos humanos, eso es muy grave, y por supuesto que tiene un impacto importante en todo el mundo".

Richard Javad Heydarian, politólogo de la Universidad De La Salle en Manila, dijo que el poder blando de Estados Unidos, enraizado desde hace mucho en la defensa de la democracia, estaba "en un estado de colapso total", lo que les daba a tiranos como el presidente de Filipinas Duterte un margen amplio para ignorar las normas democráticas.

"Trump ha logrado construir una realidad alterna, separada de los esfuerzos de los medios tradicionales a favor de la política democrática y racional", dijo John Lloyd, un investigador sénior en el Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo en la Universidad de Oxford. "Por supuesto que los periodistas se equivocan, pero esos errores se ven amplificados por la acusación de noticias falsas", dijo. "Los medios tradicionales se pintan como la herramienta de una élite arrogante e intocable, que la usa para reprimir a los marginados".

Algunos analistas dicen que el éxito de Trump creando una realidad alterna y denigrando a los medios adversos copia y aumenta las tácticas del presidente de Rusia, Vladimir Putin, y señalan que los propagandistas de este último "elaboran un torrente de hechos falsos" sobre temas políticos delicados, tales como el conflicto en Ucrania, para sembrar la incertidumbre y el cinismo público. Rusia y China también inventan noticias falsas "positivas" en las redes sociales para inspirar el patriotismo en sus naciones.

"La gente acepta estas versiones o queda confundida, sin claridad sobre lo que sí es correcto", dijo Lloyd."Sobre todo Putin ha adoptado esto y lo usa en contra de sus enemigos. El concepto de noticias falsas se usa para cubrir cualquier hecho incómodo". THE NEW YORK TIMES

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)